martes, 29 de noviembre de 2022

Cuba, el primer paso a la clasificación

En la pasada edición de la Serie del Caribe, Cuba apenas ganó un partido frente Puerto Rico; un año más tarde la historia se repite...

Julio Batista Rodríguez en Exclusivo 05/02/2015
3 comentarios

En la pasada edición de la Serie del Caribe, celebrada en 2014 en Isla Margarita, Cuba apenas ganó un partido, y lo hizo frente a una escuadra de Puerto Rico con memorable actuación monticular de Vicyohandry Odelín; un año más tarde la historia se repite, ahora con Héctor Mendoza como protagonista desde la lomita.

Fue necesario esperar diez entradas, vivir la tensión de un ponche con bases llenas y contar con un error del antesalista boricua para que Cuba se alzara finalmente con su primera victoria en la cita 57 de estas lides, ahora con ajustado marcador de 3-2.

¿Lo mejor del choque? Mendoza, sin vacilación. El joven lanzador isleño, entrenado como taponero por los Gigantes de Yomiuri del Béisbol Profesional de Japón, tuvo una actuación memorable al relevar a partir de la séptima entrada y no permitir anotaciones, a pesar de las complicaciones que tuvo en el duelo con la batería de los Cangrejeros de Santurce.

Hermoso fue también hallar un Hiram Bithorn colmado con 18326 espectadores la noche de este miércoles, la mayor de las concurrencias a esta Serie del Caribe y que solo podrá superarse si los locales consiguen su boleto a la siguiente fase.

Por Cuba a la ofensiva destacó Roel Santos, único cubano en batear dos indiscutibles y quien impulsara la carrera de la victoria en el décimo episodio. En general el equipo bateo siete hits, negoció apenas dos bases por bolas y cargó con el peso de 11 ponches, tres de ellos para el santiaguero Luis Yander La O.

En cuanto a los lanzadores, los nuestros tuvieron su punto más bajo en el control al regalar 9 boletos de libre tránsito hacia primera, una de las principales causas de complicación para ellos. En tanto, permitieron siete indiscutibles y poncharon en cinco ocasiones a sus rivales.

La defensa en ambas selecciones se comportó muy bien. Un error por bando, para Puerto Rico fatal en la última entrada, fue el saldo de un choque interrumpido casi una hora por la lluvia. Sin embargo, los dos planteles facturaron excelentes jugadas defensivas que impidieron un marcador más abultado y dieron brillo a un partido que, quizás, podría ser el que más emoción ha regalado hasta ahora en esta Serie.

Para hoy jueves, Cuba enfrentará a los Caribes de Anzoátegui que ya tienen seguro su boleto a las semifinales tras tres victorias consecutivas. Para asegurar su camino a la siguiente fase los dirigidos por Alfonso Urquiola deben arrancar un triunfo a los venezolanos, empresa nada sencilla por lo visto hasta hoy.

Directores y decisiones

Si de algo se hablará por mucho tiempo, incluso luego de que termine la 57 Serie del Caribe, será de las decisiones que tome el mentor de Pinar del Río en estos partidos. Y en medio de tales debates habrá un especial apartado para el turno al bate, en el noveno inning, de Luis Alberto Valdés.

Siempre me he preguntado si los directores y sus equipos de trabajo no lo tienen tan claro como los aficionados. Si, estar dentro del dogout, limita la capacidad de percepción de hombres tan experimentados con el pinareño Urquiola, una verdadera leyenda en nuestro béisbol.

Ayer, con un out y hombre en segunda, en el noveno inning y ante la posibilidad de definir el partido, vino a batear Valdés. La opción era predecible: Cepeda como emergente y, si no termina el partido con una conexión, Lourdes Gurriel Jr pasaba a correr por el bateador y se ocuparía luego del campo corto cubano. Sencillo, ¿no es cierto?

Se trataba de confiar en un bateador más curtido, no de restar méritos al torpedero de Pinar. Pero Valdés, ante la mirada atónita de todos, compareció al bate… y falló por tercera ocasión en la noche.

Afortunadamente, en la décima —lección mediante—, Frank Camilo Morejón llega a segunda por el único error de la defensa boricua. Entonces sí Urquiola movió su plantilla y puso a correr a Yosvani Alarcón, quien con la dura conexión de Santos llegó como un bólido hasta el home para sellar el partido.

Esta vez no hubo consecuencias, pero si Mendoza no poncha a los boricuas con las bases llenas en la décima, y si el tercera base de los locales no tira mal a primera, quizás Alfonso no hubiese podido dormir este miércoles con la imagen de Valdés caminando hacia el cajón de bateo y mirando, una y otra vez, hacia el dogout.


Julio Batista Rodríguez

Se han publicado 3 comentarios


Yamilet L Shz desde FB
 5/2/15 14:06

 Felicidades Cuba!!!!

Aimara Torres Martínez desde FB
 5/2/15 14:06

 Al fin, menos mal que tenemos un triunfo y que gratificante que fue con el equipo sede

Edel Morejón Martín desde FB
 5/2/15 14:05

 Arriba cuba, p'alante p'alante...

Deja tu comentario

Condición de protección de datos