miércoles, 7 de diciembre de 2022

Voleibol cubano: el diseño de un perceptible rastro

Quizás algunos juzguen como discreta la actuación de Cuba en Polonia, pero terminaron en un escaño normal para un equipo colmado de jugadores inexpertos...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 18/09/2014
0 comentarios

Finalizaron las dos primeras rondas eliminatorias del campeonato mundial de voleibol, clasificación masculina. Pero todavía resta apreciar muchas acciones de envergadura en la cita que tiene como asiento, desde el pasado 30, a varias ciudades polacas.

 Varios competidores regresaron a casa. Pero seguramente los integrantes de esos colectivos técnicos analizan lo hecho, y dejado de hacer, por sus alumnos para que no se repitan en 2015, año de la copa del mundo, evento que concede visas para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Quizás los más duros analistas del país juzguen como discreta la actuación de Cuba en  Polonia. Y otros acusen mayor sensatez y dediquen sus neuronas a examinar todo el quehacer realizado por los alumnos de Rodolfo Sánchez en la campaña.

Los voleibolistas conforman una gran temporada y seguro la despedirán con el primer lugar del podio de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe.

 La formación cautiva a los expertos porque sobresalió en el Campeonato de Norte Centroamérica y el Caribe celebrado, del  20-23 de mayo, en La Habana. Fue la primera líder en la pasada LMV (23 de mayo-20 de julio), al  ganar la final del tercer nivel. Y también cosecha admiración por dominar en la IX Copa Panamericana, lid escenificada del 11-16 de agosto en el Gimnasio de Usos Múltiples del Centro de Alto Rendimiento de Baja California, México.

A mi modo de ver, la comparecencia mundialista benefició muchísimo a los mejores exponentes de la disciplina en el archipiélago. El evento insignia del deporte es indispensable, vital, para la formación del voleibolista, porque le adereza el carácter y la personalidad sobre el  parqué.

Terminaron en el escaño once, el normal para un equipo colmado de jugadores inexpertos. Suscribieron una fascinante pista, pues solo fueron arrollados 3x0 una sola vez: Alemania; y constituyeron el único rival que arrancó un set a Brasil en la preliminar.

Además, en la primera parte del foro surgieron 10 definiciones de cinco sets. Ellos protagonizaron cuatro de ellas. Y en varias cedieron debido a la falta de la calificación requerida para rematar al contrincante. Esa actuación advierte que están próximos al primer nivel de la disciplina.

La plantilla carece de una defensa de primera altura. Y esa falla les complicó la victoria en parciales que tenían en la mano. Si en tierra mexicana muestran un índice superior al obtenido en el encuentro del orbe, se convertirán en el primer equipo cubano con acentuado equilibrio ofensiva-defensa.

Ahora sospecho, el estratega Sánchez perfilará el trabajo con el saque para aumentar la variabilidad. Esa es un arma letal cuando se ejecuta bien, porque  crea dificultades para realizar el pase. En otras ocasiones zambulle al rival en la desesperación, porque la pelota casi siempre desciende cerca de la net y es muy difícil manipularla eficazmente.

Otra táctica muy empleada es enviar el balón hacia la zona cinco, para intranquilizar a un implacable atacador. Efectuar el servicio fuerte, a considerables kilómetros por hora, es otra maniobra irrefutable. Esa acción propicia que los receptores cometan errores.

Además, el pinareño debe resolver la ausencia en la nómina de otro incisivo matador. Ello frena la garantía para acceder a los puntos necesarios en los segmentos decisivos.

Volver al añejo sendero

En la pasada centuria los seleccionados de voleibol del país sobresalían, fundamentalmente, por su versátil capacidad ofensiva. Esta nueva versión del equipo principal todavía adolece de una frecuencia notable para ejecutar esa performance desde la zaga por el centro del terreno. Y es conveniente tener a mano esa concepción técnico-táctica, porque ella permite intimidar al contrincante.

Falta un tramo para la conclusión de la cruzada. Pero los que tienen buena memoria, como el dt Bernardo Rezende, recuerdan que la anterior representación nacional comenzó de la misma forma que la actual y, en 2010, discutió el cetro del planeta orbe con sus alumnos. Por eso él le seguirá el rastro, y se lo recomendará a los colegas más cercanos, para evitar sorpresas, tanto en la XXVI Liga mundial como en el decisivo encuentro intercontinental.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos