domingo, 4 de diciembre de 2022

Cuba debuta con victoria, pero hay varias interrogantes (+Fotos)

Entre Lázaro Blanco y Alfredo Despaigne dejaron mudos a los Charros de Jalisco. Pablo Civil demostró ser fiel y consecuente. Cubahora los invita a analizar juntos el torneo...

Norland Rosendo González en Exclusivo 06/02/2019
0 comentarios
Cuba serie del Caribe 2019
¿Cree que cuba es favorito para ganar la Serie del Caribe?

La edición 61 de la Serie del Caribe se salvó gracias a este país. Hace 59 años que no se jugaba este torneo aquí. Una generación completa añorando ver a los campeones de las ligas invernales en el Rod Carew y cuando menos lo esperaban, se hizo el milagro.

Cuba tiene historia en Panamá. Lleva de 3-3. Las tres veces que los istmeños organizaron la Serie Mundial Latinoamericana, ganaron clubes de nuestra ínsula: los Leones de la Habana (1952) y los Elefantes de Cienfuegos (1956 y 1960).

Después se perdieron las series del Caribe de Panamá y también se perdió Cuba del torneo, hasta que en 2014 el campeón de la temporada nacional de nuestro país fue invitado, y aquí está el más reciente rey, Leñadores de Las Tunas.

Cubahora les propone un análisis de cada jornada desde la sede. Pero no se preocupe, no habrá mucho «teque». Yo pondré el pie y usted completará el texto con su opinión.

Sinopsis: Cuba le ganó 3-1 a los Charros de Jalisco este martes. Podría decirse también: Despaigne 3-Charros 1, porque fue el toletero cubano el propulsor de las tres anotaciones de los Leñadores. Entre Despaigne y Lázaro Blanco se echaron al equipo encima, uno demostró que es el mejor bateador y el otro, el abridor más excelso del momento en Cuba.

Por tercera vez Blanco es el primero en la rotación en series del Caribe, y siempre ha debutado ganando. Desde el regreso de Cuba en 2014 es el único lanzador «multiéxitos»: tres para ser preciso.

Tremendo Riesgo: Pablo Civil, el mentor de los Leñadores, estuvo hasta el último momento en una disyuntiva. O Alomá y Danel o Benítez y Cepeda. O uno y otro. Hubo presión de los medios; de la afición; de los directivos de la pelota en Cuba, supongo. Y Pablo ahí, pensando, sopesando, midiendo cada gesto, cada palabra para no delatarse.

¿Qué no era una jugada arriesgada? Mire estos números: Cepeda y Benítez han sido regulares en todas las selecciones nacionales en las que han jugado. En Series del Caribe, los dos batean por encima de .400. Cepeda tiene línea de .438/.472/.781, con 11 empujadas, y de los 14 hombres que ha encontrado en posición anotadora, ha fletado la mitad, cinco veces el empate o la ventaja. Y Benítez exhibe .412/.432/.559.

Pero Danel y Alomá lo llevaron a la corona, batearon como quisieron en la temporada cubana y lo hicieron bien en la preparación en La Habana. Danel jugó en la serie del Caribe de 2014 con Villa Clara y cuando le dieron una oportunidad no hubo quien lo sentara más: compiló de 9-4.

Civil optó por Danel y Alomá, y le salió bien, al menos en la apertura. El más viejo pegó doblete y agarró un boleto, en ambos casos con dos outs y le abrió las puertas del home a Alfredo Despaigne, no lo caminaron y el cuarto bate remolcó carreras, y el más joven ligó dos cohetes y no dejó pasar nada por la intermedia.

Dígame usted, ¿hubiera hecho lo mismo que Civil?.

Lo dijo y lo cumplió: En La Habana, Alfredo Despaigne dijo que no le interesaban sus números particulares, sino que el equipo ganara. El único jugador que ha estado en todos los equipos cubanos desde el regreso de la isla en 2014 tenía una línea flaca: .198/.276/.284, empezó esta edición cumpliendo su palabra. No buscó empinar la bola, sino buenos contactos, remolcar, y gracias a dos de sus tres cohetes, ganó Cuba.

Algunos decían en Cuba que no debían haberlo traído, ¿era usted uno de ellos?.

Vayamos al otro extremo: Civil optó por su cátcher titular. Obvio, nadie pensó en dejar a Yosvani Alarcón, pero sorprendió con el suplente: Oscar Valdés, y dejó a Yulexis La Rosa, el heredero de la mascota de Ariel Pestano.

Quería ofensiva, Civil. Pero Alarcón debutó como se podía prever por su indisciplina en el home. Un hombre de tanta fuerza, necesita paciencia para conectar su pitcheo. Se tomó tres K.

En Cuba se piensa más en los bateadores que en los pitchers. Entre dos que batean poco, o nada, cuando les lanzan bien, uno que sepa manejar mejor la mascota y el juego es un lujo.

Dígame, ¿hubiese dejado a La Rosa en Cuba?

Y por último, para que no se me agobie, porque toda la semana estaremos en este debate. ¿Cree que cuba es favorito para ganar la Serie del Caribe?. 


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos