domingo, 19 de mayo de 2024

Cuba con la mira puesta en el Mundial sub-23 (+Calendario)

En otro año sin noticias buenas en el béisbol cubano, el equipo nacional para menores de 23 años busca dejar una imagen halagüeña en la cita del orbe de la categoría...

Norland Rosendo González en Exclusivo 09/09/2021
0 comentarios
Bryan Chi-Mundial sub-23
El lanzador capitalino Bryan Chi debe ser una pieza fundamental en la rotación cubana.

Después de unos Juegos Olímpicos sin Cuba, el único país que había subido siempre al podio en las cinco ediciones en que ese deporte fue convocado oficialmente antes a citas estivales, la selección sub-23 intentará despedir la temporada internacional con un buen resultado en su primera asistencia a una Copa Mundial de la categoría.

En otros tiempos hubiera sido una herejía decir que un conjunto cubano sería uno de los dos que, entre doce, debutaría en una competencia de cualquier grupo etario que ya va para su tercera cita. Ahora, lamentablemente, esa es una realidad.

En Sancti Spíritus, se entrenan 33 jóvenes, algunos con un año más del máximo exigido para este nivel, pues con el aplazamiento de la justa, prevista inicialmente para 2020, la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC, por las siglas en inglés) aceptó que los peloteros con 24 años pudieran participar.

Eriel Sánchez, mentor del plantel que consiguió el boleto mundialista con una plata continental en 2020, ha dicho, y no otra cosa podría declarar, que va por el oro. Ahh, el oro. Tanto que se ganaba antes y ahora las arcas cubanas están absolutamente vacías, de ese y de cualquier otro metal en béisbol.

El reto es grande en una competencia que ha reunido en sus dos ediciones precedentes a muchos de los talentos de las ligas profesionales de más linaje y a otra pléyade sin firmar en el béisbol rentado que busca deslumbrar a los ojeadores que suelen asistir a estos eventos.

En el Panamericano pasado, Cuba quedó segundo detrás de Nicaragua, luego de una final definida por el ajustadísimo marcador de 1-0, y el otro ocupante del podio fue Venezuela, que también había sido bronce en la cita mundialista de 2018, cuando México, el anfitrión ahora se colgó las preseas doradas.

Ese título mexicano resultó desbancando a Japón, elenco que en 2016 se había adueñado de la cima en la justa inaugural de la categoría. Entonces, Australia y Corea del Sur, respectivamente, fueron sus escoltas.

Como ya es habitual, los nipones, ganadores de dos clásicos mundiales, vigentes monarcas olímpicos, del Premier 12 y líderes del ranking de la WBSC (de todos los listados, béisbol masculino y femenino y softbol en uno y otro sexo), son los únicos con par de preseas en las ediciones pasadas del Mundial sub-23.

De los doce elencos clasificados, solo Cuba y Alemania asisten por primera vez. Quién lo iba a decir. De los teutones es creíble, pero de nosotros… ¿Quiere otro dato?: República Checa no ha dejado de estar nunca.

¿QUÉ HAY DEL TORNEO?

Hermosillo y Ciudad Obregón acogerán el certamen entre el 23 de septiembre y el dos de octubre. La Copa se organizó con el sistema tradicional de la WBSC en los últimos años, aunque no fue el aplicado en la edición olímpica.

En pocas líneas: Dos grupos, clasifican tres a la superronda, se arrastran los resultados entre los que avancen, en la segunda instancia se juega contra los de la otra llave y al final los dos mejores equipos discuten el título.


Loidel Chapellí ha mostrado herramientas para figurar en el lineup titular.

La selección cubana tiene un calendario veleidoso. Sus primeros rivales son los supuestamente más fuertes y concluyen contra los que, por historia, tienen menos abolengo.

El mismo día inaugural se enfrentan a República Dominicana, sexto en 2018; el 24 van nada más y nada menos que contra México, anfitrión, rey vigente y quinto en 2016; un día después el adversario será Taipéi de China (séptimo en 2016 y quinto dos años después).

El día 26 se verán las caras los dos debutantes: Cuba y Alemania y los nuestros cierran el calendario contra los checos, que no por ocupar los puestos 10 y 12 en las dos citas precedentes, pueden menospreciarse.

Un pronóstico positivo exige dos victorias en las jornadas conclusivas y al menos una en los tres días iniciales para tener opciones claras de pasar a la segunda fase del campeonato. Lo ideal sería conseguir cuatro triunfos para desechar posibles empates múltiples.

Por el otro lado jugarán Colombia (séptimo en 2018), Corea del Sur (bronce en 2016 y cuarto en 2018), Países Bajos (décimo en 2018), Nicaragua (sexto en 2016), Panamá (cuarto en 2016) y Venezuela (bronce en 2018 y octavo en 2016).

Sobre la nómina cubana, las que vayan anunciando los adversarios y un pronóstico más ajustado a la realidad, escribiremos en una próxima entrega.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos