viernes, 1 de marzo de 2024

Cuatro años fuera para el deporte ruso

Rusia suspendida por cuatro años de sus posibilidades de organizar eventos deportivos y de participar como país...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 10/12/2019
0 comentarios
Rusia-Antidoping
Las autoridades rusas tienen 21 días para recurrir la decisión ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte, organismo que rara vez ha dado la razón a los demandantes en un caso de dopaje.

La junta ejecutiva de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha decidido prohibir a los deportistas rusos participar en los Juegos Olímpicos y en otras competiciones importantes durante los próximos cuatro años. La sanción es de las más duras, sino la más, aplicadas en la historia del deporte.

El fallo, unánime, priva a la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA, por sus siglas en inglés) del estatus de cumplimiento con el Código Mundial Antidopaje. Asimismo, el organismo prohíbe que los funcionarios públicos rusos y los jefes del Comité Olímpico Ruso y del Comité Paralímpico Ruso estén presentes en eventos deportivos internacionales durante los próximos cuatro años, entre otras sanciones.

La AMA concluyó hoy que los datos entregados por Rusia para cerrar el llamado “caso de dopaje” fueron modificados, debido a que la base de datos del Laboratorio Antidopaje de Moscú, proporcionada al ente en enero de este año, no coincidía en su totalidad con la copia de la base de datos que la AMA tenía ya en su poder. Esta versión anterior de la base fue sacada de Rusia en 2015 por Grigori Ródchenkov, quien encabezó el laboratorio antes de emigrar a EE. UU., donde obtuvo protección de testigos y se convirtió en la persona de confianza de la AMA.

Ródchenkov, que en 2014 destruyó más de 1400 pruebas biológicas, y que, según el comité de investigaciones de Rusia, llegó a pedir dinero a deportistas a cambio de descartar resultados positivos en las pruebas antidopaje, es acusado en Rusia de proporcionar sustancias prohibidas a los deportistas sin que lo supieran y de destruir las pruebas de sus acciones.

Como sabemos, el gigante euroasiático ha venido enfrentando las consecuencias de un escándalo de dopaje desencadenado a raíz de revelaciones sobre de un método sistémico de violaciones que salió a la luz en 2014 mediante testimonios de supuestos involucrados en esta trama, como la atleta Yulia Stepanova y Grigori Ródchenkov, ex director del Laboratorio Antidopaje de Moscú. Estas afirmaciones desataron la primera ola de sanciones y a los atletas rusos no se les permitió participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016 y durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang en 2018 tuvieron que competir bajo la bandera olímpica.

Una política que ha de repetirse, pues las selecciones y los deportistas que demuestren estar limpios podrán participar en los venideros eventos. Aunque se prevé que el camino sea un tanto más complicado, ya que Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), ha dicho que está perturbado no solo por el gran engaño, sino también por cómo fue realizado: corrompieron el laboratorio olímpico que estuvo a cargo de las pruebas antidopaje en los juegos olímpicos y por órdenes de los propios funcionarios olímpicos de Rusia.

La decisión de este martes podría tener enormes consecuencias para otro principal evento deportivo, el Mundial de Rusia 2018 que cuentan con una inversión de 11 000 millones de dólares. Uno de sus principales organizadores, Vitali Mutkó, el viceprimer ministro de Rusia —y quien era el ministro de Deporte, Turismo y Juventud durante los Juegos Olímpicos de Sochi— recibió una sanción vitalicia por parte del COI.

Las autoridades rusas tienen 21 días para recurrir la decisión ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte, organismo que rara vez ha dado la razón a los demandantes en un caso de dopaje.

LAS REACCIONES NO SE HAN HECHO ESPERAR

Según refiere Rusia Today, la Junta de Supervisión de la RUSADA tiene previsto reunirse en los próximos diez días para discutir la decisión de la AMA, ha adelantado su presidente Alexánder Ívlev.

Por su parte, Margarita Pajnótskaya, subdirectora general de la RUSADA, ha calificado la decisión de “esperada” y ha destacado que los miembros del Comité Ejecutivo “no han expresado ni una sola tesis en apoyo de Rusia”.

Las nuevas sanciones de la AMA forman parte de la histeria antirrusaque ha adquirido ya una forma crónica”, ha denunciado el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

Mientras, el presidente del Comité Olímpico de Rusia, Stanislav Pozdniakov, ha tachado las sanciones de “inadecuadas, ilógicas y excesivas (…). Estamos convencidos de que los deportistas rusos deben ir a los Juegos Olímpicos de Tokio en equipo, formado por el Comité Olímpico Nacional, como lo establece la Carta olímpica. Y haremos todo lo posible para que la selección rusa compita en Tokio bajo la bandera rusa”, aseguró a los periodistas.

Los atletas, encabezados por Maria Lasitskene, han mostrado su pesar en las redes sociales. La postura de muchos de estos se ha proyectado en contra de las autoridades del país y la incapacidad de mostrar transparencia en sus procederes.

“No me creía los cuentos. Lo que ha pasado es una vergüenza” —sentenció la mujer que ha sido prácticamente imbatible en el salto de altura—. Su postura se mantuvo firme y cuestionó a las autoridades de su país, en tanto adelantó que seguirá compitiendo bajo la neutralidad, pese a estar harta de no ser representada por ningún estandarte.


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos