lunes, 5 de junio de 2023

¿Cuántas medallas podrá ganar Cuba?

Pocos nombres aparecen con reales opciones de subir al podio por nuestra comitiva de 24 atletas que debutaró en el estadio Luzhniki, de Moscú...

Joel García León en Exclusivo 10/08/2013
4 comentarios
Estadio  Luzhniki- Moscú
El majestuoso estadio Luzhniki, en la capital rusa, sede del XIV Campeonato Mundial de Atletismo.

A solo unas horas de que el majestuoso estadio Luzhniki, en la capital rusa, viva la inauguración oficial del XIV Campeonato Mundial de Atletismo, varias son las interrogantes populares sobre lo que podrá hacer Cuba en la tercera cita deportiva más importante del planeta, solo superada por las Copas Mundiales de Fútbol y los Juegos Olímpicos, en ese orden.

Con una comitiva real de 24 atletas —finalmente Ernesto Revé causó baja por lesión—, las más claras oportunidades de preseas se centran entre seis y siete nombres, aunque para ser más preciso en el análisis y en el esperado pronóstico, de esos posibles candidatos solo tres han hecho méritos esta temporada para apostar por el podio en una cita marcada de antemano por el dopaje de algunas figuras cumbres, el bajo rendimiento de otros estelares y la pugna entre Estados Unidos y Rusia por el primer lugar del certamen.

Pero volvamos a Cuba. Sin rebuscar tantas estadísticas y sí argumentos convincentes, la subcampeona olímpica del salto con pértiga, Yarisley Silva, y el monarca universal juvenil en triple salto, Pedro Pablo Pichardo  —ambos líderes de sus respectivas modalidades este 2013— son nuestras cartas principales para aspirar al oro número 20 de Cuba en estas lides, premio máximo que acariciamos siempre desde Stuttgart 1993 hasta Berlín 2009, y que se vio interrumpido en la anterior cita de Daegu 2011, cuando regresamos sin ese metal a La Habana, solo con una plata y tres bronces.

Silva se ha consolidado como la mejor de su especialidad a fuerza no solo de sus 4, 90 metros (récord personal), sino de vencer a las más consolidadas, veteranas y grandes pertiguistas de la temporada, así como derrochar talento en cada salida. No aseguro que repetirá o mejorará su faena olímpica, pero es la más cercana de todos los antillanos a la diadema dorada.

El otro con impresionante palmarés y de atributos perfectos para un título del orbe es el joven Pichardo, debutante en estas citas, pero con una marca de 17,69 metros, que nadie ha podido lograr este 2013. Es una modalidad tradicionalmente medallista para nuestras comitivas, y el mayor reto será que él pueda controlar la presión que ejerce siempre un evento tan impresionante.

En un tercer orden de posibilidades de preseas hay que contar con la discóbola Yarelis Barrios, tres veces consecutivas medallista mundial y que pospuso un retiro anunciado para luchar con todas sus fuerzas y experiencia en Moscú. Persiste en el trío de vanguardia de su compleja y técnica especialidad y lo más importante, es de esas atletas que se crece hasta el delirio con el transcurso de la competencia.

Fuera de estos tres “sembrados a medallas” aparecen entonces con las mayores complacencias de especialistas y aficionados cuatro atletas que ya conocen los podios mundiales, pero han sido perseguidos por lesiones recientes o no han tenido esta temporada resultados sobresalientes como para apuntalarlos entre los favoritos: el decatlonista Leonel Suárez, el jabalinista Guillermo Martínez, la martillista Yipsi Moreno y el pertiguista Lázaro Borges.

Leonel es una incógnita tras no haber intervenido en ninguna lid desde la clausura de los Juegos Olímpicos por lesiones continuas, pero sus contrarios lo respetan sobremanera. Guillermo siempre le pone un extra a cada disparo —sobre todo si llega a finales—, pero persiste la duda también sobre su forma física tras varias molestias en los últimos meses.

En el caso de la tricampeona mundial del martillo —hace muy poco le dieron el cetro de Helsinki 2005, donde había sido plata—, pocos la dejan fuera de las 12 finalistas, pero hablar de podios exigirá un esfuerzo supremo de ella en medio de rivales que hoy exhiben mejores marcas. Finalmente, Borges, plata hace dos años en Daegu, no ha logrado reencontrarse con sus momentos más brillantes, pero ya declaró que irá paso a paso y esa confianza en sí mismo le asegura no pocas esperanzas.

Puedo parecer pesimista, pero del resto de la comitiva antillana no debemos esperar medallas, aunque sí ubicaciones entre los ocho primeros, lo cual daría puntos importantes para la clasificación final que decide los lugares por países. Entre ellos pueden figurar Orlando Ortega, en los 110 con vallas; Omar Cisneros, en los 400 con obstáculos; Yorgelis Rodríguez, en el heptalón, y alguna de las discóbolas: Yaimé Pérez o Denia Caballero.

Ojalá me equivoque, pero el resto de los integrantes cubanos al mundial en Luzhniki no deben pasar de las semifinales, aunque sus marcas son las exigidas por la Federación Internacional de Atletismo para haber llegado hasta allí. En el deporte rey son pocas las sorpresas que se dan en el camino a una medalla, y menos a un título. Otra vez para Cuba las opciones en el campo serán más grandes que en la pista, en medio de una renovación interesante y de las bajas personales de Yargelis Savigne y Dayron Robles, otrora estrellas de nuestras embajadas atléticas.

Y vuelvo a la pregunta inicial. Un entorno de cuatro a cinco preseas, con una dorada incluida, sería una actuación equilibrada para Cuba, empeñada en seguir entre las diez potencias del deporte rey en el mundo.

¿Coincide usted con este vaticinio?


Compartir

Joel García León

Se han publicado 4 comentarios


Randy Brian
 14/8/13 15:59

Joel,desgraciadamente Yarisley se quedo corta en la Pértiga y se nos esfumo la esperanza de volver a obtener el oro mundial,realmente no creo que Pichardo pueda ganar,aunque haya liderado la temporada,pues ese salto de 17.69 lo puede saltar Cristian Taylor o Teddy Tanhgo.En fin me gustaria preguntarte ya que tu tienes mayor acceso a las informaciones si es esta la peor actuacion que ha tenido Cuba en su historia en los Mundiales.Saludos.

Jose
 11/8/13 17:35

Gracias, Joel. Es una pena, nos hizo soñar en grande y pensé que duraría unos años más. Ojalá pudieras entrevistarla.

Joel García
 10/8/13 21:46

Saludos, José. En el caso de Yargelis Savigne solo conozco que pidió la baja por no sentirse que había recuperado los niveles deportivos que la hicieron doble campeona del mundo. Si es solo esa razón y no otra, creo que hizo bien, pues es mejor asumir que nuestra etapa de gloria pasó que aferrarnos a lo que ya podemos hacer con la misma excelencia. En cuanto pueda entrevistarla, lo haré. Saludos, Joel

Jose
 10/8/13 15:02

Coincido, Joel. Y suerte para los atletas con posibilidades reales. No veo a Borges con posibilidad ninguna. También creo que Yipsi debe retirarse ya y no desgastarse. Por mucha garra, cuando la técnica y la juventud se impone, se debe pensar que llegó el momento de salir. ¿Y la Savigne pidió también la baja? Esa no la sabía, puedes explicarme que le pasó. Saludos

Deja tu comentario

Condición de protección de datos