viernes, 9 de diciembre de 2022

Como Sergio Romo: de uno, dos y tres (+ Video)

Cuba perdió ante los Charros de Jalisco por 2-3 en once entradas. Las preguntas cada vez son más...

Norland Rosendo González en Exclusivo 08/02/2019
1 comentarios
Las Tunas
La novena de la Mayor de las Antillas ya no depende sí mismo para llegar a la final (Foto: Roberto Morejón).

No sé si Pablo Civil pudo dormir anoche. Porque su nombre rueda por todas las peñas deportivas en Cuba, las reales y las virtuales, y él, aunque tiene culpa por los dos fracasos de los Leñadores en este campeonato, no es el que juega.

Hoy vamos a ser más breves aún. El tercer juego se perdió donde más duele, en la inteligencia, en el aspecto mental, en el oficio. Esa es una asignatura que seguimos desaprobando, hasta cuando ganamos frente a los propios Charros el martes por 3-1.

El pitcheo volvió a lucirse, pese a que el abridor Yariel Rodríguez apenas sacó un out. El bullpen, eficiente, con Vladimir García, Raidel Martínez y Liván Moinelo cumpliendo.

Mientras, el bateo, volvió a quedarse por debajo de las expectativas. Seis hits, tres de ellos de Yordanis Samón. De las cinco carreras en tres juegos, cuatro las ha remolcado Alfredo Despaigne, y la quinta la remolcó otro experimentado, Frederich Cepeda.

Test del juego:

¿Cómo es posible que a este nivel sorprendan en segunda base al hombre que significaba la ventaja en el sexto inning?

¿El coach no le pudo decir a Samón lo que valían sus piernas en ese momento?

Tres en una: ¿Por qué Yordan Manduley en el cuarto episodio con corredores en segunda y tercera, un solo out y el cuadro por dentro, le fue al primer pitcheo, que además estaba en zona baja? ¿Acaso no sabe que ese es el ideal para producir un rodado, como sucedió, por el campo corto? ¿Por qué no esperar un envío mejor para buscar un elevado de sacrificio?

Dos en una: ¿Era momento en el noveno para darle confianza, como dijo Pablo Civil, a un hombre que tiene muy poca disciplina en home y llevaba de 9-0 con 4 ponches y de 32-3 en series del Caribe? ¿Cuántos bateadores han salido en esas circunstancias de un slump? ¿Alguien esperaba que Alarcón chocara en ese momento alguna de las slider de Sergio Romo?

¿Qué era más probable: el ponche que se tomó o un contacto de calidad? Si por la intuición, quizá lo primero; por las estadísticas y el pitcher que tenía en frente, lo segundo.

Y después, ¿por qué Alexander Ayala de emergente, si es más o menos como Alarcón?

¿Tan dominantes son los pitchers contrarios o el swing de los cubanos es el que propicia tantos rodados?

Pablo Civil lo llama los pequeños detalles. Que sumados parecen una mole.

Perdone amigo lector por haberle caído encima con esta andanada de preguntas. Responda, no se deje cantar el tercer strike.

Ya por lo menos sabemos que Puerto Rico no va a poder llevarse la tercera corona seguida para la Isla del Encanto, anoche perdió su tercer juego y ya no tiene oportunidad de llegar a la final.

Hoy si los Cardenales de Lara doblegan a los Charros de Jalisco se habrá definido el otro grupo y el juego de Cuba del sábado será, tristemente, de puro trámite.

Usted y yo no queremos que eso suceda. Pero es muy probable. 

 


Norland Rosendo González

Se han publicado 1 comentarios


luis
 8/2/19 14:53

Coincido con el redactor.Se dejaron hombres de Las Tunas que lo dieron todo en el terreno por su equipo,para llevar refuerzos que ahora nose utilizan,mejor haber llevado a esos Tuneros y estimularlos ,total, al final los refuerzos no juegan tampoco.

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos