jueves, 22 de febrero de 2024

Comenzaron las zancadillas en pelota

Inesperadas barridas de Pinar del Río y Cienfuegos sobre Villa Clara y Guantánamo, respectivamente, demuestran que los de «abajo» se tornan más fieros en las últimas fechas del campeonato...

Norland Rosendo González en Exclusivo 24/09/2018
0 comentarios
Lazo Pinar del Río
Los Vegueros de Pedro Luis Lazo barrieron a Villa Clara, que tendrá dificultades para acceder, incluso, a la serie de comodines.

El último tercio del tramo inicial de la temporada cubana de béisbol empezó como suele suceder cuando hay equipos casi eliminados. Estos se dedican a ponerles zancadillas a los que van delante por el placer de verlos caer.

Así, Pinar del Río le pasó la escoba a un Villa Clara que agonizará más de la cuenta para poder entrar, incluso, a la serie de comodines. Cada vez los dirigidos por Eduardo Paret batean menos y las carreras que anotan (una media de cuatro por juego) no les bastarán para ganar, pues sus pitchers por muy bien que se hayan entrenado no pueden colgar todos los días nueve ceros, aunque son a los que menos les marcan (3.5 por partido).

Frente a los Vegueros de Pedro Luis Lazo, otros que también remolcan poquísimas anotaciones (3.3), el mejor trío de la rotación de los Naranjas, integrado por Yosver Zulueta, Alaín Sánchez y Freddy Asiel Álvarez, se vio superado por la terna más potente que podía ponerle Lazo en ausencia de Bladimir Baños y Erly Casanova. Yosvani Torres, Yaifredo Domínguez y Frank Luis Medina demostraron por qué en aquellos lares de Vueltabajo casi siempre ha estado el mejor pitcheo de Cuba.

Entre dos elencos que apenas pisan la goma, ganó el que mejor se comportó sobre el box. Los números colectivos, en este caso, no bastaron y Freddy Asiel Álvarez sigue esperando por su victoria 94 en series nacionales. Esta vez su apertura no tuvo la calidad de ocasiones anteriores, aunque apenas le pisaron tres veces la goma en cinco capítulos.

Esos tres triunfos más los dos precedentes ante Industriales reviven las esperanzas verdes, que ya parecían más bien centradas en la campaña próxima, pero con una tabla de posiciones tan cerrada, una reacción vigorosa puede relanzar a los pinareños hacia los puestos de comodines, y una vez allí, cuidado con su staff.

Cienfuegos se le atravesó también a los Indios de Guantánamo, que con tres reveses ante los sureños se han alejado peligrosamente de la línea que parte la tabla en dos.

Mientras, los bicampeones de Granma le arrancaron una raya a los Tigres de Ciego de Ávila, pero ese resultado no les alcanza para comenzar la remontada cuando ya se acaba el tiempo para definir los ocho aspirantes. El año pasado los Alazanes se enfocaron en llegar hasta el play off de comodines y en esa instancia, y con Lázaro Blanco disponible, se volvieron invencibles para los Naranjas.

Ahora, con un hospital a cuestas que incluye a su hombre proa, Roel Santos, y una producción ofensiva que en nada se parece a la que se suponía que iba a desplegar una tanda que tiene a Carlos Benítez, Guillermo Avilés, Lázaro Cedeño y Yoelkis Céspedes, los muchachos de Carlos Martí están más cerca de decirle adiós al sueño del tricampeonato.

Cedeño, líder en jonrones de la campaña precedente, ha disparado solo uno esta temporada y solo Benítez ha salvado la honra de una artillería pesada con una línea ofensiva de (.380/.489/.1026), 24 remolcadas y cuatro vuelacercas.

De Matanzas ya ni se habla. Desde el inicio del campeonato, los Cocodrilos arrancaron sin fiereza, y su ubicación en el último puesto no sorprende; solo se lamenta que después de un quinquenio de haber animado las postemporadas, en un Victoria de Girón lleno de afición y de iniciativas, excepto en los séptimos juegos, cuando la afición matancera sabía que no iban a ganar el bueno, vuelva la misma rutina de los años precedentes. Confiemos en que esta sea una crisis pasajera.

Otro que parecía hecho para empeños mayores y que nuevamente se va quedando muy por debajo de las expectativas es Camagüey. No hay staff que disponga de lanzadores jóvenes con más proyección que el de los Toros, pero no basta con eso. A ese elenco le faltan otros elementos que van, incluso, más allá de su ofensiva. Con esos pitchers, que seguro serán escogidos como refuerzo para la segunda fase, otros equipos hubiesen caminado más. Pienso, por ejemplo, en Mayabeque.

El panorama de la pelota cubana está cambiando. Sin embargo, Ciego de Ávila, el más estable de la última década, con tres títulos y una presencia casi perenne en las postemporadas, ha vuelto por el linaje que perdió en la serie pasada. 

Industriales, con uno de los cuerpos de serpentineros más vulnerables y para colmo sin su receptor titular, Frank Camilo Morejón, cuya presencia ayudaría mucho a esos jóvenes que son más deseos que control, también ha sabido crecerse. Juegan armónicamente, lo aprovechan  todo, dan el hit cuando hace falta y cuando lo que demanda el juego es un batazo extrabase, lo buscan, y con frecuencia lo conectan, y sin tanto toque-toque. Eso, dicen, funciona más en el fútbol, pero en la pelota, es ceder lo más preciado que tiene un equipo: sus outs; cuanto menos regale, más opciones de triunfo.

Muy bien por Holguín y Santiago de Cuba. A sus respectivos directores, Noelvis González y Eriberto Rosales, les gusta la sabermetría y la aplican. Los Cachorros empezaron perdiendo siete en línea y hoy están entre los cuatro punteros. Ojo: las Avispas, con una pléyade de jóvenes talentosos, están jugando un buen béisbol, con dominio de los fundamentos y con una disciplina al batear que llama la atención, pues lo más común es que a esa edad les tiren a muchos pitcheos, en zona de strike y fuera de ella, pero ellos están demostrando que ha habido un serio trabajo en ese sentido. Se cosechan los frutos y hay expectativas en el Guillermón Moncada. Enhorabuena.

Qué bien que los más modernos conceptos del béisbol están arropando a nuestros directores. Si donde se juega la mejor pelota del mundo se aplican, por qué aquí no.

Artemisa y Mayabeque, dos hermanos que se separaron no hace mucho y están buscando la consagración cada uno por su lado, están acariciando la zona de comodines. Sería muy grato que ambos entraran.

Así anda la pelota nuestra. A la vuelta de 12 juegos concluye la fase preliminar, se efectuarán los play off de comodines y antes de que termine octubre, ya quedarán solo seis equipos reforzados en busca del oro que, todo parece indicar, tendrá un nuevo dueño esta temporada. ¿Será?


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos