jueves, 29 de febrero de 2024

Cielo nublado en las Vegas y nada claro en la cola

Entre varios de los equipos participantes se mantiene la rivalidad y eso reconforta y espanta la añoranza por aquellos tiempos de mejor béisbol...

Norland Rosendo González en Exclusivo 05/10/2017
3 comentarios
Ayala, Serie Nacional de Béisbol
Alexander Ayala, batea por Camaguey frente a Ciego de Ávila, en el segundo juego de la subserie entre ambos, como parte de la Serie Nacional de Béisbol.

Todavía no me he topado con alguien que apruebe el formato actual del campeonato. Una ronda preliminar de apenas 45 juegos obliga más a pensar en lo táctico que en lo estratégico: quien mal arranca, posiblemente, mal termine. Y esa lógica, pero a la inversa, es la que mantiene en zona de clasificación directa a los Vegueros de Pinar del Río.

Con solo tres triunfos en los últimos diez juegos, a Lazo no se le ha caído el pelo de la cabeza porque no tiene. Está viviendo de las glorias de las jornadas iniciales, pues por fortuna para su equipo supo imponerse ante los menos fuertes y acumular una cantidad de triunfos que, entre otros premios, les sirvió para ser sede del Juego de las Estrellas.

En un comentario anterior en este mismo sitio defendí la idea de que la provincia más occidental merecía el reconocimiento de organizar esa fiesta con lo que más brilla de la Serie Nacional y otros que lo hicieron antaño.

Siempre que analizaba el calendario intuía el mismo riesgo: el segmento conclusivo de los Vegueros es con elencos de más jerarquía, y de un puesto entre los cuatro de la vanguardia puede pasar a la serie de comodines, y en el peor de los casos (para ellos) no quedar entre los seis sobrevivientes.

Y todo eso previo a la concentración estelar en la urbe vueltabajera. ¿Habrá ánimos entonces en la afición de ese terruño para disfrutar con su equipo eliminado? Espero que todo lo escrito hasta aquí quede en probabilidades y no se concrete, por el bien del espectáculo y de la calidad del torneo.

Me explico. Los Vegueros tienen el mérito de haber liderado casi todo el tiempo con un conjunto que se basa, fundamentalmente, en el pitcheo. A la ofensiva, solo los consagrados Donal Duarte y William Saavedra, tercero y cuarto, respectivamente, preocupan sobremanera a los lanzadores contrarios, y también lo hace bastante el quinto en la tanda, Reidel Álvarez, muy oportuno con hombres en base.

Sin embargo, al staff le faltan tres pilares: Vladimir Baños, lesionado, y los fichados en el béisbol profesional japonés Liván Moinelo y Raidel Martínez. ¡Qué trío!

Si en definitiva Lazo logra sortear los escollos que tiene en los últimos metros del camino, tendrá ocho refuerzos para la segunda etapa. Esos tres pitchers que se le deben incorporar a finales de este mes, más los cinco que le tocan por la “libreta”. Si hace una buena selección, sobre todo, de hombres que hagan sonar fuerte al madero, contará con una de las selecciones más poderosas del campeonato.

Sigo vaticinando que estarán entre los clasificados e, incluso, en el cuarteto de más afinación en este tramo inicial, aunque esté pasando trabajo ahora para que su música se escuche.

TERMINADO ESE ASUNTO, PASEMOS A OTRO

¿La Serie Nacional es nuestro principal espectáculo deportivo? Si así fuera, todo espectáculo lleva espectadores. A poquísimos en el mundo se les ocurre organizar un concierto por la mañana un día entre semana, los que diseñaron la Serie nuestra, en cambio, se han visto obligados (y se sabía) a montar un maratón de juegos para el cierre de la etapa, sin tomar en cuenta que la afición pueda ir al estadio o no en esas condiciones.

Lo importante, visto el caso, es cumplir con el calendario, no importa que se apriete, se violente, los atletas se achicharren bajo el sol del mediodía y que en las gradas haya mucho menos de los seguidores que quisieran ir.

Dicho más claro, en la ecuación de espectáculo: los que actúan y los que aplauden, se desequilibra la balanza a favor de cumplir solo con los primeros. Queda coja la fórmula.

Y así, la pelota nuestra, que no vive momentos de esplendor, sufre del mal de los estadios (semi) vacíos y de la gente preguntando en la calle, en las escuelas, los centros de trabajo, las consultas médicas, las oficinas de trámites, las paradas de guaguas o en las mismas guaguas: ¿cómo irá el juego?, ¿quién habrá ganado?.

A FALTA DE PAN…

Pero no todo es malo. Si no hay tanta calidad, al menos se mantiene la rivalidad y eso reconforta un poco y espanta la añoranza por aquellos tiempos…

A unos equipos les faltan seis juegos y a otros un poquito más (por los susodichos aplazamientos por lluvia). Solo Industriales, Las Tunas y Matanzas lucen seguros en la delantera; Pinar, ya lo hablamos, está con “paso de borracho” últimamente, y si no se pone las pilas, Granma o Artemisa —me inclino por los campeones vigentes—, les pasan por al lado y los mandan a los comodines.

Los Alazanes de Carlos Martí tienen el mejor final, ante Santiago de Cuba y Guantánamo, más dos pendientes con la Isla de la Juventud. A los Cazadores, que dieron en la diana par de veces frente a los Vegueros en el Capitán San Luis, les quedan los Leones, los Gallos y par de duelos con los Leñadores, nada agradable ese final.

Pensé que los Tigres de Ciego de Ávila iban a liquidar a sus vecinos los Toros de Camagüey, pero estos no creyeron en los subcampeones de la selva, y les soltaron par de embestidas que los han puesto a agonizar en lo último de la cola por el puesto a la repesca.

Los Gallos espirituanos mantienen su irreverencia y en la subserie contra los Leopardos de Villa Clara se pueden consagrar o complicarse, pues los muchachos de Vladimir Hernández han tenido un repunte en las últimas salidas al terreno y andan pegaditos a la “zona caliente”.

Nada, que la Serie, al menos, está interesante. Y si el agua lo deja, aunque los estadios estén muy húmedos y no se puedan robar muchas bases, dentro de muy poco sabremos cómo queda la cola. En Cuba, se sabe, para todo se hace cola, pero al final, los del medio suelen meterse entre los primeros y se arma tremendo “quítate tú para ponerme yo”. ¿Será este el caso?


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.

Se han publicado 3 comentarios


Arturo
 6/10/17 1:13

señor periodista con su comentario se nota en todos los aspectos que es un detractor de los Vegueros , se nota que no conoce la historia de estos y si están ahí es porque se lo han ganado con peloteros muy jóvenes y de su provincia y de seguro terminarán entre los cuatro grandes , con respecto a los lanzadores que se les deben incorporar le diré que no son refuerzos , estos pertenecen a esta nómina de Pinar , refuerzos son los que tiene industriales desde que comenzó el campeonato , Tartabul(IJV) , Samón(GRA) , Castillo(CAV) , AlexanderRodgues(GTM) , Entenza(CFG) , Rogelio García(PRI) , VM32(VCL) , VictorVictor32(MAT) y otros , esto debería dar pena , en cuanto a la sede del juego de las estrellas muy bién merecido por sus propios méritos campeones de la serie de oro la 50 serie, campeones de la serie 53 , campeones de la serie del caribe y subcampeones de la serie 55 que otro equipo mejor.

Norland Rosendo
 6/10/17 13:49

Amigo, Arturo, muchas gracias por escribir. Yo no soy un detractor de los Vegueros, si ha leído los artículos míos en este sitio web se percatará que fui de los primeros en lanzar la propuesta de Pinar del Río para la sede del Juego de las Estrellas, tiene suficientes méritos en la actual temporada y en la historia para ello. Segundo, cuando hablo de Baños, Raidel y Moinelo como refuerzos es en sentido figurado, o sea, tres que no han jugado ahora y que se sumarán en la siguinete fase más los cinco que toca adicionar. Yo desde un principio he defendido el criterio de que Pinar avanzará entre los cuatro directos, léame y lo comprobará, solo ahora abordé un asunto que pudo ser y que con los triunfos ante Las Tunas parece, afortunadamente, que no sucederá. Gracias y mantengamos el contacto. Un abrazo, Norland Rosendo.

19
EL POETA YUMURINO
 5/10/17 11:27

LOS “COMODINES”  O  LA “ZONA CALIENTE”

-1-

A la discusión del banderín

cuatro son abanderados

de ellos tres asegurados

hoy poseen “boletín”

el cuarto para el festín

es difícil de vaticinar

por el continuo patinar

de ese juego poco estable

algo nada saludable

que a muchos puede pasar.

-2-

Los tres con pasaje a entrar:

Pinar, Tunas e Industriales

y aunque los veo fatales

Matanzas, el otro a cruzar

pero deben mejorar

ese bullpen hoy carente

de relevos consistentes

con escasa efectividad

pues con tal pasividad

pasan a “zona caliente”.

-3-

Esa “Zona” hoy presente

que vemos en televisión

a F.G. por intuición

se le ocurrió casualmente

daré a cuatro precisamente

sin que nadie se enojara

 Granma, muy bien se instala

Junto a GALLOS y Artemisa

y del centro con más prisa

¡! Mi querida Villa Clara ¡!.

---000---

EL POETA YUMURINO

Deja tu comentario

Condición de protección de datos