martes, 6 de diciembre de 2022

¿Ciego verá la luz?

Ciego de Ávila cuenta con las armas para vencer a Las Tunas dos veces y volver a disputar la corona de la Liga Oriental, en su poder tras imponerse en la Serie de Oro

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 05/05/2012
0 comentarios
Las Tunas Vs Ciego de Avila - 01
Ciego de Ávila lucha por la semifinal.

Hace unos 12 meses tuvo una gran chance, pero pereció 2-4 a manos de Pinar del Río que, si bien parecía impotente para hacerlo, se ciñó el título de la Serie de Oro y garantizó ventaja occidental 6-5 en las finales de las Series Nacionales, de la edición XL (2000-2001) hasta hoy.

Nunca estuvo tan cerca y desperdició la ocasión. Cada año, es uno más en la anatomía y el subconsciente de su generación dorada, y a Ciego de Ávila se le hace más tarde para aspirar a reinar en la pelota de Cuba.

De nueva cuenta, no obstante, la 51 se antojó la segunda oportunidad en años sucesivos para hacerse con el oro más preciado de los deportes en nuestro país. Mas, luego de clasificarse el último día y colocarse detrás 1-3 en su duelo de cuartos de final contra Las Tunas, pareció, por enésima vez, que sería otro intento frustrado y frustrante.
Pareció digo, porque al vencer en el tercer desafío dirimido en su guarida, el José Ramón Cepero, los Tigres se salvaron del “primer partido para serie” de los Leñadores y prorrogaron la definición del duelo para el Julio Antonio Mella, de la capital tunera y, al menos, hasta hoy sábado.

Raúl González, autor del error que costó las tres carreras y la derrota en el cuarto encuentro, disparó un cuadrangular de tres anotaciones el jueves e impulsó cuatro anotaciones en total, para perfilar el marcador de 10x2, en apoyo al trabajo del abridor Osmar Carrero y el relevista Lázaro Santana.

González fue uno de cuatro serpentineros con par de inatrapables, entre ellos el jardinero central Yoelvis Fiss, en tarde perfecta (2-2).

Carrero y Santana se repartieron el trayecto, a razón de cinco y dos tercios el abridor, y tres y uno el relevista.
Uno se apuntó el primer éxito en dos decisiones en la postemporada e igualó 9-9 su marca en toda la campaña, con una labor de seis hits y dos limpias en contra, además de repartir cinco ponches y conceder una base por bolas. El otro soportó dos hits, en tanto ponchó una vez y también regaló un pasaporte, en su cuarto salvamento en toda la Serie.

Yudiel Rodríguez, abridor zurdo, hizo su primera salida después de aparecer el último día de la fase regular en el Latinoamericano, y le castigaron con cinco hits y cinco anotaciones inmaculadas en tres y un tercio de apertura.
Sobresalió, en el revés tunero, la ofensiva de Danel Castro, Yordanis Scull y Yordanis Alarcón, bateadores de dos hits cada uno, todos sencillos.

El triunfo trasmitió la sensación de que los Tigres aún tienen garras para aferrarse al podio de la Serie 51 y es garra, justamente, lo que necesitan para darle vuelta a la porfía, habida cuenta de sus falencias ofensivas durante los casi seis meses de pelota y el bajó defensivo de los días recientes.

Aunque hoy no tiene margen de error, Ciego de Ávila cuenta con las armas para vencer a Las Tunas dos veces, concretar la remontada —como Matanzas ante Sancti Spíritus el jueves, como ellos mismos contra Villa Clara el año pasado— y volver al camino que lo lleve a disputar el título de Cuba.

Los abridores Vladimir García y Yander Guevara, listos para este sábado y mañana domingo, si es necesario, con el relevista Yadir Rabí a la expectativa, son armas que pueden resultar destructivas, en virtud de las lesiones y dificultades en el pitcheo y la lánguida ofensiva de Las Tunas.

Combinados, los dos de arriba en la rotación acumulan 23 entradas lanzadas con solo cinco carreras limpias permitidas y 15 hits en contra, tras enfrentar a 90 bateadores.

Al contrario, Dael Mejías que ya tiene un triunfo en el play off, es duda debido a un golpe que recibió en su mano de lanzar; Yoelkis Cruz, la principal carta de triunfo del DT Juan Miguel Gordo, estaría al cien por ciento para lanzar en un hipotético séptimo partido; y Carlos Juan Viera, Darién Núñez y Ángel Rigoberto Cabrera, sus relevistas primeros, han sido más exigidos.

Si Ciego de Ávila no domina el pulso, es porque ha jugado muy mal al campo. La única defensiva por encima de .980 en la regularidad, promedió .982 exactamente, lo hace ante Las Tunas para .944 (12 errores, 213 lances) en cinco juegos de pelota.

Por las hendijas de sus guantes se les han escapado los Leñadores, que fildean para .995, mucho mejor al .973 —por debajo de la media del campeonato— realizado de noviembre al 22 de abril contra los 16 rivales de la etapa de calificación.

Los errores, cuatro, allanaron el camino al triunfo de Las Tunas en el primer desafío; y uno, en tiro de Raúl González, ya con dos outs en el cuarto capítulo, definió el éxito tunero en el cuarto partido.

Ello digo, sin desmeritar en lo absoluto las faenas del equipo Las Tunas y subrayando que los Tigres han bateado muy poco con hombres en circulación.

Su rendimiento es superior en los otros dos renglones vitales del juego. Con el madero, los avileños conectan para .288, con siete dobles y seis jonrones, por .230 los tuneros, con tres batazos de doble mérito y tres cuadrangulares. En el box, rinde para 2.72 con 16 ponches y 11 boletos, por 4.19, 21 ponches y 10 bases por bolas Las Tunas.
En virtud de estos números, y porque es más difícil hacer ajustes, correcciones en el cajón de bateo o el box, que a la defensa, tiene Ciego de Ávila oportunidad de vencer hoy y otra vez mañana.

Las tiene y tendrá que exponerlas con fuerzas, como un verdadero tigre y no como el minino que ha sido hasta ahora.

Eso, si quiere imponerse en el Julio Antonio Mella, la casa de los Leñadores, que, por cierto, están anímicamente en un punto bien alto y se las pondrán difícil, muy difícil.

A fin de cuentas, lo que expuse hasta aquí son razones que pueden revertir la correlación de fuerzas en este duelo y dejar con vida a los avileños. Pero, en modo alguno, eliminan a Las Tunas, hasta hoy menos mojigato, más temerario, más seguro, y, esto es importante, sin las urgencias por lograr un gran resultado, esto es, sin nada que perder.

La pregunta del título, entonces, sigue viva en esta línea. Toca al grupo de Yorbis Borroto, Yorelvis Charles, Mario Vega, Isaac Martínez, Yoelvis Fiss, Rusney Castillo y compañía, responderla, por el momento, hoy y mañana. Les toca jugar como pueden hacerlo y sin miedo al fracaso. Quizás este sábado, a lo mejor el domingo, están enfrentando la última de sus muchas oportunidades.


Rafael Arzuaga Junco


Deja tu comentario

Condición de protección de datos