miércoles, 28 de febrero de 2024

Cardiff se embelesa de “merengue”

El Real Madrid goleó 4-1 a la Juventus de Turín y se citó con la historia, al obtener su segundo título consecutivo de Champions League y su número 12 en el máximo evento futbolístico de clubes...

José Luis López Sado en Exclusivo 04/06/2017
0 comentarios
Real Madrid Victorioso
El Real Madrid obtiene su segunda título consecutivo con el nuevo formato de Liga de Campeones.

Baile, con goleada categórica incluida, e historia. Así se me antoja catalogar la clase práctica de fútbol recetada por el Real Madrid a la Juventus de Turín y que culminó con amplia pizarra de 4-1, en el estadio de Cardiff, capital de Gales, en partido que definió al titular de la Liga de Campeones de Fútbol en Europa en la temporada 2016-2017.

Con este triunfo, el cuadro merengue del director técnico Zinedine Zidane obtuvo su décimo segundo cetro en esta lid —líder indiscutible— y firmó algo insólito al convertirse en el primer equipo que lo logra por segunda temporada consecutiva desde que el certamen adquirió el formato de Champions League en el año 1992.

Antes de iniciarse el cotejo, la jugada ya “estaba cantada”: el mejor ataque contra la defensa más segura. O lo que es lo mismo decir: con jugadores de rango ofensivo como Cristiano Ronaldo (CR7), Karim Benzema, Isco y Luka Modric, el Real Madrid iría en busca de abrir el poderoso catenaccio (candado defensivo) que le impondría el elenco turinés, que solo había permitido tres goles en todo el torneo.

Pero en los primeros acordes del partido, la Juve se mostró más agresiva. Sus delanteros argentinos Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala, apoyados en un buen trabajo del extremo izquierdo Mario Mandzukic y de sus mediocampistas Sami Khedira y Miralem Pjanic, acosaron al equipo blanco durante 15 minutos. Pisaban y volvían a pisar el área. Pero los zagueros madridistas y el portero Keylor Navas abortaron todos los intentos.

Sin embargo, los monarcas exponentes se llamaron a capítulo. No podían entender qué sucedía y decidieron revertir el guion que iba presentando el partido. Se adueñaron de la pelota, se metieron casi todos en el área de la Juve y, al minuto 20, CR7 “sacó la llave” y abrió el candado, con el primero de sus dos goles, al pegarle raso y cruzado al segundo poste de la valla defendida por el veterano arquero Gianluiggi Buffon.

La Juve, entonces, tenía que cambiar su estrategia e irse al ataque para buscar el gol del empate, aunque en ese intento dejara varios espacios libres peligrosos para un contraataque blanco. Y en el minuto 27, consiguieron su objetivo con uno de los mejores goles de esta Champions.

En una acción de muchas piernas en el área, Higuaín le pasó la esférica a Mandzukic. El croata la paró con el pecho y, de media-chilena, la mandó a guardar en cabaña de Navas. Pero con el empate, jamás entenderé por qué el técnico Massimiliano Allegri retomó su diseño defensivo. En los 18 minutos finales del primer tiempo, solo se jugó en el área azurri, pero no hubo más goles y se fueron al descanso.

 En el complementario, hubo un monólogo del Real Madrid, que no le prestó más la pelota a la Juve y le anotó tres goles más a Buffon. Isco, que apenas se vio en el primer período, tuvo mayor participación. Marcelo seguía con sus internadas por la banda izquierda, ganándole siempre el pulso a su coterráneo brasileño Dani Alves. Toni Kroos y Modric mantenían sus buenos trazos y Casemiro seguía poniendo no solo la pierna fuerte, sino que también apoyó con un potente disparo a casi 35 metros que devino segundo gol y a la postre decisivo para su conjunto, en el minuto 60.

 ¿Y Cristiano? Pues corrió, pidió el balón y volvió a aparecer cuando de cita con el gol se trata. Así, tras un centro de Modric, se adelantó a los experimentados zagueros de la Juve y marcó la tercera diana merengue. Vale citar que con este actual formato de Champions League, CR7 impone récord al marcar en tres finales de este certamen: Moscú (2008), Lisboa (2014) y ahora en Cardiff. Además, es el líder anotador de Liga de Campeones por quinta temporada consecutiva. Ahora comandó con 12.

 De la cuarta perforación se encargó Marco Asensio.

 El Real Madrid no ganaba la Liga de España y la Liga de Campeones de Europa en un mismo año desde que lo hiciera en 1958.    

 


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos