miércoles, 28 de febrero de 2024

Calabaza a la parisina

Alejandro Valdés ganó medalla de bronce en el campeonato mundial, en París, y cerró en tres la cosecha cubana...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 27/08/2017
0 comentarios
Alejandro Valdez
Alejandro Valdés: ¡Felicidades!

El título de esta crónica sugiere un plato de cocina (que ni siquiera sabemos si existe después de una búsqueda muy rapidita con Google). Pero en realidad, como ya se notó, en realidad se trata de otra cosa. El luchador cubano del estilo libre Alejandro Valdés, bautizado como “Calabaza”, acaba de ganar una medalla de bronce en la última jornada de los campeonatos mundiales, disputada este sábado en París.

Y a la hora de aplaudirlo se debe tener en cuenta, para aumentar la intensidad del reconocimiento en las imaginarias palmadas, que deseaba su plato hubiera sido todavía más suculento: “No estoy conforme, vine por el oro”, dijo tras su desempeño en la división de los 65 kilogramos del estilo libre.

De acuerdo, pero… ¡bienvenida esa medalla de plata! Es un premio a la voluntad y la persistencia, pues en su caso ni siquiera se cumplió esa frase popular que sentencia “a la tercera va la vencida”. Es que para subir por primera vez a uno de sus podios “Calabaza” debió pasar por los calderos de cuatro mundiales, incluso con demoras en poder asistir a ellos.

Había terminado séptimo en los de Moscú 2010 y Estambul 2011. No estuvo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Quedó más lejos en el mundial de Budapest 2013: vigésimo tercero. No estuvo en ninguno de los dos anteriores: Tashkent 2014 y Las Vegas 2015. En sus únicos Juegos Olímpicos, los de Río 2016, tampoco llegó arriba. ¿Ya escribí que esta medalla ha sido un premio a la voluntad y la persistencia?

INCONFORME

Luego de introducir esos antecedentes, que nos parecieron imprescindibles, aterricemos otra vez en la llamada Ciudad de la Luz, y retornemos muy rápido a la Arena Accord.

El tránsito del capitalino había sido de tres victorias sucesivas: las dos primeras por superioridad técnica, ante el húngaro Norbert Lukacs y el francés Maxime Fiquet; la tercera por 11-2 contra el boricua Franklin Gómez.

No pudo entonces, en pelea muy reñida, contra el polaco Magomedmurad Gadzhiev.

“Calabaza”, quien venía brillando en la Bundesliga Alemana, no estuvo de acuerdo con el arbitraje en esa pelea semifinal, ante Gadzhiev, a quien conoce desde los mundiales juveniles, aunque nunca se habían enfrentado. La decisión, en su contra, fue tras un 2-2 (por el orden de las penalidades). El europeo, un poco después, quedó con medalla de plata.

Una vez enviado a la fase de repesca o repechage aprovechó la oportunidad que la había dado la vida, y se impuso por 4-2 con seguridad al bielorruso Azamat Nurikau, quien había terminado quinto en los dos mundiales anteriores.

“Estoy emocionado: es mi primera medalla mundial. Le he dedicado la vida completa a la lucha, desde los seis años, y no había podido subir al podio. De todas formas, no estoy conforme, vine por el oro, lo intenté y fue imposible”, reportó desde la sede el colega Rudens Tembrás Arcia, enviado especial de Jit.

QUIERE CELEBRAR

Cuando se redondeó el resultado, se había arrodillado sobre el colchón, lo tocó con la frente y le salieron lógicas lágrimas…

Quiero que los lectores me disculpen. Hoy mi memoria no se encuentra en su mejor día: ¿Ya escribí que esta medalla de bronce de “Calabaza” ha sido un premio a la voluntad y la persistencia?

El cubano, otra vez optimista, agregó:

“Estuvo cerca el título, pero no cayó. Espero que el venidero año llegue en la misma forma de ahora y pueda celebrar”.

En este sábado del adiós salieron a los colchones otros dos cubanos, reconocidos por sus medallas en escenarios importantes: Reineris Salas (ahora en 97) y Liván López (74.) Pero el caprichoso y ambicionado podio les fue inalcanzable.

A la hora del resumen, refiriéndonos a la tabla de medallas en general, debemos reflejar que las tres primeras naciones fueron Japón (6 de oro-1de plata-2 de bronce=     9), apuntalada por las chicas; Estados Unidos (3-3-3=9) y Turquía (3-1-3=7). Cuba quedó en el lugar 23 (0-0-3=3).

Y a la hora del resumen se vuelve imprescindible recordar algo: los luchadores cubanos, en definitiva con esos tres metales de bronce, cumplieron el objetivo de mantener la racha mágica de ganar al menos una medalla de forma ininterrumpida cada año en campeonatos mundiales desde 1982 (eran 25; ahora 26).

Hemos mencionado voluntad y persistencia. La tuvieron antes los autores de racha mágica. Y ahora estos tres medallistas…

Es verdad que Oscar Pino (130 de la grecorromana) se ha beneficiado por entrenar con el casi invencible Mijaín López, en año de semidescanso; pero debe haber sufrido también mucho en los entrenamientos, con apretones en los dedos, proyecciones, ese tren imparable que le viene para encima…

Yowlys Bonne (61 de la libre), resumiendo lo que escribimos hace unas horas, participó en los mundiales de Estambul 2003, pero luego tuvo que esperar 12 años para asistir al de Tashkent 2014; hubo fantasmas en su camino, incluidos par de japoneses…

Y acabamos de escribir lo de “Calabaza”…

El próximo reto ya se encuentra sobre los colchones: tratar de mantener en los mundiales del año próximo, en Budapest, la increíble racha mágica de ganar al menos una medalla.

MEDALLISTAS

65 kilogramos:

1.-Zurabi Iakobishvili (Georgia).

2.-Magomedmurad Gadzhiev (Polonia).

3.-Alan Gogaev (Rusia).

Alejandro Valdés (Cuba).

70:

1.-Frank Chamizo (Italia) (De origen cubano).

2.-James Green (Estados Unidos).

3.-Yuhi Fujinami (Japón).

Akzhurek Tanatarov (Kazajstán).

74:

1.-Jordan Burroughs (Estados Unidos).

2.-Khetik Tsabolov (Rusia).

3.-Soner Demirtas (Turquía).

Ali Shabanov (Bielorrusia).

97:

1.-Kyle Snyder (Estados Unidos).

2.-Abdulrashid Sadulaev (Rusia).

3.-Aslanbek Alborov (Azerbaiján).

Georgi Ketoev (Armenia).


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos