martes, 6 de diciembre de 2022

Brasil 2014: México y la maldición de los octavos de final

Una vez más, México no pudo pasar la barrera de los dieciséis equipos y se vuelve a casa con un sabor agridulce en el paladar…

Javier Montenegro en Exclusivo 29/06/2014
0 comentarios
HOlanda celebra
Huntelaar celebra el gol de la victoria.

 

Debe existir algún tipo de maldición o un rito inacabado que no le permite a los guerreros aztecas pasar a cuartos de final en copas del mundo. Costa Rica llega y lo consigue a la primera, pero los mexicanos caen una y otra vez en la primera ronda de la muerte súbita.

Esta vez el rival era Holanda, una selección con tanta historia como calidad, muy superior a priori, pero como todos los amantes del fútbol conocen, en la cancha son once contra once (y como no había alemanes, quizás existía un chance de ganar). Así, en la primera mitad del duelo, fue el tri quien generó el mejor fútbol. Dispuso de buenas ocasiones y puso en duda la superioridad de los orange; claro, tampoco es que la naranja mecánica haya pasado desapercibida, pero no fueron capaces de generar el buen juegp con el cual deslumbraron en la primera fase.

En la segunda mitad, Gio Dos Santos se sacó un latigazo entre tres defensas que se coló a la izquierda del meta holandés; ninguno de sus marcadores fue capaz de bloquear el disparo y México daba la sorpresa.

Los de Van Gaal salieron a buscar el empate con más ganas que fútbol y cuando parecía que los del piojo Herrera lograrían por fin jugar un partido de cuartos de final de Copa del Mundo, Sneijder borraba toda la ilusión con un espectacular disparo. Ochoa, héroe hasta ese momento, se quedó mirando el balón consciente de que en él estaba presente esa maldición.

Ahí llegaron las lamentaciones, y todas las oportunidades falladas hasta ese momento cayeron sobre los de la CONCACAF como si de un muro se tratase. Todos los desbordes desperdiciados de Layún, las ocasiones falladas ante Cillessen, fue un rosario de imágenes que recorrieron la pupila de los que minutos antes gritaban con cierta melodía el “canta y no llores”.

El resto fue pura inercia. Robben se dejaba caer en el área ante un pisotón de Rafa Márquez (según él no le tocó) y Pedro Proença decreta la pena máxima. Si lo hizo como retribución a los que anteriormente no pitó, escogió el peor momento.

Huntelaar desde el manchón de penal selló el pase de una Holanda que nunca logra convencer a la hora cero.

México puede marcharse con un gran dolor por su imposibilidad de supera esa barrera, pero seguros de haber superado todas las expectativas con que se llegó a Brasil.

Ficha del partido

2.Holanda: Cillessen; De Vrij, Vlaar, Blind; Verhaegh (Depay, 56’), De Jong (Martins Indi, 9’), Wijnaldum, Sneijder, Kuyt; Robben y Van Persie (Huntelaar, 76’).

1.México: Ochoa; Aguilar, Rodriguez, Márquez, Moreno (Reyes, 46’), Layún; Herrera, Salcido, Guardado; Peralta (Chicharito, 75’) y Dos Santos (Aquino, 61’).

Gol: 0-1. M. 48: Giovani dos Santos. 1-1. M. 88: Sneijder. 2-1. M. 92+’: Huntelaar, de penalti.

Árbitro: Pedro Proença, de Portugal. Mostró tarjeta amarilla a Aguilar (69’) y Márquez (92+’).

Incidencias: partido de octavos de final del Mundial disputado en el estadio Castelao de Fortaleza. 58.817 espectadores. Bastantes asientos vacíos.


Javier Montenegro

Amante del fútbol desde el 4 de julio de 1998 y escribidor del más universal hasta el último día...


Deja tu comentario

Condición de protección de datos