sábado, 18 de mayo de 2024

Bermoy sin medalla y… ¿la leyenda del Cristo?

La doble subcampeona olímpica se quedó por tercera vez consecutiva sin poder subir al podio en campeonatos mundiales de judo...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 28/08/2013
0 comentarios
Yanet Bermoy 000
Yanet Bermoy tendrá que esperar.

Empezamos a teclear sobre la actuación este martes de la destacada judoca cubana Yanet Bermoy (en definitiva séptima), en el Campeonato Mundial, que se disputa en Río de Janeiro. Y enseguida nos vino el recuerdo de una leyenda relacionada con esa muy famosa y bella ciudad brasileña.

Le pedimos autorización a los lectores de Cubahora para completar una breve digresión antes de entrar en el desempeño antes citado, para así tratar de crear las bases que permitan conocer mejor esta historia…

En el año 2007 estuvimos poco más de 15 días en la Ciudad Maravillosa, para reportar los XV Juegos Panamericanos. Entonces nos hablaron de la citada leyenda: “El que venga a Río, no vaya al Monumento de Cristo, y le hagan una foto adoptando la forma de la cruz… ¡no vuelve nunca más a Río!”.

Y en parte por su importancia, también como sitio turístico, y en parte por lo dicho, un grupo de colegas cubanos lo visitamos. Tan solo una oración más: estuve en el sitio, me hicieron la foto… y no he vuelto. Pero mantengo la esperanza.

¿SIGUIÓ LA TRADICIÓN?

Quizás Yanet Bermoy respetó esa visita. Estuvo allí, por citar solo tres ejemplos, en el Campeonato Mundial de 2007 (plata entonces en la división de los 48 kilogramos), los citados Juegos Panamericanos (oro), y el certamen que se desarrolla por estos días.

Ahora, en la Arena Maracanazinho, ahora lidiando en la categoría de los 52 kg., comenzó derrotando por Wazari a la belga Ilse Hielen (bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas, Grecia 2004).

Luego, en su segunda presentación, lo hizo por la misma vía contra la estadounidense Angélica Delgado.

Entonces le llegó un momento muy duro: la japonesa Yuki Hashimoto, quien la doblegó por Ippon. Bermoy iba ganando por Yuko cuando cerca de los tres minutos del comienzo intentó un ataque y fue inmovilizada, según escribió el colega Roberto Méndez, enviado especial de Jit.

La llegada al primer combate del repechage la llevó a otro traspié, también por Ippon, ante la alemana Mareen Kraeh (campeona nacional de 2011).

Las preseas en definitiva se las repartieron la kosovar Majlinda Kelmendi (oro), la brasileña Erika Miranda (plata), la japonesa Hashimoto (derrotada por Kelmendi), y la rumana Andrea Chitu (las dos últimas, claro está, merecedoras de bronces).

HORA DE PENSAR

Los antes mencionados no son los únicos méritos de la Bermoy: monarca en El Cairo, Egipto 2005; plata en Rótterdam, Holanda 2009; dos veces subcampeona en los dos últimos Juegos Olímpicos, los de Beijing, China 2008, y los de Londres 2012 (en 48 y 52).

A pesar de ese palmarés no escapa un dato interesante. Es el tercer mundial consecutivo en el que la Bermoy se va sin medallas, pues antes ocurrió en los Tokio 2010 y París 2011.

Sí, era una de las figuras claves de la tropa cubana.

Y luego de salir a los tatamis tres cubanas, los resultados pueden haber comenzado a preocupar al laureado entrenador Ronaldo Veitía, quien ahora seguirá confiando en el resto de su grupo, de forma especial en Idalys Ortiz (más de 78), brillante campeona en Londres 2012.

Los hombres disputaron las preseas en la división de los 66 kilogramos, las cuales merecieron el japonés Masashi Ebinuma, el kazajo AzamatMukanov, el también japonés Masaaki Fukuoka y el ucraniano Georgia Zantaraia.           

Se impone recordar, hablando de la sede, que el judo es uno de los deportes que más gustan en el llamado Gigante Sudamericano, y que acoge por tercera vez un mundial de este deporte, tras la edición inicial de 1965, y la ya citada de 2007.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos