martes, 23 de julio de 2024

Beisbolnovelas

Yulieski Gourriel, Metropolitanos, Juan Padilla y Lázaro de la Torre protagonizan algunos de los actuales culebrones en la pelota cubana vísperas del inicio de la Serie Nacional 52...

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 12/09/2012
4 comentarios
Yuliesqui Gourriel 0003
Yuliesky Gourriel protagonista de los dilemas actuales de la pelota cubana.

La passione por la pelota en esta terra nostra provoca miles de temporadas, capítulos, horas interminables de dramas, intrigas, belicosidades y triángulos “amorosos”, las más de las veces frívolos y con personajes inverosímiles, devenidos entretelones de los clásicos domésticos de béisbol.

Así se vuelve más llevadero ese barranco en el entretenimiento de los cubanos entre los mayos y noviembres, abierto por la ausencia de la Serie Nacional y a pesar de los compromisos internacionales, los campeonatos provinciales, el torneo de clubes campeones y de las otras competiciones que amenizan ese período.

Esta temporada han coincido en el éter tres culebrones. Tres digo, porque tres se “ven” y se comentan en el Cerro, no muy lejos del Latinoamericano, que es donde con más “novelevidentes” me he cruzado. Pero seguramente son más.

Uno, Secretos de Familia, ya concluyó, al parecer, sin un desenlace feliz para los protagonistas. Dígase, el clan Gourriel atribulado, imposibilitado como estuvo de mudarse de Sancti Spíritus a La Habana y, por tanto, de ver a Yulieski, su más talentoso pelotero, yayabero de cepa pura, Gallo de cresta y espuelas, trajeado con las franelas de Industriales, convertido en un León azul.

Fue un final abierto, dicho sea de paso. Por tanto no extrañará una segunda parte en el verano próximo.

Al unísono se vio La próxima víctima, cuya trama tiene elementos clásicos de tragedia, comedia, sainete, farsa, policíaco y suspenso. Se vio, se ve y ha desatado un fuego cruzado entre la pasión y el odio, dos sentimientos encontrados en ocasiones, armónicos en otras, originarios de muchos desvaríos en este deporte.

Aún, después de dos años de “trasmisiones”, está en el aire cuál de los 17 equipos, que ya se preparan para la Serie 52, será el sacrificado para establecer una estructura de 16 contendientes, número que condiciona cualesquiera de las variantes de calendario por las cuales se decanta la Federación Cubana de Béisbol.

¿Metropolitanos, Mayabeque, Artemisa, Isla de la Juventud, Holguín? Hay sospechas, muchas, pero saber, lo que se dice saber, no se sabe nada. Y, a diferencia de otras terminaciones, en ningún sitio web al que se pueda acceder hay trailer o sinopsis del final de esta historia.

El otro novelón no se ve en todo el archipiélago. Es privilegio exclusivo de los “novelevidentes” de La Habana, aunque se trata de una de las tantas versiones hechas a La cara oculta de la luna, que originalmente trata acerca de los muchos tejes y manejes, las muchas idas y vueltas que suceden alrededor o en nombre del nombramiento del director técnico del equipo Cuba.

Resulta que en el más reciente remake están en el vórtice de la escena las intríngulis e impudicias que han condicionado la designación de un director para Metropolitanos, selección comprendida aún en la estructura de la Serie Nacional.

¿Juan Padilla o Lázaro de la Torre? ¿El ex segunda base, ex DT de los escarlatas y ex DT de la selección nacional femenina, última en el reciente mundial para mujeres? ¿O el otrora lanzador, actual subcampeón provincial con el modestísimo Plaza de la Revolución y vigente monarca de la Copa Gran Habana con Constructores?

Son las interrogantes principales que mantienen en vilo a todos en La Habana y esperan por la acción de la Dirección de Deportes en la provincia.

Al principio, en el inicio mismo de la ecuación, hubo hasta cinco candidatos al puesto, y se rumora que más adelante, para ganar presencia en los medios, sorpresivamente, cual golpe de efecto para sacudir al “novelevidente”, otros dos pretendientes se sumarán a la carrera por el timón escarlata.

Pero está por ver. La hipótesis no pasa de ser otro rumor.

Hay posibilidades de que Metropolitanos deje de existir, por mucho que muchos defiendan su supervivencia, en nombre de su valor en la historia de la pelota cubana y del desarrollo de peloteros nacidos en el espacio más poblado del país. Es que, también, se exige la decapitación de los escarlatas porque lo consideran, no más, sucursal del muy amado y odiado Industriales.

De todo se puede esperar. Al fin y al cabo, los guionistas (dirección del béisbol en Cuba-dirección de deportes en La Habana) nos pueden sorprender. Al fin y al cabo, los realizadores de este y otros culebrones que (mal) entretienen a los cubanos por estos días, están vacilando en acordar cómo y cuándo poner el punto final.


Compartir

Rafael Arzuaga Junco

Se han publicado 4 comentarios


Regla Caridad Catalá Rivero
 14/9/12 9:47

El culebrón estuvo divertídisimo, ingeniosos y original. ya espero el final.

Juan Emilio
 13/9/12 11:12

Muy buena la historia. Esperemos el final. Gracias

Aída
 12/9/12 22:03

"en ningún sitio web al que se pueda acceder hay trailer o sinopsis del final de esta historia." jejejeje. Qué bueno! Me gustó el artículo mucho.

Armando
 12/9/12 22:01

jaja, está genial este artículo

Deja tu comentario

Condición de protección de datos