martes, 6 de diciembre de 2022

Béisbol en Tokyo 2020: ¿cerca o lejos?

Una de las propuestas que se veía venir por parte de los organizadores de los Juegos Olímpicos del 2020 deberá esperar hasta el 2016 para hacerse realidad...

Joel García León en Exclusivo 29/09/2015
0 comentarios

Luego de unificaciones en una sola Confederación (Béisbol-Sóftbol), un amplio despliegue comunicativo internacional y el otorgamiento de la sede olímpica del 2020 a la capital japonesa, la noticia era solo cuestión de horas y el Comité Organizador de Tokyo la confirmó este 28 de septiembre con la petición de incluir cinco deportes adicionales al programa competitivo, entre ellos el béisbol.

El filón se produce aprovechando la sombrilla de la Agenda 2020, aprobada en 2014, y que permite a cada país solicitar al Comité Olímpico Internacional (COI) la aprobación de algunas disciplinas cercanas a sus tradiciones como país o respondan a valores del movimiento olímpico, sobre todo en función de la juventud. Todo eso sin que se altere el número de deportistas (10 500) para la máxima cita cuatrienal.

Dentro de los argumentos que favorecen la postulación del béisbol para los hombres y el sóftbol para mujeres está la práctica de ambos deportes en 140 naciones, con más de 65 millones de personas; lo inmensamente popular que es en Japón; los estadios de categoría mundial con que cuenta el país del Sol naciente para el torneo, así como lo atractivo que sería para la publicidad de empresas o negocios locales.

Otro argumento de peso, bajo el enfoque continuo de flexibilidad, innovación y juventud que ha pedido el COI a las sedes, radica en que el béisbol-sóftbol refleja la cultura deportiva de Tokio y de Japón, al tiempo que son muy seguidos por los jóvenes.

Sin embargo, lo cierto de toda la propuesta es que en agosto del 2016, durante la Sesión del COI en Río de Janeiro, se definirá si son dos, tres, cuatro o los cinco deportes los que finalmente se incluyan en el programa, aunque algunas autoridades olímpicas dejaron entrever en más de una reunión de la Agenda 2020 que serían apenas dos nuevas entradas, es decir, se llegarían a 30 deportes dentro de unos Juegos Olímpicos.

Además del béisbol-sóftbol, los japoneses están proponiendo kárate, skateboarding (patinaje), escalada deportiva y surf. ¿Por qué propusieron tantos? ¿No debieron quedarse quizás con el béisbol y el kárate, de más amplio arraigo cultural incluso entre sus pobladores? ¿Fue un golpe para quedar bien con más federaciones deportivas?

La estrategia parece acertada en tanto eran ocho las federaciones deportivas que habían pasado el primer examen en junio del 2015 ante el COI. Escoger cinco (quedaron fuera Bowling, squash y wushu) ofrece una mayor oportunidad de que sean aceptados los 18 eventos o juegos de medallas que se pondrían en disputa, en tanto el número de atletas involucrado serían 474. De recortarse la lista, el béisbol y el kárate parecen llevar la delantera tanto en la aceptación de los decisores como de los medios de comunicación.

En el caso específico del béisbol, el Comité Organizador de Tokyo 2020 está proponiendo seis equipos de 24 jugadores —un conjunto por continente más los anfitriones o aplicar alguna clasificación para reunir a lo más selecto—, con una duración de seis días. Por supuesto, sería una ronda de todos contra todos, más final entre los dos primeros.

De cualquier manera, y no por esperada, este primer paso de Japón reconforta a muchos. A partir de los esfuerzos de Cuba y de muchas naciones de América, Asia y Europa, el posible retorno del béisbol al programa olímpico está cada vez más cerca. Luego tocará la batalla de mantenerlo y con jugadores de la mayor calidad, pues que se incluya como adicional en el 2020 no garantiza su presencia en la cita del 2024, en una ciudad aún por elegir.

La historia reserva para nuestras selecciones tres títulos en cinco apariciones oficiales del béisbol en Juegos Olímpicos (Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Atenas 2004), así como dos platas (Sydney 2000 y Beijing 2008). Y de aprobarse saldrá nuevamente como una de las candidatas a animar la lid de las bolas y los strikes, celebrada por vez primera con carácter de exhibición o demostración (así se decía entonces) en 1904, en la tercera edición de los Juegos Olímpicos de Sant Louis, Estados Unidos.

Bienvenida la noticia. El camino se acorta para lograr un retorno a medias, pero retorno al fin y al cabo. 


Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos