martes, 21 de mayo de 2024

Baloncesto en Cuba: sin cambios en la élite

Aunque deslucido y falto de competencia real, el Torneo Nacional Ascenso es necesario...

Julio Batista Rodríguez en Exclusivo 01/09/2014
0 comentarios

El cierre del Torneo Nacional del Ascenso (TNA) no tuvo sorpresas, al menos no muchas, y el evento clasificatorio para la próxima Liga Superior de Baloncesto (LSB) terminó siendo la reafirmación de que existe una brecha amplia entre los elencos ya establecidos y aquellos que aún no consiguen —siquiera— estar al nivel del TNA.

En Cuba esta lid se ha convertido en un certamen de protocolo, en el cual pocas veces conseguimos sorprendernos. Dividida en tres zonas apenas logra mantener la ilusión de una lid nacional, pero que apenas roza lo regional y con amplias dosis de desnivel.

Para algunos planteles el TNA es la oportunidad de jugar al menos una vez al año con algún rival de respeto; para otros, no pasa de ser un entrenamiento sin demasiada resistencia por parte de sus oponentes de turno. Sin embargo, por deslucido y falto de competencia real, el TNA no deja de ser necesario.

Es cierto que a Ciego, Capitalinos y Camagüey bien podríamos exonerarlos de esta pretemporada clasificatoria. Todos saben, incluidos sus rivales, que estos tres solo discuten en serio entre ellos. El resto del tiempo lo dedican a flotar sobre unas victorias fáciles y que los hacen ver poco agresivos por no emplearse a fondo.

En el Occidente del país, los habaneros dominaron sin contratiempos con amplio balance de nueve victorias y una sola derrota, esta última más atribuible al exceso de confianza que a las posibilidades reales de su victimario. Por la misma zona también clasificaron Artemisa y Pinar del Río, dos conjuntos que finalizaron con idéntico performance de 7-3.

Por el Centro nadie puso en duda la supremacía de los ocho veces campeones de la LSB, los Búfalos Avileños, plantel que avanzó a la principal cita de la especialidad en Cuba escoltado por sus eternos rivales de Camagüey. Este es quizás el bloque menos nivelado del TNA, pues junto a agramontinos y avileños se ubican los espirituanos y villaclareños.

Villa Clara fue una plaza fulgurante delbasket cubano, pero ha decaído visiblemente en los últimos tiempos hasta no incluirse en el listado de ocho equipos que disputarán la corona a partir del 13 de enero del 2015. Por su parte, Sancti Spíritus poco o nada ha podido hacer hasta el momento entre los hombres.

Ya en la zona oriental, Santiago de Cuba volvió a imponer su paso y culminó en la cima de la tabla; sin embargo, la gran sorpresa del Este fue Las Tunas, plantilla que por primera vez estará en la Liga y desbancó del segundo puesto a Guantánamo. Los guantanameros finalmente avanzaron a la LSB como uno de los mejores terceros lugares, pero lo interesante es que prescindieron de los servicios de algunos de sus otrora estelares, como Roberlandy Castillo y Elvis Pons, quienes oficiaron como tuneros en esta ocasión.

Solo se extrañó —entre todos los participantes— la ausencia en la venidera LSB de Matanzas, uno de los animadores históricos de esta lid, aunque seguramente algunos de sus jugadores reforzarán otras nóminas de cara a la máxima cita de las canastas en Cuba.

Más allá de las clasificaciones poco podría sacarse en claro de este TNA, que tuvo poco brillo —como media— y menos repercusión. Cuando suenen los primeros silbatazos de la LSB el próximo enero veremos si Capitalinos mantiene ese paso arrollador, si Ciego de Ávila consigue retener la corona o si los camagüeyanos finalmente consiguen un cetro que les ha sido esquivo.

Eso sí, no pretendamos quimeras, en Cuba existe una élite bien definida dentro del basket, un selecto grupo de equipos que han dominado a su antojo y que no se dejarán sorprender por advenedizos en su camino por mantener la hegemonía cultivada durante más de una década. Por ello, a pesar de que el TNA no podría considerarse medidor para la calidad de ningún plantel, las sorpresas en el baloncesto doméstico son cada vez más escasas.


Compartir

Julio Batista Rodríguez


Deja tu comentario

Condición de protección de datos