viernes, 2 de diciembre de 2022

Bajo el sol y sin estrellas

La segunda fase del campeonato élite de béisbol empieza este domingo con muchas dudas y expectativas, y la mirada moviéndose los primeros días entre Cuba y Asia...

Norland Rosendo González en Exclusivo 27/10/2019
0 comentarios
Las Tunas
Por su experiencia, Las Tunas, es uno de los que mejor luce para volver a los play off

Con menos estrellas, eso sí, pero con las mismas ganas, empieza una de las más (o la más) polémicas segundas partes de la temporada cubana de los últimos años. Como si fuera un compromiso, no más. Por Asia andan 28 de los mejores en son de pesca. Lo mismo les viene un ensarte de buenas jugadas y decoro, que enganchar el único boleto para el equipo de América de más linaje en el Premier 12. Aquí, el domingo,bajo el mismo sol de agosto, aún, los seis conjuntos sobrevivientes buscarán no dejarse pescar por la opacidad y salvar, hasta donde sea posible, el espectáculo.

Todavía se habla del programa para la solicitud de los refuerzos. Si ese es el avance, no quiero ver la película, me comentó un vecino apenas regresé de Camagüey, sede virtuosa para las Estrellas del béisbol cubano.

No fue un buen show, que debió serlo. Ni pensado. Ni ameno. Simplemente, no fue. Se salvan, solo, las listas de refuerzos y suplentes.

Pero dejemos esa historia ya sin solución, solo queda la moraleja, la expectativa para el próximo año, y la vergüenza, ajena y propia, porque el béisbol cubano no merece esos desplantes, esa ausencia de etiqueta y luz. Vayamos a la segunda fase del campeonato, que ya arranca también con polémicas.

Si no hay un imprevisto, de esos que se llaman ciclones tropicales y pululan por estos meses, la postemporada podría estar pegándose más de la cuenta a la gira internacional del campeón para gestionar el visado que le abra las puertas de Puerto Rico para la Serie del Caribe. Por culpa de Trump que congeló los trámites consulares en su embajada en La Habana. Todo fuera tan normal… al menos en eso.

La vida es tan terca. Los organizadores del campeonato desestimaron la propuesta de recortarle un tercio al calendario y esperar por el regreso del Cuba para reanudar la serie, y ahora, por fuerza mayor, están buscando consenso (si unanimidad, mejor) para meterle un tijeretazo a la postemporada, lo más bonito de la pelota cubana.

La final ni la toquen, dijeron todos. Con la semifinal, bueno… dejémosla en cinco juegos a lo máximo, ya no será igual, ni táctica, ni estratégica, ni emocionalmente. Ni las taquillas tampoco. Serán unos play off muengos. Solo dos jueguitos, alegan los defensores. Hubiera clasificado tres veces más a la final Víctor Mesa, ripostan los detractores.

Esta, dicen, va a ser la última serie con el actual formato. Que sea, también, la última de improvisaciones y de «dije digo donde dije Diego». Seamos serios.

De los conjuntos no vamos a especular ahora. Hay que esperar a que avance algo el campeonato para valorar los aportes de los fichajes. Todos los mentores salieron satisfechos con las adquisiciones; unos más, otros menos blindaron sus vulnerabilidades. Queda ver si funcionan, si se integran, que no todo es el terreno, en el clubhouse y en el hotel suceden cosas, se definen las dinámicas grupales, las sinergias, en fin, los equipos. Tanto se resolvería con profesionalidad, que no es profesionalismo.

Por su experiencia, Las Tunas, el rey vigente —y  hermetizada su línea central alrededor del segundo saco, la misma fórmula que los llevó a ganar su primer campeonato—, es uno de los que mejor luce para volver a los play off.

Por su historia, Industriales, más fiero que un león en los juegos de sí o sí, podría ser más que lo que dice conservadoramente su mentor, quien no quiere comprometerse, de palabras, con un cupo en la semifinal, pero no lo disimula en los gestos, en los ojos. Tiene equipo para llegar.

Ambos empiezan a jugar entre ellos. Una subserie que algunos quisieron en los comodines y otros le rezan a Santa Suerte para que los cruce lo mismo en el play off de 5-3, que en el de 7-4. Hay rivalidad y morbo. Los tiempos cambian, ya no solo es un asunto de cuatro: Pinar del Río, Industriales, Villa Clara y Santiago de Cuba. Sume a Ciego de Ávila y los Leñadores. Qué bien. Presumo que el Latino empezará esta etapa como despidió la pasada, bastante lleno, y además con el techo nuevo estirado por la banda derecha, un regalo azul para la #Habana500.

Dije que hoy no iba a hacer pronósticos y ya solté par de nombres. De los demás, que no estuvieron el año pasado en esta instancia, un Matanzas con Gracial, el MVP de la Serie de Japón, el Grillo Arruebarrena y el tándem Yera-Freddy Asiel, no hay que decir más…

Cienfuegos es una manada con apetito de Elefante y un Blanco duro de matar cuando está en el box. Santiago de Cuba muestra músculos y empuje, y buscó ahora hombres más que nombres. Y de Camagüey, esperemos que la ausencia de su mentor, su capitán, uno de sus entrenadores de pitcheo y tres lanzadores no sean un hueco por donde se precipiten irremediablemente. Sería lamentable, una consecuencia, adelanto, de no haber parado la competencia mientras dure el Premier 12 para la selección cubana.

Les dejo el calendario y la tabla de posiciones aquí. Recuerde que esta vez se arrastran todos los resultados, aunque los equipos, después del blindaje, sean otros.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos