domingo, 27 de noviembre de 2022

Ardiente el contexto liguero de baloncesto

Los villaclareños pretenden finalizar la etapa con la misma cantidad de juegos ganados y perdidos de la anterior edición...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 04/04/2019
0 comentarios
Villa Clara vs Santiago de Cuba-Liga Superior de Baloncesto

Por muchas razones existen majestuosas instalaciones edificadas como prueba de amor. Una conducta similar deberán mostrar, a partir de esta semana, los elencos de muchachas y varones involucrados en las Ligas de Baloncesto (LSB).

El ambiente liguero se enrareció justo cuando la liza anual cumplió la mitad de la ronda preliminar. Y parece que en este nuevo segmento las cimas cambiarán de dueño en reiteradas ocasiones. Por ejemplo, los villaclareños pretenden finalizar la etapa con la misma cantidad de juegos ganados y perdidos de la anterior edición (13V-8D).

El calendario, a partir del 2 de este mes de abril, les depara ser anfitriones frente a Guantánamo, Capitalinos y Artemisa. Y visitar la duela de agramontinos, matanceros y espirituanos. Para algunos tendrán respiro en los últimos encuentros: Matanzas, Artemisa y Sancti Spíritus. A mi modo de ver, depreciar a esos contendientes es un grave error.

Los observadores los sitúan ahora en otro grado de peligrosidad. Tanto ellos, como los otros elencos involucrados en la disputa anual han mostrado el empuje requerido para desbancar los sueños de un campeón defensor. Aún la nostalgia permanece distante de los seguidores de los elencos de muchachas. En la primera parte los uniformes más perceptibles lo vistieron las selecciones de Guantánamo, Capitalinas y Sancti Spíritus, el líder en la pasada edición.

Las muchachas de la tierra del río Yayabo tienen que desbrozar un duro camino. Pero en casi todas las oportunidades competirán en cancha propia, la sala Yayabo. Visitarán a las vueltabajeras 5 y 6 de abril. Después recibirán, por el orden, a las santiagueras, guantanameras, avileñas y villaclareñas.

En este momento resulta un suicidio revelar los combinados que accederán a los tramos definitorios de las LSB. Porque la mayoría de los integrantes de los bandos inmersos en las porfías conocen el camino para el éxito total, o el del podio, pues, en su día han liderado alguna versión del certamen.

Sin dudas, los eventos caseros propician, desde las primeras fechas, una mayor incidencia positiva en el ulterior quehacer de los jugadores y jugadoras sobre los parqués foráneos. La comisión técnica de la federación cubana (FCB) mantuvo la despedida mediante play off. Y ese criterio favorece al empeño de tener un equipo nacional integrado por hombres o mujeres curtidos.

La semifinal de las damas (del 23 al 29 de abril) está pactada a cinco cotejos. El adiós concluirá tras igual cantidad de desafíos, del 2 al 8 de mayo. La penúltima etapa para los caballeros terminará en cinco choques (del 23 al 29 de abril) y el colofón surgirá luego de siete tardes o noches, del 2 al 11 de mayo,

Los analistas tampoco refutan que los seleccionados distinguidos responderán a reclamos insoslayables: trabajar duro y con dedicación sobre las duelas; obviar el envanecimiento porque separa al alma de las vigorosas acciones; y demostrar que los grandes equipos convierten la adversidad en una virtud.

A PROPÓSITO…

Quedan algunos temas por resolver para incluir en la categoría de espectáculo a los foros instaurados en 1993 para los varones, y 2010 las hembras. Uno importantísimo está solucionado. Casi todos los conjuntos exhiben los uniformes del color que siempre identificó a sus terruños.

 Ya en los próximos encuentros del actual ciclo los competidores, y sus fans se referirán a ese detalle como parte de un pasado. Empero nada se divulga acerca de la celebración del Juego de la Estrellas. Estimado lector, ¿será esa necesidad un misterio, o un anuncio, resguardado en la oficina secreta bajo la codificación hasta más ver?


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos