jueves, 8 de diciembre de 2022

Aquí el que batea gana, lo demás ¿poco importa?

En el campeonato cubano los valores de la ofensiva están muy por encima de la media de las ligas internacionales, pero allá se producen más jonrones...

Norland Rosendo González en Exclusivo 04/09/2018
0 comentarios
Stayler Hernández
El industrialista Stayler Hernández es el líder de bateo del campeonato.

Otra subserie quedó atrás en el calendario de la primera ronda de la temporada cubana de béisbol y se mantiene la tendencia de que con bateo se gana más que con pitcheo y defensa juntos. Es un campeonato eminentemente ofensivo, con valores muy por encima de la media de los principales circuitos extranjeros. Sin embargo, Cuba anda por un rumbo y el mundo por otro en cuanto a cómo entender el ataque.

Con un cuerpo de lanzadores al que le falta solamente Noelvis Entenza, quien está finalizando su contrato en la liga intercondados de Ontario, en Canadá, el entrenador principal del pitcheo de Industriales, José Elosegui, ya tiene una avenida abierta entre el banco y el box, y le queda todavía muchísimo «vete y vira», mientras su equipo no ha salido nunca de la zona de clasificación y se ubica, incluso, entre los de mejores condiciones para avanzar de manera directa a la segunda ronda del torneo.

Ni su pitcheo (4.78) ni si defensa (.960) aparecen entre los primeros de la serie, pero su bateo es el de mayor average (.344), con un promedio de embasados de .423 y también descuella por su poder: .479 de slugging.

Tienen un diferencial de carreras de +26. Los rivales se dan banquete con el pitcheo de los Leones, al cual le han marcado 98 veces, pero estos han ripostado pisando la goma en 124 ocasiones. Aún permitiendo tantas carreras por juego (6.00), los Azules ganan, aunque en las gradas del Latino a más de uno le duela el pecho en los finales de partidos.

Demasiado se batea en la actual temporada cubana de béisbol. La media del campeonato es .280, con un promedio de embasado de .366. En las Grandes Ligas esas mismas estadísticas tienen valores más discretos (.250 y .318), pero el poder sí es mayor en la Gran Carpa (.417 por .392 en la serie nacional).

Lo más lamentable es que eso puede resultar un espejismo, pues nos creemos que somos los bárbaros con el madero en mano y cuando las selecciones nacionales salen a jugar al extranjero se topan con un pitcheo que no los deja sonar batazos a diestra y siniestra.

Pero volvamos a la pelota de casa. Los bicampeones de Granma, que estuvieron en la retaguardia de la tabla de posiciones, ya han recuperado el paso, gracias al retorno de Roel Santos y Yoelkis Céspedes a la alineación, tras sufrir sendas lesiones que comprometieron sobremanera el rumbo de los Alazanes, quienes saben que sin ofensiva no llegan lejos, pues su pitcheo es de los peores.

Los dirigidos por Carlos Martí están pegados a la zona de clasificación para los play off de comodines. Saben que una vez allí sus opciones se multiplican por diez como el año pasado, debido a que para entonces ya contarán con su as del montículo Lázaro Blanco, y ese deja en blanco los sueños de cualquier adversario, y más ahora que anuncia la incorporación del Split a su repertorio.

La tanda de los Alazanes tiene una línea ofensiva de .262/.354/.336, mientras su pitcheo es de los menos efectivos con promedio de carreras limpias de 5.98; la defensa que fue una de las más herméticas en temporadas anteriores, ahora no ha sido igual de segura (.972). En el caso de los granmenses, ha sido tan errático su pitcheo, que su bateo por mucho que haga no garantiza los éxitos.

Tienen también promedios ofensivos por encima de la media del campeonato Camagüey (.303), el líder Ciego de Ávila (.280), Santiago de Cuba (.288), Sancti Spíritus (.290), Holguín (.293), Artemisa (.338) y Las Tunas (.282). Todos se ubican en zona de clasificación o rozándola, en un certamen donde no hay nadie escapado.

Villa Clara, alojado al término de la sexta subserie en el tercer lugar, lo más probable es que sufra mucho para incluirse entre los ocho punteros, pues su bateo es el segundo más pobre de toda la campaña. Su diferencial de carreras es muy ajustado (+8), debido a que han anotado 62 y permitido 54, hasta la subserie frente a Mayabeque.

La ofensiva de Villa Clara necesita mucho del aporte del joven Norel González (Foto: Ramón Barreras/ Vanguardia).

Sin embargo, en esta serie las predicciones están siendo superadas brutalmente por la realidad. Pongamos un ejemplo, durante la pretemporada se hablaba mucho de la proyección del pitcheo de Camagüey, con jóvenes muy prometedores. Sin embargo, hasta ahora ha sido el bateo lo que más ha sobresalido en los Toros de la llanura. 

SUBSERIES QUE COMIENZAN Y EL PRONÓSTICO DE CUBAHORA (ENTRE PARÉNTESIS)

LTU-IJV (1-2)

GRA-MAY (2-1)

CAV-SSP (2-1)

IND-CMG (2-1)

MTZ-HOL (1-2)

PRI-SCU (1-2)

ART-GTM (2-1)

VCL-CFG (2-1)


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos