jueves, 1 de diciembre de 2022

Atletismo cubano: marcas que desafían

Hasta los más escépticos dudan que la actuación de Cuba en el atletismo deje de propiciar sonrisas a la afición y a los directivos del deporte en Cuba....

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 24/11/2014
0 comentarios

Durante las décadas de los años 80 y 90 surgió un brote de insospechados resultados, que constituyeron límites en las pruebas de campo del deporte rey. Muchas de esas marcas, especialmente las de lanzamiento, perduran y desafían seriamente a los integrantes de la nueva hornada de competidores que busca conquistar el sitial más visible de su especialidad.

Muchos exponentes del atletismo en Latinoamérica y el Caribe formaron parte, de manera acentuada, de aquel suceso y, por eso, varios alcances de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe pertenecen a los de primer nivel.

CUBA…

Por supuesto, los talentosos exponentes cubanos de esas lides tuvieron la colaboración de técnicos europeos y, al poco tiempo de ejercitación, se adjudicaron apreciables distancias. Por esa razón, ellos dejaron fuertes huellas en varios de los recintos donde se efectuaron versiones de la cita multidisciplinaria regional más añeja del orbe. Ocupan la proa desde entonces y sus límites son de tal envergadura que, actualmente, sirven para acceder a puestos élites de importantes lides.

El predominio del país es ostensible, porque nuestros paisanos lideran casi todas las modalidades. Javier Sotomayor, plusmarquista mundial, tanto al aire libre como en pista cubierta, posee el mejor performance del encuentro: 2.37-Maracaibo 1998. Con un salto de ese rango, el británico Robert Grabarz y el chino Guowei Zhang terminaron, respectivamente, en la octava y novena posición, allá en el campeonato mundial celebrado en Moscú, 2013. El saltador de altura de la región con mayor resultado en este segundo lapso del ciclo es el azteca Edgar Rivera, con 2.28 metros.

La dama con la hegemonía es Leven Spencer (LCA-1.94-Mayagüez 2010). Tiene ahora un hacer de 1.95 metros. La española Ruth Beitia, la rusa Anna Chicherovay la sueca Emma Green Tregaro pasaron el listón situado a 1.97 metros en la capital euroasiática y llenaron los espacios del tres al cinco.

El límite en salto con pértiga corresponde al mexicano Giovanni Lannaro (5.60-Mayagüez 2010). Con esa altura, el chino Xue Changri finalizó en el escaño doce en la pasada reunión universal. El hombre del año en nuestra área geográfica es nuestro coterráneo Lázaro Borges, con idéntica cifra. Su marca personal es de 5.90 metros, alcanzada en la liza del planeta escenificada en Daegú, Sudcorea, en 2011.

En el sector femenino también cambiará la preponderancia. La nota de Keisa Monterola (VEN-4.20-Mayagüez 2010) pasará al olvido. Ahora la dueña de las mejores alturas es Yarisley Silva, subcampeona olímpica de Londres, en 2012, que computa 4.70 metros en la temporada. La pinareña sobrevoló la varilla a 4.82 —tercer lugar— en la última urbe mundialista.

Por primera vez en la historia de lides mundiales, México accedió al podio en salto de longitud. Luis Rivera llegó hasta 8.27 en Moscú y alcanzó el tercer peldaño. Él se adjudicó 8.24 hace unos meses, antes de lesionarse, y encabeza el ranking. Todavía debe entregarse más al trabajo. Iván Pedroso (8.45-Maracaibo 1998) sigue en la cima.

Rondha Watkins (TTO-6.67-Mayagüez 2010) ostenta el desafío para las damas. La asecha Blanca Stuart, Bahamas, que adquirió ese mismo alcance.

Las barreras impuestas por Yamilé Aldama (14.34-Maracaibo 1998) y Yoandri Betanzos (17.46-Cartagena de Indias 2006) serán franqueadas. Entre los protagonistas aparecen los cubanos Ernesto Revé (17. 58) y Lázaro Martínez (17. 24), y la colombiana Catherine Ibargüen, líder de la pasada cita mundial, con 14.85; y del planeta con 15.31 metros.

EN LANZAMIENTO

Parece que en el futuro cambiará la correlación de fuerzas. Arrollar será una exigencia muy alta para los cubanos, porque los integrantes de otras selecciones crecen en ese sector.

Los balistas María Sarría (CUB-19.36-La Habana 1982) y Yoger Medina (VEN-19.63-San Salvador 2002) cierran el paso a sus homólogos. Pero, entre otros, ya podrán abrir esas puertas Cleopatra Borel-Brown (TTO-19.10) y Dayne Richards (JAM-21.61). La china Ling Li concluyó sexta (18.39) en la localidad euroasiática. Con resultados inferiores finalizaron en onceno y décimo segundo peldaño, respectivamente, los checos Antonín Zlsky (19.54) y Martin Stasek (19.10 metros).

 Muy pocas veces, por no decir nunca, los discóbolos han sido aventajados. Los récords son un tanto viejos: María Betancourt (63.76-La Habana 1982) y Luis Mariano Delís (70.20-La Habana 1982). Con esos disparos todavía es posible aspirar a lugares destacados en competencias de primer nivel. Ganaron en Moscú: Robert Harting (ALE-69.11) y Sandra Perkovic (CRO-67.99). Allí mismo, la china Jian Tan fue sexta con 63.34 metros. Los gigantes del área en estos momentos son Frederick Andray (JAM-66.75) y la cubana Yaimé Pérez, con 66.03 metros.

La historia de la jabalina en los CAC es parte del quehacer de estos competidores: María C. Colón (CUB-67.00-Santiago de los Caballeros, 1986) y Guillermo Martínez (CUB-84.91-Cartagena de Indias 2006).

Con los rendimientos mencionados, esos colosos hubiesen conquistado, por el orden, los puestos cinco y dos en la cita del orbe 2013. Allí tiraron Roman Avramenko (UKR-82.05) y la australiana Kimberley Mickle (66.60). En el panorama de esta parte del mundo, ahora también brillan Flor Ruiz (COL-60.59) y Keshorn Walcott (TTO-85.77).

En la prueba de lanzamiento del martillo, las metas pertenecen a Yipsi Moreno (CUB-70.22-Cartagena de Indias 2006) y Alberto Sánchez (CUB-74.25-Maracaibo 1998). Con esos disparos él hubiese sido finalista en la pasada lid planetaria, Yipsi no. Allá el ruso Sergei Litvinov lanzó 75.90 y se adjudicó el onceno lugar. Gulfiya Khanafeyeva lanzó 71.07 y terminó en el escaño doce.

Los representantes del campo proporcionarán muchas sonrisas a la afición y a los directivos del deporte en Cuba, pues su capacidad es de apreciado rango. Por esa razón hasta los escépticos dudan de que suceda lo contrario.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos