jueves, 23 de mayo de 2024

¿Alguien estaba dormido?

¡Hubo dos combates muy interesantes de lucha grecorromana!...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 20/02/2019
0 comentarios
Ismael Borrero
Una foto histórica de Ismael Borrero (cuando en Río 2016 se convirtió en campeón olímpico)

No puede negarse: quizás hubo algún ligero bostezo durante la primera media hora de las finales. Pero enseguida llegaron dos combates… ¡qué despertaron a todos! Sí, nos referimos a lo ocurrido durante la discusión de las medallas en el 52 Torneo Internacional de Lucha Grecorromana Granma, en el majestuoso coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana. Allí, de martes a viernes, el Cerro Pelado abrirá un espacio para los de la libre.
Casi enseguida vamos a referirnos a esos dos grandes combates…

Y si hablamos, o más bien escribimos, de medallas se debe apuntar que los de casa ensartaron las de oro en las seis divisiones olímpicas (la séptima correspondió a los alemanes), lo cual es algo bueno y no tan bueno… Es verdad: por un lado mostró otra vez la fuerza de nuestro país en esta modalidad, en la cual no es permitido agarrar por las piernas. Y por el otro, menos medallas de oro parece ser una señal inequívoca de una mejor calidad de la competencia.

Esta vez los tradicionales torneos internacionales Granma-Cerro Pelado trajeron al Coliseo a luchadores de nueve países: Francia (con su equipo nacional), Alemania (los elencos menores de 23, y juvenil), Estados Unidos (de reconocida fuerza tradicional en la libre), Colombia, México, República Dominicana, Honduras, Marruecos, y, por supuesto, Cuba.

PRIMER PELEÓN

Hay divisiones en las cuales hay una gran rivalidad en casa. Sí, más de un hombre con la disposición y las condiciones necesarias para ser el número uno del país. Sí, el representante este año a los Juegos Panamericanos, o a los campeonatos mundiales. Una de ellas es la de los 60 kilogramos. ¿Los dos finalistas? Luis Orta y el más veterano Javier Duménigo. Quiero recordar, como unas curiosidades, que Duménigo salió al colchón con trusa roja (que le tocaba), un vendaje medio aparatoso en la cabeza y uno de los pómulos cubiertos (que le habían tocado). Ah… y que también, al parecer, trató de meter su cabeza en contra de Orta, lo cual, al reincidir, llevó a que lo penalizaran con un punto que fue decisivo.


Orta, campeón de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, y con participación posterior en Alemania en el final de la Bundesliga, se puso rápido delante 1-0. Duménigo, medallista de bronce hace unas semanas en la Copa Takhti, logró impedir, con una muy buena defensa, después de haber sido apresado, que aumentara la cerrada ventaja. Y… llegó a empatar (1-1). Entonces fue cuando su lesionada cabeza no fue una buena cabeza, pues se consideró la metía para golpear al rival, y terminó siendo penalizado para el definitivo 2-1. Hasta ese momento el duelo Orta contra Duménigo había sido, por mucho, lo mejor de una velada en la cual se debe haber escapado algún que otro bostezo.
“Hubo algunas imprecisiones arbitrales, pero no importa…”, dijo Orta.

SEGUNDO PELEÓN

Y, de esa forma, con todos bien despiertos, entraron a los colchones los que protagonizarían el otro gran duelo. Uno fue el atrevido francés Yasin Ozay, de solo 24 años de edad, bronce en el mundial juvenil de 2014, oro en los Juegos Mediterráneos de 2018. El otro, el cubano Ismael Borrero, de 27, campeón mundial de Las Vegas 2015 y olímpico de Río 2016, entonces en la división de los 59 kilogramos, y desde poco después en la de 67, en la que se fue sin medallas en los campeonatos mundiales de Budapest 2018, y en la cual se asegura obtendrá también grandes resultados. Ozay, como ya dijimos, es atrevido. Se olvidó de los méritos de Borrero. Le fue para arriba al lío… Llegó incluso a estar ganando (1-0). Y digo más: a tener el agarre adecuado para realizar lo que podría haber sido una gran proyección. La comenzó (¡me imagino que con Borrero sorprendido y medio asustado!). Pero no la pudo completar. Y cayó debajo de espaldas. Eso no lo perdona un extraclase como el cubano. Aprovechó y completó pegada. “Era un contrario difícil. Aquí no había nadie fácil”, dijo Borrero.

ALGO MÁS

Los otros cuatro campeones cubanos, en divisiones olímpicas, fueron Ariel Fis (77), Antonio Durán (87), Gabriel Rosillo (97) —nominado como el más destacado—, y Oscar Pino (130), el hombre que ha ganado un par de medallas de bronce en dos mundiales, aprovechando los descansos planificados del casi invencible Mijaín López (tres veces campeón olímpico).
Y en la no olímpica, en este caso la de los 72, subió a lo más alto del podio el alemán Anthony Sanders.
Los de casa, además de las seis de oro, terminaron con dos de plata y cuatro de bronce.


Ah… los luchadores cubanos del estilo grecorromano tienen un propósito importante de cara a los Juegos Panamericanos de Lima 2019: ¡ganar cuatro medallas de oro!


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos