jueves, 1 de diciembre de 2022

Alegría naranja en un batazo muy largo (II Parte)

La 52 Serie Nacional dejó apertura, revisión por dentro y sobre todo un camino de renovación para los 16 equipos involucrados...

Joel García León en Exclusivo 21/06/2013
1 comentarios
Villa Clara Campeón de la SNB 03
Villa Clara, como campeón de la 52 SNB asistirá a Serie del Caribe, Isla Margarita 2014.

Si la memoria no traiciona en el futuro, la temporada 52 de la Serie Nacional pasará también a la historia como la pionera de una gran apertura al béisbol internacional, pues el campeón Villa Clara, se convertirá en el primero que participe en una Serie del Caribe desde la ausencia de 1960, en tanto no pocos jugadores pasaron a desempeñarse en ligas profesionales de otras naciones tras el cierre de la temporada.

Y esto, no por añorado, deja de ser un punto favorable en la temporada, como lo fue también el Juego de las Estrellas, a mitad del camino, pues el equipo ganador (Occidentales) ha sido anunciado —aún sin confirmar— que nos representará en el venidero torneo de Holanda, bajo la dirección del espirituano Yovani Aragón.

Sin embargo, a esos vientos favorables desde el punto de vista internacional le deben acompañar en nuestras series nacionales un mejor trabajo de los árbitros, mayor disciplina dentro del terreno, más aplicación de la ciencia y la técnica en el accionar colectivo, así como un espectáculo que involucre a todos los actores de una temporada beisbolera.

Vayamos por parte. Es cierto que los árbitros cuando salen al terreno tienen igual o más presión que los jugadores por hacerlo bien. También admitimos que son humanos y pueden equivocarse. Pero lo que no compartimos, ni compartiremos jamás, es la idea que sus pifias definan partidos, que sean reiteradas en todo el campeonato y solo se tomen medidas cuando sean escandalosas o salgan por la televisión.

Se impone revisar la ubicación de los árbitros en cada base cuando hay jugadas cerradas, específicamente en segunda y tercera; hay que acabar de especializar a estos hombres de negro por posiciones (no todos pueden estar detrás de home), al tiempo que para los play off  se impone escoger no solo a los de mayor excelencia, sino también a los más experimentados. No poco colegas extrañamos a Omar Lucero, todo un maestro del arbitraje.

La disciplina de nuestros peloteros tuvo que ver mucho con el aspecto anterior, pues no pocas expulsiones fueron en protesta por decisiones arbitrales, algo que no tienen justificación y que pudiera contenerse si se aplica algún tipo de sanción o multa más fuerte, tal y como sucede en otras ligas del mundo.

Pero la disciplina también implica jugar con más entrega y dedicación. Todavía hay partidos demorados en el tiempo porque no todos los jugadores entran o salen corriendo del terreno entre inning. Fue visible en muchos equipos que las jugadas de corrido y bateo no salen por falta de entrenamiento y oficio de los peloteros, en tanto hay que seguir insistiendo en que rivalidad no es sinónimo de pelotazos tirados como vimos en algunos partidos.

En cuanto a la aplicación de la ciencia y la técnica, los vacíos pasan por la resistencia y desconocimiento que tienen muchos entrenadores, así como por la capacidad intelectual de los directores de equipos para abrir su conocimiento a sistemas de preparación más contemporáneos. El scouteo de hace unos años, a partir de un sistema informático de la Universidad de las Ciencias Informáticas, se impone retomarlo en el más breve plazo, con las adecuaciones pertinentes.

Finalmente, y no por ello menos importante, el espectáculo beisbolero debe involucrar con antelación y constancia a gobiernos locales, empresas gastronómicas, autoridades deportivas provinciales y demás organizaciones e instituciones. No hay que esperar a una postemporada para vender souvenirs, colocar pantallas gigantes o hacer de un juego una verdadera fiesta para la familia cubana.

La 52 Serie Nacional de Béisbol fue un reflejo de los cambios y realidades de nuestra sociedad hoy. La pelota cubana enseñó que no es tan mala como sus críticos más acérrimos se empeñan en hacernos ver, como tampoco respira los aires de excelencia que merece nuestro deporte nacional, el mayor pasatiempo socio cultural de este pueblo.

Habrá espacios para evaluar más a fondo lo que hicimos bien o mal. Los eventos internacionales de los próximos meses serán imprescindibles medidores.


Joel García León

Se han publicado 1 comentarios


Adi@VC
 22/6/13 12:19

Villa Clara Campeon de eso los villaclareños no teniamos duda

Deja tu comentario

Condición de protección de datos