martes, 29 de noviembre de 2022

¡A puro corazón!

Cuba ha obtenido cuatro medallas de oro, una de plata y seis de bronce. Hoy, la velocista Omara Durand irá por su tercer cetro...

José Luis López Sado en Exclusivo 18/09/2016
0 comentarios

Si los entrenamientos en el alto rendimiento deportivo son bien exigentes y complicados de realizar para un atleta convencional, seguro que ustedes se imaginarán cómo deben ser para un deportista discapacitado.

Pero a puro corazón, y con el talento en funciones de gran propulsor, Cuba compite con una pequeña delegación de 21 atletas en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, Brasil, desde el pasado día 9.  

Cuando este sábado se disputará la penúltima fecha, la Isla presenta balance de cuatro medallas de oro, una de plata y seis de bronce, con destaque para Omara Durand (T12, débiles visuales profundos).

La velocista santiaguera se ha granjeado el respeto de todos. Con sus rápidas arrancadas y velocidad de piernas, ha «volado bajito» en el estadio Joao Havelange y ha conseguido dos títulos y par de récords mundiales.

El pasado viernes, con cota del orbe incluida merced a un sensacional crono de 11.40 segundos, Durand conquistó la medalla de oro en los 100 metros categoría T12, junto a su guía Yuniol Kindelán, para confirmar los pronósticos que la daban como principal aspirante al título de esa prueba.

Escoltaron a la vencedora Elena Chebanu (11.71), de Azerbaiyán, y la alemana Katrin Muller-Rottgardt (11.99), que se repartieron los metales de plata y bronce, respectivamente.

Con anterioridad, Durand había registrado marcas paralímpicas de 11.58 y 11.55 segundos, en la primera serie clasificatoria y las semifinales del hectómetro, por ese orden.        

Ese devino fructífero viernes para Cuba, pues la judoca capitalina Dalidaivis Rodríguez, en los 63 kilogramos, se alzó con el cetro y revalidó el título conseguido hace cuatro años en Londres.

Rodríguez venció en la final por Ippon a la ucraniana Iryna Husieva, en la Arena Carioca 3, y así tomó revancha de la derrota que había sufrido ante su eterna rival en el campeonato Mundial 2014.

Pero Omara quería seguir robándose los cintillos en la justa del orbe. Y con récord paralímpico de 23.05 segundos, también firmó medalla de oro en los 200 metros, su segundo título del torneo. Con este crono, estuvo apenas a dos centésimas de igualar su récord mundial de 23.03 segundos, alcanzado en la cita del orbe de Doha, Qatar, el pasado año.

Detrás de la atleta de Cuba, se ubicaron en el podio de premiaciones la ucraniana Oksana Botutchuk (23.65) y Elena Chebanu (23.80), de Azerbaiyán, ganadoras de las preseas de plata y bronce, respectivamente.

Pero hay más de Durand. El pasado jueves, con récord mundial de 52.90 segundos, se coló en la final de los 400 metros (T12), quebrando su propia cota universal, que era de 53.05 segundos, establecida en el Campeonato Mundial de Doha, Qatar, el pasado año. Y este sábado está en reales condiciones de alcanzar su tercera medalla de oro.

Entretanto, la cuarta presea dorada de la delegación de Cuba llegó, a pesar de no lograr un gran tiempo, con otro integrante del equipo de atletismo. Se trata del velocista Leinier Savón, quien logró tiempo de 10.97 segundos en los 100 metros de la categoría T12 (débiles visuales profundos). El guantanamero superó en la gran final al sudafricano Jonathan Ntutu (11.09), el alemán Thomas Ulbricht (11.39) y el azerí Elmir Jabrayilov (11.51), respectivamente.

Y este sábado, también es considerado como favorito para agenciarse la corona en la prueba de 200 metros.

Por demás, la medalla de plata para la delegación cubana fue al aval de Yunidis Castillo, en la categoría F47 (afectados miembros superiores), en la prueba de salto de longitud.

Castillo, cinco veces monarca paralímpica y recordista del orbe en 100, 200 y 400 metros, marchaba al frente de la prueba, al estirarse hasta los 5.59 centímetros. Pero en el último salto, la neozelandesa Anna Grimaldi la superó por tres centímetros y subió a lo más alto del podio.

Sin embargo, una jornada después, Castillo se lesionó en un heat eliminatorio de los 100 metros y se quedó fuera de las restantes competiciones. Sin dudas, una lamentable pérdida de una de sus mejores figuras para la delegación cubana.

Entretanto, las medallas de bronces alcanzadas hasta el momento por los cubanos, corresponden a los judocas Yordani Fernández, en los 100 kilogramos, y Yangaliny Jiménez (más de 100 kilos), a los atletas Leonardo Díaz, en el lanzamiento del disco F54-56, María Luz Pérez, en el salto de longitud T44 y Noraivis de las Heras, en el disco F44 (afectados miembro inferior), así como al nadador Lorenzo Pérez, en la prueba de 400 metros estilo libre S6.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos