viernes, 24 de mayo de 2024

A planchar los judoguis

París volvió a ser una asignatura pendiente...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 14/02/2017
0 comentarios
aliuska ojeda-Ricardo Lopez Hevia
Aliuska Ojeda, séptima, fue la mejor ubicada

Una embajada del judo cubano acaba de tener un compromiso importante. Y sus integrantes no pudieron hacer válida la histórica frase de “París bien vale una misa” (Paris vaut bien une messe). Nos referimos al tradicional Grand Slam que se disputa ahí, en la capital francesa, considerado un “mundialito”.

O dicho de otra forma, y sin olvidar que por distintos motivos no vistieron judoguis algunas de nuestras figuras más encumbradas (como Idalis Ortiz y Asley González), el desempeño resultó pálido. Lo mejor fue el séptimo lugar de la santiaguera Aliuska Ojeda, única que pudo incluirse entre los ocho finalistas.

El desempeño de Ojeda (división de los 57 kilogramos) ocurrió durante la jornada sabatina, primera de las dos de una porfía que atrajo a 412 competidores de 61 países. Ella perdió contra Nora Gjakova (Kosovo), por Wazari, en el pase a la discusión de uno de los bronces. En el repechaje trabajó para balance de dos victorias y dos reveses. No pudo, pues cedió por Ippón, en solo 21 segundos, contra la francesa Helene Receveaux.

La gala, por cierto, quedó al final con medalla de plata, luego de caer ante la sudcoreana Youjeong Kwon. En el podio, con bronces, se vio a la japonesa Tsukasa Yoshida y la local Priscilla Gneto.

Hubo otra nota pálida en la jornada sabatina: el matancero Magdiel Estrada (73), un hombre ya con carretera recorrida, campeón de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, cayó en su debut, por Wazari, contra el bielorruso Vadzim Shoka.

Esos desenlaces dejaron todas las cartas puestas en lo que pudieran hacer el domingo, en el día del cierre, en la Accordhotel Arena, un trío formado por la santiaguera Kaliema Antomarchi (78), el cienfueguero José Armenteros (100) y el matancero Alex García (más de 100).

A BOLINA

Pero las esperanzas duraron bien poco: los tres… ¡perdieron en sus primeros combates!

Antomarchi cedió ya en Regla de Oro ante la francesa Madeleine Malonga, a quien había derrotado una semana atrás, según leímos en Jit, en el Open de Arlon, Bélgica. Algo parecido ocurrió con García: entonces venció en la final al alemán Andre Breithbart, quien ahora logró un cumplido desquite. Y Armenteros, bye en la primera salida, no pudo impedir Ippon del croata Zlatko Kumric. De esa forma se fueron a bolina todas las posibilidades.

Una lesión impidió competir a la artemiseña Vanessa Godínez (48).

Se impone ya reflejar cómo quedaron distribuidos los primeros puestos en la tabla de medallas: 1.-Japón (7-4-2), 2.-Sudcorea (2-1-2), 3.-Francia (1-4-6), 4.-Holanda (1-0-2), 5.-Kosovo y Eslovenia (1-0-1), 6.-China (1-0-0).

 A REVISAR

No le ha ido bien a los cubanos en los últimos tiempos en el Grand Slam de París. Hace un año, en 2016, camino a los Juegos Olímpicos de Río, también se quedó por debajo de lo esperado. En la segunda jornada, por ejemplo, perdieron sus siete representantes, con balance de un éxito y siete fracasos. El sábado la palidez estuvo resumida en uno y cuatro. La única sonrisa la consiguió Onix Cortés. Entre los que perdieron se encontraron Yalennis Castillo (78), Idalis Ortiz (+78), Iván Silva (81), Asley González (90), José Armenteros (100), Alex García (+100), Dayaris Mestre (48), Maricet Espinosa (63) y Magdiel Estrada (73).

Había existido una señal capaz de preocupar a los cubanos en el Grand Slam de París del 2014: una sola medalla, de bronce, ganada por Idalis Ortiz, en lo que constituyó el peor desempeño allí desde 2012.

Sí, hay que planchar nuestros judoguis…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos