jueves, 1 de diciembre de 2022

10/07: Los galos con Umtiti de cabeza en la final

La Francia del técnico Didier Deschamps derrotó hoy 1-0 a Bélgica y devino primer finalista, en espera del duelo de mañana entre Inglaterra y Croacia...

José Luis López Sado en Exclusivo 10/07/2018
0 comentarios
FRANCIA
Con la victoria sobre Bélgica, la selección gala podrá disputar por tercera vez el partido final de una Copa del Mundo (Foto: AFP).

Los volantes sí metieron las piernas y blindaron bien el mediocampo, pero no se conectaban con los delanteros. Y aquellos balones que llegaban al área eran bien repelidos por los zagueros de Bélgica. Pero la escuadra de Francia, comandada por el avezado Didier Deschamps, tenía un “plan B” para solventar ese dilema: la cabeza de su defensa central Samuel Umtiti, que hoy le propició el triunfo de 1-0, en el estadio de San Petersburgo, y el pase a la gran final de la Copa del Mundo de Fútbol Rusia 2018.

Umtiti anotó en el minuto 51, cuando se adelantó a su marcador Marouane Fellaini para rematar con su testarazo un tiro de esquina enviado por el delantero Antoine Griezmann, desde la punta derecha. Ganó Francia, pero es válido citar que, en los primeros 30 minutos del juego, Bélgica generó las oportunidades de mayor peligro.

En ese tiempo Eden Hazard y Kevin de Bruyne atormentaron con sus gambetas y trazos a la zaga gala. Pero Deschamps leyó bien el terreno y rápido le dio la orden desde el banquillo a Paul Pogba: “abandona un poco en ataque y anda a reforzar la defensa”, parece haberle indicado al volante de contención del Mánchester United.

Bélgica no pudo reponerse luego de que la selección francesa anotara gracias al cabezazo de Samuel Umtiti (Foto: AFP).

Aún así, los Diablos Rojos casi abren el marcador en el minuto 16, cuando Hazard, que se gastó un partidazo en causa perdida, remató sin tino un pase de De Bruyne. Aunque la posibilidad más clara llegó en el 22’, con un chut de Toby Alderweireld que el portero Hugo Lloris desvió para evitar el gol.

Los hinchas galos no se creían lo que veían sobre la cancha. Y los 14 goles anotados por Bélgica durante los cinco juegos anteriores preocupaban demasiado. Pero de a poco, Francia, que jamás tuvo la pelota, se fue metiendo en el juego, con ese mediocampo de lujo que integran Ngolo Kanté, Paul Pogba y Blaise Matuidi. Además, la dupla de centrales Varane-Umtiti, las ganó (casi) todas por arriba… y neutralizó al poderoso atacante Romelu Lukaku.

Al minuto 40, Francia estuvo cerca de anotar, con un potente disparo de Benjamin Pavard, que el portero Thibaut Courtois desvió con el pie derecho. Así, en medio de ese sube y baja en pos de marcar el primer gol, llegó la diana de Umtiti.

Bélgica no tenía otra opción que anotar. Por eso, su entrenador español Roberto Martínez no se lo pensó mucho; hizo cambios en pos de acrecentar el ataque, pero no pudo fructificar merced a la sólida defensa gala y a las atajadas de Lloris.

Eden Hazard fue de los mejores jugadores por parte de la selección belga (Foto: AFP).
 
Con muy poco aporte de Kylian Mbappé, que corrió pero no pudo desbordar a los defensores belgas, y el escaso peligro creado por un siempre batallador Griezmann en sus llegadas al área, Francia se encomendó a la cabeza de Umtiti. Y se llevó el premio gordo. Los belgas, que habían rubricado un festín de goles, se fueron en blanco a la hora de la verdad.

Así, Francia llegó a su tercera final en Copas del Mundo. La primera fue en la edición que organizaron en su país en 1998, cuando se impusieron por 3-0 a Brasil, con dos goles de Zinedine Zidane y uno de Emmanuel Petit. Y en 2006, en la Copa del Mundo de Alemania, cayeron en los penaltis por 5-3 contra Italia, partido que también se recuerda por la expulsión de Zidane, al pegarle un cabezazo al defensor Marco Materazzi.

Los franceses esperan por el segundo finalista, que saldrá mañana del duelo entre Inglaterra y Croacia.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos