lunes, 28 de noviembre de 2022

Macri baila un tango complicado

El próximo año será muy duro para los argentinos, indica presupuesto nacional...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 19/11/2018
1 comentarios
Mauricio Macri

Desde que el derechista presidente Mauricio Macri asumió el gobierno en diciembre de 2015 no hay bonanza para los argentinos. Si 2018 fue duro para la nación, que se endeudó en más de 70 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el que comienza el próximo 1 de enero llega aún más amenazante.

Al menos así se proyecta en el presupuesto nacional para 2019, aprobado por el Senado la semana pasada en medio de protestas de la clase obrera y grupos poblacionales afectados por recortes previos y otros que se anuncian.

Un año en que habrá elecciones presidenciales en las que existen dudas sobre si el multimillonario Macri, el mal gobernante que volvió a caer en las redes del FMI, aspirará a seguir en la Casa Rosada, a pesar de sus grandes fracasos en el área económica y sus nefastas repercusiones para la población.

El presupuesto que regirá en 2019 contempla gastos totales por 4 172 312 millones de pesos y un recorte de gastos por unos 400 000 millones mas, respecto al actual.

Matizaron las votaciones parlamentarias las movilizaciones frente al Congreso Nacional y dos fallidos atentados con explosivos caseros, uno en la tumba de Ramón Falcón, un represivo jefe policial ultimado en 1909, y otro bajo el auto del juez Claudio Bonadío, responsabilizado de acoso judicial contra la expresidenta Cristina Fernandez.

Doce jóvenes supuestamente involucrados en las detonaciones fueron detenidos, sin que las autoridades reivindiquen aún las razones contra Bonadío, quien bajo falsas acusaciones intenta encarcelar a Fernández, figura destacada del progresismo regional, para evitar que pueda postularse en las próximas presidenciales.

Razones les sobran a las organizaciones partidistas y sociales para oponerse a la sanción del aprobado presupuesto por 45 votos a favor, 20 en contra y una abstención de un senador oficialista.

En la publicación Los Andes, Edgardo Civit Evans aseguró que los jubilados argentinos disminuyeron su calidad de vida y poder adquisitivo, con ingresos francamente miserables: "En tres años hemos perdido el 40% del poder adquisitivo. En dos años se perdieron más de 1 000 000 millones  por malas inversiones y las devaluaciones, mientras que la Reforma Previsional se llevó 100 000 000.  Esas cifras representaron para los jubilados perder el 9,4% de nuestros ingresos. Nos quitaron muchos servicios de salud". En el mundo, argumentó, sacar dinero de fondos para jubilaciones está prohibido y sus responsable van presos.

Los despidos, una marca distintiva del actual régimen derechista, continuaron este año.

Entre septiembre y octubre pasados, 20 872 personas fueron despedidas o cesanteadas de sus trabajos, de acuerdo al más reciente informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

De acuerdo con CEPA, de cien trabajadores puestos en la calle en esos últimos dos meses, 74 se desempeñaban en talleres y fábricas, situación que ha incidido en la pérdida de la capacidad productiva del sector empresarial en un 11.5 % en septiembre.

El CEPA indicó que en 2018 se han registrado 59 969 cesantías y suspensiones,  de las cuales 15 825  corresponden a empleados públicos y 44 144 del sector privado.

Consultoras privadas estiman que la inflación podría rondar el 50% al finalizar este año, la más alta desde 1991.

EL MAL PRESUPUESTO DE 2019

Duras discusiones hubo en la Cámara Baja entre quienes apoyaron la ley y los que votaron en contra, entre ellos el presidente del bloque Unidad Ciudadana, Marcelo Fuentes, quien advirtió que "solo ofrece a los argentinos, ajuste, precarización, endeudamiento y recesión".

"Es la primera vez en la historia argentina donde un Presupuesto confirma que el país va a involucionar, y lo presentan como una virtud", agregó y remató: "Este Presupuesto no cae desde el cielo, sino que hay una construcción política que expresa claramente cuál es el proyecto de gobierno que hemos tenido en estos tres años, y el camino que se ha recorrido".

Otro senador contra la coalición oficialista Cambiemos fue José Mayans, quien refirió: "Los resultados muestran que el programa económico del Gobierno fracasó. La realidad que refleja este Presupuesto es la gente que no llega a fin de mes, que ha perdido el trabajo, que no puede acceder, precisó, a los alimentos".

Durante su discurso de cierre, la exmandataria Fernández se refirió a la actual coyuntura y criticó la política económica de Macri. "Estamos yendo por el peor camino. Van a dejar un país infinitamente peor el que recibieron. ¿Realmente piensan que pedirle dinero al FMI va a ser la solución?". Y añadió: "Nadie sabe cómo se va a hacer para pagar en 2020 la formidable deuda que han contraído y no se sabe dónde está la deuda que contrajeron".

En ese contexto quedó formalmente aprobado lo que el diario Página 12 catalogó de "plan de saneamiento capitalista" regido, apreció, por las orientaciones del FMI. Un presupuesto que nace, dice la publicación en beneficio de los capitales y con todos los costos para la clase trabajadora.

El gobierno de Macri propone lograr un "déficit cero", lo cual implicará un recorte de cerca de 300 000 millones de pesos.

Uno de los puntos salientes de la norma es que proyectaron un dólar promedio a USD 40,10, un crecimiento económico (PIB) negativo de -0,5% y una inflación del 23%.

EN ESPERA DEL G-20

Los recientes atentados y las protestas en las calles son argumentos suficientes para respaldar un accionar violento del régimen macrista antes, durante y después de la reunión del G-20 los próximos 30 de noviembre y 1 de diciembre en Buenos Aires.

A dos semanas de la reunión de los jefes de las naciones desarrolladas, la preocupación del oficialismo radica en la imagen de un país en que es imposible esconder el descontento generalizado de una población.

La Argentina actual, donde la miseria asomó las narices en distintos sectores sociales, acompañados por la vuelta de las ollas de comida colectiva, el desempleo, las reformas neoliberales, el nuevo endeudamiento con el FMI y lo que ello significa, se prepara para dar lo que allí se llama "malvenida" a los líderes del G-20, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Anfitrión de la reunión de la Organización Mundial del Comercio en 2017 y ahora del G-20, el gobierno espera grandes movilizaciones de entidades experimentadas en las protestas callejeras –Ni una menos, No al ALCA, Cacerolazo-, además de gremios y movimientos sociales que forman un todo.  

Medios de comunicación al servicio de grupos financieros denunciaron a las entidades que conforman la Cumbre de los Pueblos, que se realizará de manera paralela a la agenda del G-20. Organizaciones territoriales, intelectuales, políticos y partidos trabajan desde hace meses en las provincias impartiendo talleres, charlas, debates, seminarios y conferencias para divulgar qué es el Grupo de los 20, sus políticas y los impactos en la vida de los pueblos. Las actividades son públicas con equipos especializados en temas económicos.

Las acusaciones recaen sobre estos grupos. Una de las notas más criticadas de Infobae indica que una de las organizaciones integrantes de la Confluencia Fuera G-20/FMI –ATTAC Argentina– estaría involucrada en lavado de dinero, sin ninguna evidencia concreta.

Respecto a la actual militarización extranjera en Buenos Aires y otras ciudades argentinas, Oscar Aguad, actual ministro de defensa, anunció la posibilidad que el Comando Sur de Estados Unidos mientras dure la Cumbre del G-20.

Este ministerio, asimismo, posee un presupuesto próximo a los 90 millones para gastos operativos, incluida la ciberdefensa, durante la cita.

El gobierno dio el permiso de derribo de aviones no identificados en una zona de 460 kilómetros entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre por decisión del Estado Mayor Conjunto (EMC). La costa atlántica, el sudoeste bonaerense, el sur de Córdoba y Entre Ríos serán los límites del espacio aéreo, en un área de 460 kilómetros.

En noviembre de 2017, Argentina firmó un acuerdo con Israel para el “trabajo conjunto sobre el crimen organizado, tráfico de personas, lavado de activos, tráfico ilícito de drogas, precursores químicos y sustancias psicotrópicas y crimen cibernético”, “metodologías de seguridad publica en eventos masivos” e “inteligencia”. La formación de las fuerzas represivas nacionales y provinciales se incrementó notablemente. Un ejemplo de esto: policías bonaerenses recibieron reciente entrenamiento en Israel.

A pesar de los ajustes que realiza el régimen, las compras de material bélico aumentaron el último año. En el último ejercicio fiscal en Argentina, se incrementó un 300% la importación de material de guerra.

Para Macri y su comparsa –más aún cuando está presente su amigo Trump- es importante dejar un buen perfil del país. Para lograrlo perseguirá, hostigará, golpeará  y detendrá a quienes se manifiesten en las calles. Para asegurar el cierre represivo, cuenta con un sistema judicial politizado a su favor.


Clara Lídice Valenzuela García

http://visioncubana.blogcip.cu/

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


olegario
 19/11/18 15:19

los unicos responsables de esta situación son los que llevaron al poder a este energumeno, incluyendo en le balotaje. Ahora tienen que asumir las consecuencias o de lo contrario formar una guerrilla y tomar las pampas.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos