miércoles, 8 de febrero de 2023

Lenin Moreno entrega islas Galápagos a Estados Unidos

La potencia militar norteña retorna a Ecuador...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 19/07/2019
2 comentarios
Islas Galápagos
Las islas constituyen un orgullo nacional para Ecuador por su excepcional flora y fauna marina.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, demostró su dependencia de Estados Unidos (EE.UU.) cuando en violación de la Constitución Nacional, permitirá que aviones norteños utilicen con fines militares las islas Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad, además de otras provincias.

Moreno, un ex revolucionario que acompañó como su vice seis años al expresidente Rafael Correa –a quien sucedió en la Primera Magistratura- sufre una metamorfosis ideológica que lo sitúa como uno de los principales aliados de la Casa Blanca en América Latina.

Aunque el pueblo ecuatoriano reconoce el engaño a que fue sometido por el Mandatario y su equipo, la entrega de Galágapos, siempre deseada por los gobiernos estadounidenses, -la ocupó sin permiso durante siete años en el curso de la II Guerra Mundial- provocó grandes manifestaciones de protestas en el llamado país meridiano del mundo, e incluso a nivel internacional.

Luego de implantar medidas económicas neoliberales y endeudar Ecuador con el Fondo Monetario Internacional, -que presta dinero por lo cobra con reformas neoliberales- , el gobierno ecuatoriano dio un peligroso paso al alienarse a la estrategia norteamericana de apoderarse de América Latina y derrocar sus gobiernos progresistas, al permitir la entrada de naves de guerra a la provincia de Galápagos. En América Latina operan más de 70 bases militares del país norteño.

Galápagos es un archipiélago situado en el Océano Pacífico, donde residen unas 25 mil personas y visitan miles de personas cada año. Situado a unos 1 000 kms. de distancia de las costas de la República ecuatoriana constituye un orgullo nacional, por su excepcional flora, y fauna marina, únicos en el planeta, que son allí protegidos por un ambiente natural sin contaminación, lo cual finalizará con la entrada allí de soldados norteamericanos y sus aviones.


Un grupo de tortugas gigantes vadean en un estanque estacional en el volcán Alcedo en la isla Isabela, en Galápagos (Foto: Tui De Roy, Minden Pictures/National Geographic Creative)

La Unesco, que le otorgó el título patrimonial y el de Reserva de la Bioesfera -que no parece reconocer el gobierno de Moreno. El archipiélago posee fenómenos naturales extraordinarios o áreas de belleza natural; son ejemplos sobresalientes de la historia de la Tierra; tienen ciertas características y procesos geomorfológicos y geológicos; son ejemplo de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas y diversidad biológica y especies amenazadas.

Los ecuatorianos saben de esta maravilla otorgada por la Naturaleza y por ello aprobaron la Constitución Nacional de 2008, que en su artículo 5 dispone:  

“Ecuador es un territorio de paz. No se permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras ni instalaciones extranjeras con propósitos militares. Se prohíbe ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras“.

Moreno se burló del deseo popular, sin importarle al parecer el destino de Galápagos y de la soberanía nacional para complacer a la administración del ultraderechista Donald Trump.

SE FUERON DE MANTA, PERO VOLVERÁN

Antes de la implantación de la Carta Magna en el primer mandato de Correa, existía una base militar estadounidense en Manta, próxima a la frontera con Colombia. Ese enclave prestó un servicio de primer orden a las Fuerzas Armadas colombianas para combatir a los grupos guerrilleros del país fronterizo.

El entonces mandatario no renovó el contrato que tenía con EE.UU. y el enclave militar fue cerrado, hasta ahora, cuando existe una posibilidad de real de la reapertura de Manta y la continuidad de uso de la terminal aérea Puerto Principal en Guayaquil, la segunda ciudad más importante del país.

Moreno intentó restarle importancia al futuro Convenio militar por firmar (que algunos medios como La Jornada afirman ya es un hecho) con el Pentágono, cuando después de las manifestaciones públicas contra su decisión afirmó en un tuit que se trata de ¨un aporte de la colaboración del gobierno de los Estados Unidos, en el que la vigilancia aérea es una actividad conjunta entre varios países para cuidar este patrimonio mundial”. 

O sea, tal como plantearon los analistas Eduardo Tamayo G. y Helga Serrano Narváez, ¨esto quiere decir, que, para cuidar este patrimonio se requiere el concurso de EE.UU., pero también de la cooperación ampliada junto a los gobiernos de Perú, Chile y Colombia “para tener una postura regional frente a este tipo de amenazas”.

En términos geopolíticos, indicaron, esto quiere decir que el Ecuador se pliega a la geoestrategia militar estadounidense de ¨controlar América del Sur y todo el Pacífico suramericano en función de sus intereses y objetivos imperiales, centrados actualmente en la intervención en Venezuela, el combate al narcotráfico, las migraciones, especialmente de América Central, y la contención de China y de Rusia¨.

LA VERDAD TRAS EL TELÓN

A pesar de la poco creíble aclaración del jefe del gobierno, el panorama que mostró su ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, fue absolutamente opuesto.

En conferencia de prensa con medios internacionales, Jarrín consideró a Galápagos como ¨un portaviones natural¨, y aseguró que desde la isla San Cristóbal operarán los aviones estadounidenses Orión P3 y Awaks.

En su explicación, confirmó que estos movimientos militares se insertan en la lucha contra el narcotráfico promovido por Estados Unidos en el llamado Plan Colombia, -con 200 mil hectáreas de terreno sembradas de coca, y productora del 70% de la cocaína de mas alta calidad en el mundo- ya que, opinó, desde las islas se asegurará ¨permanencia, reabastecimiento y facilidades de interceptación”.

En función de esas operaciones, dijo, el aeropuerto de San Cristóbal sería ampliado y “Estados Unidos se va a encargar de mejorar las condiciones, especialmente de reabastecimientos”. Para tratar de evitar las protestas que vinieron de inmediato, y darle cierto matiz nacionalista a la entrega del preciado tesoro natural, Jarrín indicó que “cada operación será escoltada por oficiales ecuatorianos”.

Según el diario El Comercio del 19 de junio, “una vez que entren a operar las aeronaves desde Galápagos, la idea del Gobierno es crear el denominado “triángulo de seguridad”, conformado también por Manta y Guayaquil.

Jarrín confirmó que los Orion P3 y Awaks utilizan desde mayo pasado una terminal de Guayaquil para sus supuestas operaciones de reconocimiento.

El pasado 2 de agosto, el ministro de Defensa anunció el funcionamiento de una Oficina de Cooperación de Seguridad (OCS) acordada entre Ecuador y EE.UU.  “por disposición presidencial y autorización de Cancillería y Defensa”.

Las OCS funcionan bajo la dirección de la Agencia de Asistencia de Seguridad y Defensa norteamericana. Sus actividades ¨promueven los intereses de seguridad específicos de los EE. UU., incluidas todas las actividades internacionales de cooperación de armamentos y actividades de asistencia de seguridad”. 

Para el académico Fernando Casado, ¨no hay claridad sobre quién va a asumir los costos de esta llamada ¨cooperación¨, dado que la administración de Trump ha dicho que los países receptores, deberán pagar. Además Casado advirtió que Moreno burló el pase del acuerdo castrense por el Legislativo y la Corte Constitucional.

ENTREGUISMO A EE.UU.

El entreguismo del gobierno ecuatoriano es incuestionable. Luego de una lucha incesante por recuperar el territorio de Manta, libre de armas extranjeras desde el 2009, Moreno contribuye con su eventual reapertura a ampliar la militarización de Estados Unidos en la región, cuyas armas apuntan a la soberanía de Venezuela.

La estrategia del Pentágono apunta a rodear el territorio venezolano desde sus bases más cercanas. Solo en Colombia cuenta con siete bajo la cobertura del Plan Colombia, y en casi todos los países centroamericanos y caribeños posee al menos un Puesto de Operaciones de Avanzada, pequeñas bases de rápida movilización hacia sus destinos.

En apenas dos años, Moreno, a quien Correa confió la continuidad de la Revolución Ciudadana, ha puesto en riesgo al país de convertirse en otra colonia de EE.UU., con sus antipopulares medidas, su participación en el contrarrevolucionario Grupo de Lima, y ahora la entrega de Galápagos.

En algún momento de su período presidencial llegó a acumular un 80% de simpatía, pero ahora los números están en rojo con apenas un 15% y la tendencia es a continuar a la baja. Sus acciones demuestran su verdadera ideología.  

Acciones neoliberales, unión con las fuerzas derechistas del país, actitud cobarde al entregar al Reino Unido al activista, periodista e informático Julián Assange asilado en la embajada ecuatoriana en Londres para ser extraditado a EE.UU., salida de los procesos integracionista del ALBA y de UNASUR, cierre de las conversaciones de paz entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional en Quito, la capital.

A ello se une también el escándalo de corrupción que le rodea junto a su familia por uso indebido del dinero público. Razones tiene el pueblo ecuatoriano para rechazarlo, no solo a él, sino a su traición a la democracia, la soberanía nacional y los ideales más justos de la Revolución Ciudadana.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 2 comentarios


Rick
 1/4/20 0:06

Que pena que escriban cosa que no son. 

Carlos de New York City
 19/7/19 8:41

El traidor Lenín Moreno, tan corrupto como sus padrinos

Existen indicios suficientes sobre un incremento patrimonial injustificado del actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, que se concretan en la adquisición de un lujoso inmueble en una de las zonas más exclusivas de España, ubicado en Villajoyosa, a través de empresas opacas en paraísos fiscales". Lo dice un miembro de la Asamblea de Ecuador, Ronny Xavier Aleaga Santos, tras haber presentado ante la Fiscalía Anticorrupción y la Agencia Tributaria de España varias denuncias cursadas contra el jefe del Estado ecuatoriano por presunto delito de organización delictiva, blanqueo de capitales, fraude fiscal y cohecho.

Este diputado ecuatoriano acudió el pasado 24 de febrero a la Fiscalía Anticorrupción española para presentar dos denuncias y solicitar que se realice una exhaustiva investigación contra el presidente de la República de Ecuador y su entorno familiar y económico. Los presuntos delitos incluyen la adquisición, a través de testaferros, de un apartamento de 140 metros en la provincia de Alicante (la hija menor de Lenin Moreno, Karina, vive en España), que según la oposición ecuatoriana se realizó con fondos obtenidos gracias a sobornos cobrados durante la etapa de Moreno en la vicepresidencia de Ecuador junto al presidente Rafael Correa.

El inmueble se encuentra en la urbanización Mirador de la Cala, en la calle Tramuntana 1, piso 10, escalera 3, apartamento C, en la localidad de Villajoyosa, España. La vivienda fue adquirida en mayo de 2015 por una empresa llamada INA Investment Corporation, mediante una gestión solicitada por el hombre de negocios ecuatoriano Xavier Macías Carmigniani y su esposa, María Auxiliadora Patiño Herdoiza. El vendedor era el empresario español Emilio Torres Copado, propietario en Ecuador de la empresa de distribución de alimentos y bebidas Dibeal y se cree que íntimo amigo del presidente Moreno, cuyos mensajes retuitea frecuentemente en su propia cuenta de Twitter, hoy restringida.

Hermanos y testaferros

De acuerdo con los opositores, el verdadero propietario de la empresa no es otro que Edwin Moreno Garcés, hermano del presidente, quien en 2012 constituyó una sociedad 'offshore' con dicho nombre en Belice llamada así, de hecho, en honor de los nombres de las hijas de Lenin Moreno –Irina, Cristina y Karina–. Moreno asegura que dejó la firma aproximadamente al año siguiente, pero según una investigación del portal periodístico ecuatoriano La Fuente –que cita documentos del estudio jurídico Mendoza Arias Valle & Castillo–, en marzo de 2015 Edwin Moreno pidió ocultar su nombre y sustituirlo por el de María Patiño Herdoiza.

Por este motivo, la oposición ecuatoriana está convencida de que los verdaderos propietarios de INA Investment Corporation siguen siendo la familia presidencial de Ecuador, y Macías y Patiño unos meros testaferros. "Un funcionario del Estado ecuatoriano no puede disponer de bienes e inversiones en paraísos fiscales. Su actual mandato está caracterizado por la corrupción, el incumplimiento de planes para el desarrollo del país y el uso de la fuerza", señala Aleaga.

Según información aportada por el exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante y actual portavoz de Guanymar, Miguel Ángel Pavón, una vivienda de lujo, en el citado complejo alicantino, supone un coste de algo menos de medio millón de euros. "Estamos hablando de una diferencia de unos 270.000 euros que verifican el supuesto delito de blanqueo de capitales", según denuncia el diputado Aleaga.

De Belice a Panamá

"Una vez responda Lenin Moreno ante la Justicia española, disponemos de elementos que vamos a cotejar con información procedente de Panamá, relativa a cuentas bancarias en Balboa Bank", dice Aleaga. Se refiere a la cuenta secreta 'offshore' número 100–4–1071378 a nombre de INA Investment Corp, la misma que según la oposición pertenece a la familia Moreno. INA fue disuelta en Belice en marzo de 2016, por intermediación del letrado panameño Ricardo Alemán Alfaro, exembajador de su país en México y cuyo nombre aparece en más de una decena de sociedades 'offshore' en Panamá. Dos meses después, el 20 de mayo de 2016, se creaba otra firma con ese mismo nombre en Panamá, cuyos accionistas eran el mismo Alemán y su esposa Vivianes de Janon. A los cinco días, según el portal La Fuente, una junta decidía autorizar la compra del apartamento en Villajoyosa, y que María Patiño Herdoiza firmase cualquier documento o escritura relacionada con la adquisición y gestión de dicho inmueble.

Ciertamente, hay sospechas contra Lenin Moreno que le relacionan con contratos de los que se podrían haber derivado comisiones ilegales, por lo que Aleaga Santos ha hecho entrega a El Confidencial de los documentos elaborados por el bufete de abogados de Enrique Santiago Romero, quien forma parte de equipos jurídicos internacionales y que advierte de las denuncias cursadas contra el actual presidente de Ecuador, vinculadas a la corrupción en el caso de INA Invesment Corporation y propiedades adquiridas en España procedentes de sobornos de empresas constructoras, lo que se conoce en lenguaje coloquial bajo el calificativo de 'coimas'. "Esto no son datos ni garabatos hechos para el escándalo, son pruebas palpables contra el presidente", asegura el diputado, miembro de Revolución Ciudadana, la formación de Rafael Correa que rompió con la Alianza PAIS de Moreno después del fuerte enfrentamiento político y judicial de este con su antecesor y excompañero.

Moreno esquiva el bulto

Algunas de estas informaciones ya han aparecido en la prensa local de Ecuador. El propio Moreno asegura que se trata de una campaña de desprestigio lanzada por el correísmo para evitar que su líder acabe en la cárcel. El actual mandatario ecuatoriano se ha mostrado favorable a que Correa comparezca ante la Justicia por su presunta implicación en el intento de secuestro de un parlamentario opositor en 2012.

Aleaga Santos relata que hace unos días recibió en su despacho de forma anónima un dosier reservado, que implica al presidente actual de Ecuador y su familia en supuestos delitos de asociación y enriquecimiento ilícito, perjurio, lavado de activos y cohecho. La documentación demostraría su vinculación en el caso de corrupción de la empresa china Sinohydro, que construyó la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair y que abonó un total de 18 millones de dólares en coimas a la empresa 'offshore' Recorsa, relacionada con el empresario ecuatoriano Conto Patiño Martínez, quien transfirió ese dinero a más de 10 empresas fantasma en Panamá, entre las cuales se encuentra INA Investment Corp.

INA habría sido capitalizada con dinero procedente de los supuestos sobornos de la empresa pública Coca Codo Sinclair por la adjudicación del proyecto para la realización de una planta hidroeléctrica en Ecuador por valor de 3.000 millones de dólares. Esta presa, financiada y construida con el capital chino de Sinohydro, no solo está rodeada de escándalos de corrupción sino que presenta fisuras, fallas en el diseño que obstaculizan, a día de hoy, la salida del país de la pobreza en que está inmerso.

Sin explicaciones

De este presupuesto, de acuerdo con la oposición, un total de 18,5 millones de dólares fueron desviados a la compra de productos de lujo en Suiza, sin obviar la cantidad de 133.400 euros invertida en la adquisición del inmueble de Villajoyosa. "No se entiende que Lenin Moreno requiera de una casa de lujo para veranear en España sin cumplir todavía el plan de gobierno para su pueblo", apunta Aleaga. "Creíamos respirar aires de libertad y seguimos igual", señala.

Para el bufete de abogados de Enrique Santiago, que prestarán sus servicios y asesorarán hasta el final a Ronny Aleaga, hay suficientes indicios para iniciar la investigación. "No es precisamente el sistema habitual de adquirir un inmueble, si hablamos de un ciudadano en orden con la hacienda pública, y menos de un gobernante que mezcla lo personal con cuestiones de Estado", denuncia Santiago.

Está claro que esta coyuntura afectará al país en función del resultado de la investigación judicial, y llama la atención que ni Lenin Moreno ni su equipo de asesores hayan dado explicaciones sobre el origen de los fondos con los que se ha adquirido el citado inmueble en España de forma opaca, empleando empresas pantalla ubicadas en paraísos fiscales. "Moreno no implementa las políticas del Gobierno, y Torres Copado es su mejor amigo en España, quien le regaló por 134.000 euros un apartamento de lujo. Solo hay un 28% de la población ecuatoriana que cree en las palabras de Lenin Moreno", apunta Aleaga.

Persecución política

Tras una serie de hechos violentos, abusos de fuerza y constantes amenazas a familiares durante la semana pasada en Guayaquil, Aleaga ha denunciado ser objeto de una dura persecución por parte de grupos armados y encapuchados afines a Lenin Moreno y al expresidente de origen libanés Abdalá Jaime Bucaram Ortiz, obstaculizando la difusión de la noticia, incluso en redes sociales, dentro de Ecuador. "Supuestamente vivimos aires de libertad en Ecuador con Lenin Moreno. Responsabilizo de mi vida y la de mi propia familia al Gobierno del presidente. Denuncio una auténtica persecución contra los asambleístas de la línea correísta", afirma Aleaga, que denuncia la inacción de la policía nacional ecuatoriana, que no garantiza la seguridad de sus colaboradores y de los medios de comunicación.

En este mismo orden de cosas, Aleaga ha anunciado que en breve se hará con el 20% de las firmas necesarias de legisladores y asambleístas que le permitan autorizar un juicio político que destituya al presidente de Ecuador, precisamente por incumplimiento de un mandato popular y fomentar la existencia de firmas vinculadas a paraísos fiscales. Por lo visto, Lenin Moreno está inquieto, muy nervioso por las pruebas presentadas ante la Fiscalía Anticorrupción. Un presidente sobre el que se especula sobre la posible posesión de bienes de lujo en Panamá y que dice no conocer ni haber visto en su vida a sus supuestos testaferros. Incluso osa exclamar que "no necesita un apartamento de lujo en España para ser feliz".

Deja tu comentario

Condición de protección de datos