lunes, 28 de noviembre de 2022

¿Qué libros les damos a nuestros hijos para que lean?

Hay libros que matan la imaginación, les matan la infancia, los obligan a ver la parte difícil de la vida...

en Cubasí 17/04/2018
1 comentarios
Feria_de_los_niños_2

Algunos padres se han acercado para decirle que no les gusta que se publiquen libros para niños con temas complejos. No lo ven bien. Hay libros que matan la imaginación, les matan la infancia, los obligan a ver la parte difícil de la vida. Y no quieren que se les hable de prostitución, homosexualidad, emigración y violencia. Hay padres que quieren que los niños vuelvan una y otra vez a las moralejas de las fábulas, de Esopo, y Lafontaine, por ejemplo. O a los clásicos de siempre: Había una vez, los cuentos de Hans Cristian Andersen, entre otros. Hay quienes prefieren los cuentos didácticos. Otros no soportan un didactismo más.

En Cuba puede encontrarse la Colección 21, coordinada por el escritor Enrique Pérez Díaz; y autores como Eldys Baratute, Mildre Hernández y Luis Cabrera Delgado que tratan temáticas difíciles. En otro lado pueden mencionarse los libros de Rubén Rodríguez, José Manuel Espino, Nersys Felipe, siempre muy tierna, Nelson Simón, entre otros. Esos son cubanos.

La editorial Gente Nueva ha puesto autores de nuestro país y extranjeros en uno y otro bando. Aparecen libros para las cortas edades que recrean cuentos clásicos, historietas y mucho más. Y ponen a consideración de los lectores un mundo de la ciencia ficción. Hay mucha diversidad en lo que se escribe para niños en Cuba hoy. Se reimprimen clásicos como Había una vez, El principito, y nunca son suficientes. La Edad de Oro, por suerte, sigue siendo un libro buscado una y otra vez.

Hace muy poco se puso a circular una edición que trae gran parte de la obra de Excilia Saldaña, entre ellos el muy buscado, La noche. Fue para el verano pasado. Qué lindo hubiera sido que con ese libro se hubiera realizado una estrategia de comunicación con spot, carteles, y más. Todos lo hubiéramos agradecido. Era un libro espectacular para el verano. Estaba impreso. Listo. Pero solo aconteció una triste presentación en un sábado del libro. Los libros para niños nunca alcanzan.  ¿Pero cómo hacemos para que nuestros hijos lean? ¿Y qué libros les ponemos en las manos?


Se han publicado 1 comentarios


IGlez
 20/4/18 9:53

Miren lo más importante es que sepan leer y hacerles el hábito de la lectura, ellos mismos acorde a sus potencialidades y raciocinio irán desarrollando sus gustos preferencias, y encaminando sus inquietudes del saber, para eso están los maestros, los profesores que son sus guías y mentores académicamente hablando, lo otro podría convertirse en una imposicóon, en una sencilla meta a cumplir; yo siempre he empleado el método persuasivo, el disuasivo tanto en mi único hijo varón, en mis sobrinas, en los hijos de mis amistades y he obtenido buenos resultados, yo me opongo a la imposición.

Eso sí una crítica actual, en las escuelas se ha olvidado exigirles a los educandos que lean más y no  se les piden que redacten escritos propios sobre temas especificos, en lengua española, biología, ciencias naturales y básicas, e idiomas eso desarrolla y obliga a aguzar el intelecto, así como promover el deseo por adquirir conocimientos a los jóvenes desde las edades más tempranas lo cual va fomentando y perfilando la base de una buena y esmerada educación y orientación vocacional, una mejor ortografía y lograr que nuestros egresados tengan un dominio de nuestra lengua y cultura tanto sobre aspectos nacionales como universales, hemos retrocedido en este sentido y perdido terreno en el proceso educativo, de eso no tengo dudas y se manifiesta grandemente en que muchos de nuestros jóvenes no quieren estudiar, no quieren superarse hay una fuerte tendencia a ganar dinero desde edades muy tempranas para adquirir bienes y servicios y una vida más placentera y muelle, tal es así que hoy en día estamos abogando por eliminar las pruebas de Español para los ingresos en lo Pre  de Ciencias Exactas, siento que algo anda mal, que ese no es el camino, no se puede dejar a la espontaniedad el proceso de lograr que nuestros jóvenes tengan una mayor cultura y dominio de la lengua nativa a un proceso autodidacta, hay que revisar esos propósitos y de conjunto, la escuela, la familia, la sociedad tomar una decisión certera y eficaz, acorde a los tiempos que vivimos pero nunca caer en el facilismo; tenemos que garantizar que nuestros jóvenes profesionales del mañana estén preparados, bien preparados para poder construir la sociedad socialista próspera y sostenible que estamos prometiendo a nuestros ciudadanos de hoy en día, en el futuro, sino lo logramos pues estaremos en riesgo de perder todo lo que hemos logrado hasta hoy.

Que los retos son grandes y difíciles, es cierto pero a cuantas cosas difíciles y enrrevesadas nos hemos enfrentado los ciudadanos que habitamos este archipiélago y hemos salido siempre adelante victoriosos en 500 años y algo más que tiene el continente americano de descubierto, por eso mantengo mi posición ni un paso ni al lado, ni atrás; siempre arriba, hacia adelante ese es el verdadero camino hacia el triunfo de nuestros propósitos como nos han enseñado siempre nuestro genuinos próceres y maestros, Varela,José de la Luz y Caballero, Céspedes, Martí, Maceo y Gómez de nuestras guerras de emancipacion, Mella, Villena, Guiteras, Pablo de la Torriente, Varona, Roa, Peña y tanto otros, sin dejar de mencionar a los de la más reciente hornada de la generación del centenario que son tantos y en la que algunos hoy día siguen bregado por ello, cada uno de ellos han aportado lo suyo y es válido lo que han ejecutado, pero apoyados sobre lo que hicieron en sus vidas, plasmaron en sus libros y escritos; guiar a nuestros nacionales a esa utopía que todos queremos lograr esa sociedad a la que aspiramos, en que todos podamos trabajar en paz y armonía con nuestros vecinos y nacionales para obtener el bienestar al cual aspiramos todos por igual sin distinción de raza, sexo, preferencia sexual, tendencia ideológica que defendamos y posicion financiera que poseamos, es un derecho al cual nos compulsa a todos los habitantes de nuestra patria querida, el bienestar de la sociedad en su conjunto, y eso solo se puede lograr con sacrificios en todos los ámbitos, es el único y áspero camino que tenemos que recorrer, para lograr estos nobles própositos lo antes posible para todos.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos