sábado, 26 de noviembre de 2022

Nersys Felipe: "Mi mayor premio es el cariño del pueblo"

Tras conocerse el Premio Nacional de Literatura 2011, la escritora para niños pinareña dialogó con Cubahora

Mayra García Cardentey en Exclusivo 16/12/2011
22 comentarios
Nersys Felipe

Esta vez fue de sorpresa. El año pasado la sensación de fiesta servida por el premio que nunca llegó le había dejado un inolvidable sinsabor, no obstante el que siempre advirtiera que no escribía para recibir ese reconocimiento.

Los suyos creyeron el lauro ganado en el 2010, pero ella no le hizo caso a esa cosas, aunque confiesa que por momentos acarició "la idea de que podría llegar en algún momento de la vida, pero no todavía". El resultado… fatal: Daniel Chavarría, Premio Nacional de Literatura 2010; Nersys Felipe y sus fieles seguidores, a guardar una vez más la nominación para el próximo año.

Pero en esta ocasión, todo fue diferente. Nadie esperó resultado alguno, ni siquiera se sabía que sesionaba el jurado del galardón. No se promocionó, no se crearon falsas expectativas y Nersys, alejada de su casa, descansaba unos días en el hogar de su hija Blanca.

GÉNESIS DE UN PREMIO

Más de siete años lleva la nominación de Nersys Felipe para el Premio Nacional de Literatura, lauro que poco favorece a las obras infantiles. Y para ser justos, en cada entrevista Felipe declaraba no merecer tal distinción.

"Los premios ayudan a sentirnos seguros de nosotros mismos. Agradezco lo que tengo y recibo. En algunos momentos espero más, como todo ser humano, pero no me disgusto. Nunca he movido un dedo para lograr nada. Cada libro, premio, reconocimiento o postulación, llegan solos a mi vida", expresó en cierta ocasión.

Su sencillez no le permitía más, a pesar de que destacados exponentes de las letras cubanas como Reynaldo González confesaron hace dos años en entrevista "haber votado por ella, y no dudar en volverlo a hacer. Es una parte de la cultura que es necesario defender".

"Si no estuviéramos obligados por nuestras propias reglas a elegir un Premio Nacional de Literatura, hace años que Nersys Felipe lo hubiera ganado, expresó por su parte Zuleica Román en diciembre pasado, recién dado a conocer el Premio Nacional de Literatura. Nuevamente Nersys marchaba con las manos vacías.

"Nersys es junto a Dora Alonso una de las escritoras cubanas más importantes del siglo XX y XXI, ha sido una persona importantísima para dos generaciones de cubanos que hemos aprendido a conocer la historia, la cultura, la flora y la fauna de nuestro país con sus historias. Además, es una persona sencillamente encantadora, un ser humano único, casi perfecto, quizás como solo defecto que a veces es demasiado tímida, pero es insuperable", agregó Román.

"Pienso que es muy importante y difícil escribir para los niños, pero más difícil es escribir un libro que niños y padres puedan compartir, y es lo que grandes escritores de la literatura infantil de Cuba, dígase Dora y Nersys, han conquistado. Lograr que un padre y un niño disfruten de un mismo libro salvando distancias generacionales es una tarea gigante, desde el punto de vista creativo. Nersys tendrá su premio, su obra tiene todos los valores para que ella conquiste ese lauro y se le reconozca la jerarquía intelectual y la importancia que tiene para la cultura de este país."

SIN QUITARSE EL POLVO DEL CAMINO

"Me llamó a la casa Nelson Simón (escritor pinareño), que era miembro del Jurado. Me habló angustiado y me preocupé. Solo después me di cuenta de que era de regocijo. Luego habló conmigo Chavarría, con ese acento uruguayo suyo. Imagínate, me dice que no puede creer cómo una mujer que dice tener la edad que aparecía en el currículo hablaba con una voz tan juvenil y bella", expresa Felipe en un primer contacto con la prensa en Pinar del Río.

Coqueta, elegante, expresiva, con silueta semirredonda y pequeña estatura, de 75 años, llegó a su residencia, en la céntrica calle Virtudes. "Sin quitarse el polvo del camino", tras largo viaje desde la capital cubana, recibió a todos los que hasta su modesta morada fueron a agasajarle por el reconocimiento.

Aún emocionada expresó que obtener el premio es importante, "pero más lo es el cariño de toda la gente que me llamó, de los que vinieron. Todo es muy lindo, muy sentido, es bueno saber que lo quieren a uno. Sin esto, de qué sirven los premios. De nada. Si yo pierdo el amor de mi gente, de ustedes, de mi familia, qué me queda".

No dudó entonces un instante en dedicarle su reciente lauro a su querido terruño: "Cuando lo recibo, pienso en Cuentos de Guane, en mi pueblo. Siempre vuelvo a él, a dónde iría si no".

Como explicara en un ocasión, aunque "Román Elé es más literatura, una novela con mucha poesía, Cuentos de Guane es el libro de mi corazón, de mi familia, de mi vida".

Respecto al impulso que reciben las letras para niños, respondió: "Se logra mucha más consideración. Este es un proceso que comenzó con los Premios de la Crítica, ganados por autores de literatura infantil. Este tipo de obras ya toman importancia, elevándose de sí mismas un poco, porque la gente no las conoce bien, no se detienen a leerla, a analizarla.

"No sé qué sucede pero confío en que no pasará más, no solo por este laurel, sino por los demás que poco a poco se ha agenciado la literatura infantil. Esta es otra gota de agua llenando el cántaro".

EL LIBRO ES UN HIJO QUE DAS

Aunque muchos no lo puedan creer, a Nersys le hubiera gustado pintar o componer música. "Es que el libro es una cosa muy tuya, que tienes que dar a otra gente como si fuera un hijo, por eso me angustio un poco cuando los entrego a las editoriales", expresó a medios locales.

Y es que, sin chovinismos provincianos, hay que reconocer en Nersys a la artista auténtica, esa que defiende su obra sin tener que pensar en cifras de best seller; es de las que prefieren permanecer en su terruño natal, antes que partir hacia la urbe capitalina, a pesar de que ello implique menos divulgación y reconocimiento en el ámbito nacional.

Por ello, pudiera parecer que "la tuvo difícil", como decimos en buen cubano, por su permanencia en Vueltabajo, por su poca asiduidad a los círculos literarios nacionales, y por ser escritora de un género poco favorecido por el máximo lauro nacional, que hasta ahora sólo había recaído en una autora para niños: Dora Alonso, en 1988.

Aclara entonces que su vida no cambiará a partir de ahora; seguirá donde mismo, en su "caracol" de la calle Virtudes, mimando a su nieta querida, y recordando a Guane gracias el escudo que recientemente le dieron.

Verla es recordar su historia de Román Elé; cuando le describe se caracteriza ella misma: "Es un niño hermoso, de esos que lo son por fuera y por dentro".


Mayra García Cardentey

Graduada de Periodismo. Profesora de la Universidad de Pinar del Río. Periodista del semanario Guerrillero. Amante de las nuevas tecnologías y del periodismo digital.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos