jueves, 8 de diciembre de 2022

Más que una actriz, una deidad (+Fotos)

La presencia de la primera actriz Isaballe Huppert y la retrospectiva de 17 obras de su extensa filmografía han contribuido al esplendor del XV Festival del Cine Francés...

Ada María Oramas Ezquerro en Exclusivo 09/05/2012
0 comentarios
Isabelle Huppert 02
Isabelle Huppert presente en esta edición en 17 obras de su extensa filmografía.

Una de las actrices míticas del cine francés, Isaballe Huppert, punto focal del XV Festival de Cine Francés, asistió a la presentación de su largometraje Un asunto de mujeres (Une affaire de femmes) y a la entrega de la Distinción por la Cultura Nacional a Christophe Barratier y Nouredin Seadi

El Festival rinde homenaje al mito Huppert en una retrospectiva que abarca 17 largometrajes de su extensa filmografía y una exposición de fotos, en blanco y negro, de artistas del lente que captaron la expresividad de su rostro en momentos inolvidables de su vida.

Isabelle Huppert ha sido acreedora a los premios más importantes otorgados por los certámenes que coronan la consagración de figuras del séptimo arte, como los de Cannes, París, Berlín, Venecia, Montreal, Karlovy Vary, Montreal y San Sebastián.

TETE A TETE CON ISABELLE HUPPERT

-¿Cuál género prefiere abordar en el cine?

-No me interesa tanto el género como el argumento, pues me inclino por lo que cuenta la historia, sin preocuparme del género a que corresponda.

-¿Y en cuanto a los personajes?

-No busco personajes específicos sino directores, pues son ellos quienes me plantean las aristas a subrayar en el trazado de los personajes, lo cual contribuye a asumirlos de forma orgánica como requiere la interiorización que aspiro a alcanzar en cada película.

-Quisiera insistir en los personajes que usted ha caracterizado. ¿Se siente más cercana a los históricos o a los imaginados?

-Creo que todos cuando se incorporan al cine son imaginados y adquieren ese halo mágico que les aporta la ficción.

 -En cuanto a su interpretación de Madame Bovary, ¿cómo logró esa transmutación que caracteriza algo así como una simbiosis entre usted y la protagonista?

-Fueron varias influencias las que apuntaron hacia mi personificación de Emma. Por una parte, el director, Claude Chabrol, me condujo por las facetas que había descubierto en el personaje y plasmó en el guión. Pero ante todo está Flaubert; su texto me hizo adentrarme en ese personaje, que tanto significó para él, hasta el punto de expresar: “Madame Bovary soy yo.”

-¿Y podría decirse que Madame Bovary es Isabelle Huppert?

-No sé lo que otros opinarán. Pero sí, efectivamente, mi sentir es que Madame Bovary soy yo… y ese fue mi objetivo cuando filmé esta película.

-¿Cuál es su opinión acerca del filme Une affaire de femmes (Un asunto de mujeres)?

-Es un regalo más de Claude Chabrol, aparte de Madame Bovary. Yo le dije que deseaba cantar, aunque el hecho de que la protagonista cantara no estaba previsto en la historia. Pero él me dijo: si quieres cantar, pues canta. Y así lo hice y fue una experiencia inolvidable para mí.

-¿Le agrada filmar fuera de Francia?

-Me gusta hacer cine en cualquier parte. Salir hacia lo desconocido, descubrir geografías, el modo de ser de los pueblos y las reacciones de otros públicos. De por sí hacer una película es viajar, emprender un viaje interior, Y si a esto se une viajar en el sentido exacto de la palabra este viaje incluso se enriquece enormemente.

“Tuve una experiencia increíble con un director coreano. Su estilo es muy especial, porque filma sin guión, con un lenguaje vivencial que aporta mucho a los intérpretes, Exige un esfuerzo mucho mayor, pero el resultado fue magnífico. He filmado en Europa, en países como Austria, Alemania y Suiza, y en países de otros continentes, los cuales me han aportado experiencias inenarrables, aunque también pìenso que el viaje más extraordinario es el que implica conocer la subjetividad del otro.

“Resulta apasionante, en mi opinión, descubrir culturas diferentes a la mía y, por tanto, otros puntos de vista, más allá de la cultura, los modos de pensar del ser humano en historias que representan experiencias de gran valor para mí. Y todas estas experiencias constituyen savias nutricias para mis actuaciones en el cine, y en un sentido más amplio para mi carrera como actriz.

“Significa mucho adquirir la visión propia de lo que se percibe en un lugar determinado y eso me interesa para conocer más y más una atmósfera, un país o un conflicto, para adentrarme hasta lo más íntimo en el personaje que debo asumir para dejar de ser yo misma.”

-¿Cuál es su impresión sobre el público cubano en este Festival?

-Recibí una enorme impresión, la noche de la apertura, por la multitud que llenaba la sala Chaplin. Fue algo estremecedor observar cómo el público cubano aprecia y admira el cine francés, al igual que su receptividad ante la proyección del filme El artista, por la sensibilidad demostrada por los espectadores y esa gran demostración de simpatía en los aplausos que le tributaron.

-Y ¿en cuanto al estreno en Cuba de Une affaire de femmes (Un asunto de mujeres)?

-Me complació enormemente la reacción tan cálida y entusiasta que recibió esta película del público que colmó el cine. Fue muy emotivo y es un motivo muy especial para regresar. Es un público maravilloso, impresionante, que me ha cautivado. Un público extraordinario, muy receptivo y muy atento.


Ada María Oramas Ezquerro

De larga trayectoria en el periodismo cultural. Premio de Oro, del Gran Teatro de La Habana y Miembro de la sección de la Asociación de Artistas Escénicas de la UNEAC


Deja tu comentario

Condición de protección de datos