domingo, 4 de diciembre de 2022

La voz de Cuba en el arte de Menia

Tan valiosa como la dimensión de su arte es la labor de promoción de la causa de los Cinco y Cuba que realiza en el exterior la primera bailarina, coreógrafa y profesora Menia Martínez...

Ada María Oramas Ezquerro en Exclusivo 28/01/2012
11 comentarios
Menia Martínez
Menia Martínez, estrella del Ballet cubano

FACETAS DESCONOCIDAS EN UNA ARTISTA PLENA

Un reencuentro con Menia Martínez en la presidencia de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) me permitió conocer la amplitud de su labor docente y su tesón como activista de una asociación de solidaridad con Cuba. Muy emocionada recibió la medalla conmemorativa del cincuentenario de la UNEAC de manos de su presidente Miguel Barnet, quien la calificó de representante de la UNEAC en ámbitos internacionales.

Emocionada vivamente, Menia expresó a Cubahora que “este reconocimiento es muy importante para mí porque la UNEAC es una institución muy prestigiosa y me siento muy orgullosa de ser fundadora y miembro de honor de nuestra organización. Esta medalla me compromete aun más a continuar realizando mi mejor esfuerzo por dar a conocer los triunfos de la Revolución Cubana en Europa”.

PERIPLO POR UNA VIDA EN EL ARTE

¿Recuerdos de aquellos primeros tiempos?

—Recuerdo a Nicolás Guillén como si lo viera en estos momentos. Me apoyó en toda mi trayectoria artística, me ayudó para que ingresara en la academia Baganova, en Leningrado, fue como un padrino para mí, viajaba a Leningrado a verme y yo iba a Moscú a verlo a él y para mí fue muy emocionante regresar a Cuba y enterarme que era el Presidente de la UNEAC”.

¿Cuándo ingresó en el Ballet Nacional de Cuba?

—Inicié mis estudios en la escuela por los años cincuenta, pues Fernando y Alicia me otorgaron una beca, la cual me convirtió en la primera becada cubana de la Academia Alicia Alonso. Y bailé en el cuerpo de baile con la compañía teniendo trece y catorce años, lo cual tuvo una significación muy especial para mí. Esto me motivó a adquirir seguridad en el escenario.

PRIMEROS PASOS HACIA EL MUNDO

“Viajé a la Unión Soviética y, cuando regresé, trabajé en el ICRT y colaboré lo mejor que pude con la UNEAC, realicé giras internacionales con el Ballet Nacional de Cuba a China y La Unión Soviética. Al poco tiempo, recibí una invitación, como profesional, y fue así que bailé en el personaje de Kitri, en Don Quijote y Giselle, en 1966, en Moscú. Cuando volví, permanecí con la compañía, viajamos a París para presentar Giselle, y para poder brindar más profesionalismo a nuestras puestas, todas las bailarinas nos incorporamos al cuerpo de baile, a petición de Alicia. Y me siento muy orgullosa de haber sido de ese cuerpo de baile junto a Josefina, Loipa, Mirta y Aurora, y de haber intervenido en estas funciones con las cuales ganamos el Gran Premio en París”.

¿Cuándo se incorporó al Ballet del Siglo XX?

—De nuevo en Cuba, tuve la oportunidad de que Maurice Béjart, de visita en el país, me eligiera para que formara parte del Ballet del Siglo XX, compañía que permitió una retroalimentación, decisiva en mi carrera, pues a esa compañía le entregué energías y parte de mi vida y recibí enseñanzas inolvidables de ese gran coreógrafo y maitre de la danza, desde el 70 hasta el 74.

EL ARTE DE ENSEÑAR

“Después, como yo me casé, comencé a impartir clases y fue una etapa muy interesante. a todas nosotras, por una necesidad, Fernando nos motivó a que, además de bailar, nos dedicáramos a la docencia. Y eso nos abrió una perspectiva nueva al tener la oportunidad de transmitir nuestros conocimientos de ballet. No es lo mismo bailar que empezar a dar clases de ballet. Nosotras tenemos una trayectoria en mi generación como maestros y eso lo hicimos con la pasión de la juventud”.

LA INFLUENCIA DE LEFEBRE EN MENIA

“A George lo conocí en Cuba y después colaboramos juntos allá, yo regresé a Cuba cuando él vino a montar Edipo rey, y entonces nos casamos en el verano del 70, y estuvimos juntos hasta su muerte, en el 90, en mayo se cumplirán 22 años de su fallecimiento.

“El aportó mucho al Royal Ballet de Wallonie y a Bélgica. Además, veníamos muy a menudo aquí. El montó Yagruma y Salomé para el Ballet Nacional de Cuba y colaboró mucho con el Ballet de Camagüey, pues casi todo el repertorio que montaba allá se lo traía a Fernando para que lo montara aquí. Trajo Ersilí para ser presentado en La Habana, que tuvo mucho éxito aquí, y luego trajo Le bateau ivre (El barco ebrio), con una bailarina que es también periodista (Dolores Oscare). Lefebre mereció muchos homenajes aquí, muchos de ellos por iniciativa del entonces Ministro de Cultura Armando Hart, quien dijo que él había hecho mucho por Cuba, como coreógrafo y como artista. Tal como él lo deseaba, sus cenizas se encuentran en el cementerio de Santiago de Cuba”.

EVOCACIÓN DE MENIA A RUDOLPH NUREYEV

¿Cómo recuerda usted a Rudolph Nureyev, un mítico bailarín con quien usted bailó en muchas de sus presentaciones en Europa?

—Tendría que decir tanto que abarcaría el espacio de esta entrevista. Mis recuerdos sobre Nureyev se resumen en una parte del documental Un destino, una vida, realizado en París, que acaba de filmarse para la televisión rusa, en el cual participan todas las personas que trabajaron en el teatro Bolshoi que conocieron y actuaron con ese gran artista y yo pienso enviar una copia al ICRT para que el público conozca esta obra testimonial”.

LUCHADORA POR LA SOLIDARIDAD CON CUBA

¿Cual es su labor en estos momentos?

—Yo estoy trabajando en muchos lugares, pero además, soy presidenta de la Asociación de Cubanos en Bélgica. Y participo en todos los eventos de nuestros compatriotas residentes en Europa. Eso me da mucho trabajo, pero es una labor muy hermosa, porque es por Cuba, conjuntamente con nuestra embajada y tenemos muchas actividades, porque tratamos de agrupar a todos los cubanos que están a favor de nuestra causa, que son la mayoría, pues ahora existe en Europa una nueva emigración y vamos al Ministerio de Justicia y hacemos manifestaciones por la liberación de Los Cinco, por el fin del bloqueo, y en nuestros actos participan los amigos de Cuba y tenemos una gran complicidad de trabajo. Eso me ocupa mucho tiempo.

“LA NUEVA GENERACIÓN DE BAILARINES CUBANOS ES FANTÁSTICA”

“Existe un Centro de Danza que es profesional, en Bélgica, donde yo preparo bailarines. Eso es muy importante para mí porque como parte de ese trabajo viajo mucho a Francia, Inglaterra y sobre todo a Madrid, con la compañía de Víctor Ullate. Estuve allí todo el mes de septiembre y octubre y pude ver, en España, al Ballet Nacional de Cuba y me parece que la nueva promoción de bailarines es fantástica, con muy buena técnica, con una proyección artística muy grande. Yo se lo dije a Alicia: son verdaderamente formidables.

“Es una nueva generación que ha creado una compañía de nivel internacional. Y tuvieron mucho éxito en España. Y las bailarinas que asumen roles principales han madurado mucho, tanto Anette Delgado, como Viengsay Valdés y Sadaise Arencibia. Y otras muchas, por ejemplo Yanela Piñera, que yo las conocí en la escuela con Fernando Alonso y les tomé ensayos. Y aprecio cómo todas ellas se han convertido en grandes estrellas. Eso me satisface mucho, porque veo que en Cuba, a pesar de la situación económica, como lo decimos todos en el exterior, la cultura no se detiene: sigue adelante y dando sus frutos”.

PROMOTORA DE LA CULTURA CUBANA EN EUROPA

¿Podría referirse a su labor actual para dar a conocer la cultura cubana en Europa?

—Existe un centro de danza profesional llamado Yantra, que es una réplica de Mudra, la escuela que dirigió Béjart en Bruselas. Como los belgas dicen que Bruselas está en el centro de Europa, lo cual es una verdad, muchos estudiantes de esos países vienen a entrenarse conmigo y matricularse en compañías de ballet. Y según sus características, los envío a las agrupaciones clásicas o contemporáneas.

“A veces presentamos espectáculos, pero es algo muy curioso, porque en Bruselas nunca puede encontrarse un teatro libre y muchos artistas me han sugerido presentar un espectáculo en Cuba y yo les digo que en Cuba siempre tenemos un escenario disponible en La Habana o en otras provincias.

“Este tipo de propuesta es total. Ya presenté el primero, que denominé Cuba total, aunque no me gusta mucho el título, pero los parlamentarios y el público lo aceptaron muy bien y la embajada me sugirió mantenerlo. Actuó el pianista Mauricio Vallina, un pianista que conocí en Cuba y que Leo Brouwer lo considera extraordinario. El quiere venir a Cuba para presentarse en un concierto con la Sinfónica. Trabajó un primo de Assenneh Rodríguez y leyó poemas de Nicolás Guillén, acompañado de dos bailarines que dibujaron imágenes corporales, en el lenguaje del ballet clásico. Y el final consistió en un tema de Sergio Vitier Los parlamentarios belgas asistieron a la puesta y allí fue creada la Asociación de Cubanos en Bélgica y me eligieron como presidenta.

“En otro momento vino Víctor Ullate y creó un espectáculo maravilloso sobre las canciones de Bola de Nieve y queremos volver a repetirlo, que Mauricio brinde un minirecital y que también actué un pianista jovencito que ganó una beca en París y actuó en Bruselas durante la semana de la cultura cubana. Con estos artistas pienso organizar otro Cuba total e invitar al Parlamento porque las relaciones entre Cuba y Bélgica son buenas, pero la Unión Europea no siempre nos satisface y deseamos que los parlamentarios presencien el espectáculo, porque a través del arte podemos darles a conocer el pensamiento de nuestro pueblo y la trascendencia de nuestra hermosa causa”.


Ada María Oramas Ezquerro

De larga trayectoria en el periodismo cultural. Premio de Oro, del Gran Teatro de La Habana y Miembro de la sección de la Asociación de Artistas Escénicas de la UNEAC

Se han publicado 1 comentarios


Jesús Y
 9/5/21 11:32

Las Raíces de Menia Martinez

El Padre de Menia Martínez, se llamó Heriberto Martínez Pérez, viejo luchador Comunista que en los años 30 se vio obligado a emigrar de Guines a La Habans por la persecucion política a q era sometido. Si madre hermana de mi abuela. Formó parte de una familia de Emigrantes Canarios y con sus hernanos se crió en Loma Blanca  sin padres ya q estos murieron jóvenes a causa de la tristeza provocada por el asesinato de su hijo mayor al inicio de la guerra del 95. 
mi abuela, Justa Pérez y sus hetmanos, Filomeno,Lino,Pilar, Nicolasa y otras q no recuerdo fueron de clase muy humilde y honradas y todas crearon numerosas familias 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos