martes, 6 de diciembre de 2022

El aparecido Juan Carlos Alfonso (+Fotos) (+Video)

Muchos le llamaron el nuevo Juan Formell. Es uno de los músicos que preparó la pista en el preludio del boom de la salsa de 1989...

Rafael Lam Marimón en Exclusivo 19/08/2012
0 comentarios
Juan Carlos Alfonso - Portada
Juan Carlos Alfonso

Juan Carlos Alfonso, el “Chuny” de Bejucal, apareció en el programa Música y más que atiende magníficamente Oni Acosta Llerena. Juan Carlos había desaparecido de los medios de difusión, algunos decían que se había refugiado en una finquita en el reparto Fontanar, otros que se encontraba trabajando en Perú.

Lo cierto es que el grupo Dan Den se había desaparecido bastante de la radio, la televisión y los bailes populares. Todos coincidimos en que Juan Carlos Alfonso (30 de marzo de 1963) sigue siendo uno de los jóvenes más talentosos de la salsa y la timba cubana.

Es uno de los músicos que preparó la pista en el preludio del boom de la salsa de 1989. En 1984 se integra a la orquesta Revé que estaba reclutando jóvenes músicos y cantantes. En 1987-1988 causaron una explosión asombrosa con el changüí rumbero de Revé, magnificado con las orquestaciones atrevidas de Juan Carlos Alfonso. Muchos le llamaron el nuevo Juan Formell, en esos años lo llenaban todo: fiestas y carnavales de toda Cuba.

En 1988 decide hacer tienda aparte, crear su propia orquesta Dan Den, basada en la frase de Revé: “Hay que dar, para que te den”. El “Chuny” inventó un nuevo ritmo llamado Dan Den, con campanitas y todo, tomadas de las charangas de Bejucal. En el potaje musical incluyó algo de merengue, toques de Ochún, tumbao constante del piano, reja de la conga de Bejucal, todo lo aprendido en las influencias danzoneras, guajiras y soneras de su pueblo.

En una gira de verano, en tiempos de carnaval, en 1988, viajé junto a la Revé hasta la ciudad de Bayamo.

Nos hospedamos en el hotel Bayamo, allá Juan Carlos me reveló que tenía entre manos una nueva orquesta y abandonaba el Charangón. Ya había conversado con Pablo Fernández Gallo (Paulo FG ahora) y se llevaba de la Revé a su amigo de Bejucal Ricardo Alfonso “Alfonsito” y a Francisco Hernández “Pichy Valdés”.

Total que, en el invierno de 1988 ya Juan Carlos empezaba a armar aquella banda con instrumentos inventados y un teclado prestado. “Quería distinguirme de lo que había hecho con Revé y apliqué algunos timbres más modernos y juveniles con el teclado y nuevas canciones, más dirigidas a la salsa internacional”.

El estreno fue en la inauguración de la Charanga de Bejucal, el 23 de diciembre de 1988, estuve presente en aquel acontecimiento musical, en el parque Juan Delgado de la iglesia, al costado del restaurante El Gallo.

Rápidamente Pablito Fernández Gallo atrapó al público con dos temas: El humo o la vida, Siempre hay un ojo que te ve. Alfonsito se presentó con algunos conocidos temas: No me cojan para eso. El Pichy interpretó un gustado éxito de la Revé: Más viejo que ayer, más joven que mañana. Comenzaba una nueva etapa para Juan Carlos Alfonso, rápidamente se coloca en el hit parade y alcanza la máxima popularidad con un líder vocal como Pablito Fernández.

Después vendrían muchas etapas para el Dan Den. En la década de 1990 viajaron por muchas ciudades de EE.UU., Europa, América Latina. Los países más visitados fueron Colombia, Perú, Ecuador y México. En algunos de estos países se mantuvo por largas estancias.

Durante todos estos años colocó muchos éxitos de grabaciones, algunos de alcance internacional: Siempre hay un ojo que te ve, El humo o la vida, El chico Suchel, Chuncha, Solbé, Cadena perpetua, Chica de nieve, Y lo tuyo qué, Ataré, Más rollo que película, Mi cuerpo. Este último tema en la voz de Felipe Salas “Jesusito el Zunzún”, estuvo en la lista de éxitos de varios países, especialmente en México.

En la década de 1990 la firma “Nueva Fania”, de Jerry Masucci, incluye en su staff a Dan Den, que entró en la línea de las orquestas salseras latinas.

En todos estos 24 años Juan Carlos Alfonso con el Dan Den, han atravesado por todos los avatares: En el 2001 lo sorprende en Nueva York la caída de las Torres Gemelas, en Manhattan; en Perú afronta un terremoto; en México, un peligroso huracán; en Cali, Colombia, fue testigo de fuertes explosiones callejeras.

Juan Carlos siempre sale ileso, está designado por Ochún para hacer la música cubana. Ha perdido el pelo, pero no la fuerza musical, ahora parece renacer, tiene nuevos temas que van a pegar en la calle con el disco de la EGREM Yo soy Arará, donde dice en uno de los coros que camina “Por encima del muerto”.

Tiene gente joven en su banda, la flauta es defendida por su hija Laura. Ya rescató milagrosamente a uno de sus líderes vocales, el cantante Felipe Salas “El Zunzún”, compositor de algunas de sus canciones.

Ahora solamente le recomiendo a Juan Carlos introducir trompetas con trombones, buscando una sonoridad más cercana y contemporánea. Darle un poco de más fuerza a la “Base Rítmica” (Motor sonoro y clave de la música cubana).

Por lo demás, le auguro nuevos éxitos al joven Juan Carlos Alfonso, que nació en pleno auge de la Beatlemanía, solamente tiene 49 años y un mundo por delante. Música en su mente tiene mucha, y también tiene bastante suerte contra incendios, terremotos y huracanes.


Rafael Lam Marimón


Deja tu comentario

Condición de protección de datos