sábado, 20 de abril de 2024

Temporada de piojos

La pediculosis es una afección de la que poquísimas familias escapan si tienen hijas e hijos en edad escolar, pero una cosa es vivirlo desde la infancia y otra como adulto responsable de eliminar la plaga...

Yeilén Delgado Calvo
en Exclusivo 02/03/2024
0 comentarios
Piojos
Cuando los hijos son suficientemente grandes hay que explicarles la necesidad de mantener una distancia prudencial con cabellos ajenos. (Ilustración tomada de Depositphoto)

¿Cuántas hemos inaugurado ya la piojotemporada? Todavía nos da un poco de vergüenza confesar que nuestra prole se contagió de piojos, y mucho más que nos los pegaron; sobre todo por el mito que asocia la pediculosis a la falta de higiene.

Sin embargo, esta afección es muy frecuente entre niños y niñas en edad escolar, por lo que las probabilidades de escapar de padecerla a lo largo de la crianza son muy escasas.

A pesar de lo que se cree, los piojos prefieren los pelos limpios, pues les es más fácil llegar al cráneo si el pelo no tiene grasa o suciedad. Es decir, solo con una buena higiene no resolvemos el problema.

A pesar de que existen ciertos geles antipiojos, quizá el consejo más sensato que se pueda dar es hacer peinados bien sujetos, y revisar con mucha frecuencia. Los piojos se reproducen a una velocidad increíble, así que ignorar la primera vez que vemos a nuestra hija o nuestro hijo rascarse la cabeza, no es opción.

Ya entronizado el problema, la primera reacción es de pánico. Una cosa es recordar aquella vez que nos pelaron al cuadrado porque cogimos piojos -una anécdota que nos puede resultar hasta graciosa- y otra bien diferente es tener que hacer frente al problema, como adulta a cargo.

No obstante, una certeza pueden darnos consuelo: es posible vencer a los piojos; aunque nos lo parezca, el brote no durará para siempre. Eso sí, es imprescindible mucha constancia.

Si creen que van a perder la razón ante un pelo repleto de liendres, una ayuda muy efectiva es la liendrera, ese pienecito con dientes de metal muy juntos, que nuestras madres hubieran agradecido tener. Cuesta cara, pero quizá una amiga se las preste y les salve la vida.

Aunque existen varios productos importados, el pediculicida a base de Nim que comercializa Labiofam en el país resulta de mucha ayuda. No hace daño probar con remedios naturales como el vinagre.

En fin, revisiones van y vienen, llega el momento en que terminan por desaparecer, hasta la próxima temporada...

Luego de ganar esta batalla podremos anotarle otra raya a la tigresa.

Como en la crianza el humor debe ser un instrumento perenne, incluso ante desafíos tan angustiantes como un brote de piojos, aprovecho para compartir los consejos que ofrece una madre que forma parte de nuestra comunidad en WhatsApp:

Consejos para por si...

1. Ten siempre permetrina en casa.

2. Cómprate la liendrera antes de la crisis.

3. Busca un(a) confesor(a) para apoyo emocional.

4. Si es posible no le digas al pobre niño(a) que tiene piojos, para que no se acompleje. Dile que le peinas y lo limpias para prevenir.

5. Si es varón, corta por lo sano... Que el pelado sea lo más bajito posible.

6. Si es niña, ya, ahórcate.

7. Obligada desinfección de mamá, hermanos y papá.


Compartir

Yeilén Delgado Calvo

Periodista, escritora, lectora. Madre de Amalia y Abel, convencida de que la crianza es un camino hermoso y áspero, todo a la vez.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos