Consultas médicas

por Dr. Alberto Quirantes Hernández

Valiosas opiniones y experiencias en materia de salud del Doctor Alberto Quirantes con la intención de extender al mundo la ayuda implícita en ellas en términos de educación y diagnóstico...

Ventajas de la buena alimentación en adultos mayores

La buena alimentación en la tercera edad es escencial para llevar una vida sana y duradera...

Dr. Alberto Quirantes Hernández

8:00 am | 14/Apr/2014

1 comentarios

15 votos

Entre otras cosas, una alimentación saludable es fundamental para mantener una buena salud y esto ha sido demostrado en adultos mayores.

La guía alimentaria de nuestro país es una útil herramienta para adquirir  buenas orientaciones sobre bases científicas relacionadas con una correcta nutrición.

Las personas de la tercera edad observadores de estas recomendaciones disfrutarán de mejor calidad de vida y menos dificultades en cuanto a su movilidad, pensamiento y cuidados personales.

LA VIDA SALUDABLE

Para confirmar como el consumo de alimentos de elevada calidad garantiza un mejor estado general de los adultos mayores fue realizada una investigación por el  Instituto Westmead Millennium para la Investigación Médica de la Universidad de Sídney, Australia y publicada en la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Fueron investigados 1,305 hombres y mujeres de 55 y más años entre 1992 y 1994 en relación a los alimentos ingeridos por ellos de manera habitual.

Se calificó la dieta de cada participante con una escala de 0 a 20 puntos y mientras más elevada fue la puntuación mejor era su alimentación.

PASADO UN TIEMPO

Entre cinco y diez años después volvieron a ser encuestados e informaron sobre la calidad de vida vinculada con la salud física y mental, la funcionalidad en sociedad y la vitalidad. Cada aspecto se valoró con una escala de entre 0 y 100 puntos.

Los participantes consumidores de alimentos de mayor calidad también tenían una calidad de vida superior en relación al resto en relación a  funcionalidad física,  salud general y  vitalidad.

A los 10 y 15 años del primer cuestionario también fue evaluada la capacidad de los encuestados para realizar actividades instrumentales como ir de compras, hablar por teléfono, utilizar dinero y viajar en transporte público.

Quienes mantuvieron una alimentación de mejor calidad fueron un 50 por ciento menos proclives a padecer de alguna discapacidad para realizar actividades instrumentales cuando fueron comparados con el grupo alimentado con peor calidad.

ESTILOS SALUDABLES

Aunque la dieta saludable no es el único motivo de las diferencias encontradas en el grupo investigado, los resultados constituyen un elemento muy importante para incorporarlos a las estrategias de salud de la población en adultez avanzada a fin de modificar hábitos inadecuados hacia una sana alimentación.

Promover una dieta baja en sal y rica en frutas, verduras, granos integrales, pollo, pescado, legumbres, aceites vegetales, alimentos integrales o lácteos descremados ayuda en gran medida a mantener una excelente calidad de vida y a conservar las capacidades funcionales como ir de compras, hacer las tareas del hogar, preparar la comida o tomar los medicamentos.

Si en edades más jóvenes no se ha comido saludablemente, nunca es tarde para cambiar de hábitos y comenzar a obtener los nutrientes necesarios para alcanzar o conservar una buena calidad de vida.

Más de Consultas médicas

SOBRE

EL AUTOR

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.