miércoles, 24 de julio de 2024

Nueva Lista Roja de la flora de Cuba

Después de analizar más del 60 por ciento de la flora cubana, especialistas concluyeron que casi el 50 por ciento se encuentra en peligro de extinción...

Aileen Infante Vigil-Escalera en Exclusivo 06/11/2016
1 comentarios

Especialistas de más de 30 instituciones liderados por el Grupo de Especialistas en Plantas Cubanas (GEPC) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Jardín Botánico Nacional de la Universidad de La Habana, acaban de publicar una monografía que lleva por título Lista Roja de la flora de Cuba.

Según el Doctor Luis Roberto González Torres, primer autor de la obra y presidente del GEPC –perteneciente a la Comisión para la Supervivencia de las Especies de la UICN–, “en aras de definir prioridades, lineamientos y políticas para la conservación de una especie se deben considerar, además de la evaluación que brinda la Lista Roja, otras cuestiones como la probabilidad de éxito de las acciones de conservación recomendadas, la disponibilidad de financiamiento y de personal cualificado para acometer dichas acciones y la existencia de un marco legal que ampare la conservación de la especie en cuestión”.

La Lista Roja de la flora de Cuba compila la evaluación de 4 627 especies de plantas y presenta un análisis general del estado de conservación por regiones del país, por formaciones vegetales y por áreas protegidas, entre otros.

Asimismo se incluyen como complemento más de 30 resúmenes de los principales proyectos de conservación y gestión de especies vegetales en Cuba, entre los que se destacan por su magnitud: el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y la Red Nacional de Jardines Botánicos y Planta, iniciativa para la conservación de la flora cubana.

Estos resúmenes contribuirán a difundir entre los decisores, investigadores y el público general las acciones que se vienen realizando durante los últimos diez años para proteger nuestra singular flora y servirán de inspiración para la creación de nuevas iniciativas.

Para la Doctora Maritza García García, presidenta de la Agencia de Medio Ambiente (AMA) de Cuba y prologuista de la obra,  la Lista Roja es el reflejo del potencial científico con el que cuenta el país y de la creciente preocupación de la población en general, sus instituciones y gobierno por la conservación de sus recursos naturales, en especial de su valiosa flora.

“Con orgullo podemos decir que con esta obra estamos presentando la evaluación de más del 66 por ciento de nuestras plantas y vamos camino a un exitoso cumplimiento de nuestros objetivos vinculados a las Metas de Aichi del Convenio de Diversidad Biológica”, afirmó.

Por su parte, el Máster en Ciencias Alejandro Palmarola, presidente de la Sociedad Cubana de Botánica, una de las instituciones auspiciadoras de la obra, declaró que el archipiélago cubano posee una singular flora, con un estimado de entre 7 000 y 7 500 especies, que lo ubica como el territorio más rico en plantas a nivel mundial y la primera isla en número de especies por kilómetro cuadrado.

Igualmente aseguró que la flora cubana posee alrededor del 53 por ciento de especies exclusivas de nuestro país, valor que la posiciona entre las siete islas con mayor porcentaje de endemismo en el planeta.

La dimensión real del impacto de la pérdida de diversidad vegetal sobre nuestra civilización y los ecosistemas no es del todo comprendida: una especie de planta de cada cinco se encuentra en peligro de extinción a nivel global y alrededor de dos mil especies vegetales se extinguen anualmente en el trópico y el subtrópico.

Esta situación se sabe que será significativa dado el papel fundamental que juegan las plantas para el mantenimiento de la vida en el planeta y de la existencia humana en particular, explicaron los especialistas.

En el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), del cual Cuba es signataria, los países se han comprometido a abordar de manera participativa las causas de la pérdida de especies. Reducir la presión directa sobre la diversidad biológica y promover su uso sostenible, mejorar la protección sobre los genes, las especies y ecosistemas de manera que se incrementen los beneficios que recibimos de ella, son algunos de los compromisos asumidos.

En consonancia con el CBD, Cuba se propone para el 2020 evaluar el estado de conservación del 80 por ciento de las especies de plantas conocidas, y en esta dirección, la Lista Roja es el resultado fundamental para alcanzar dicha meta.

La realización de las evaluaciones del estado de conservación de las especies ha constituido el objetivo principal del Grupo de Especialistas en Plantas Cubanas (GEPC) desde su creación en 2003. La publicación de la Lista Roja representa la culminación de 10 años de trabajo intensivo del GEPC y sus colaboradores.

Además el proceso de compilación y edición de la Lista Roja contó con el apoyo de un sinnúmero de especialistas y estudiantes voluntarios de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana, así como, el auspicio del Jardín Botánico Nacional, la Agencia de Medio Ambiente, el Centro Nacional de Áreas Protegidas, la Sociedad Cubana de Botánica, Planta, Whitley Fund for Nature y MBZ Species Conservation Fund.

Actualmente la impresión de este valioso material se realiza gracias al apoyo del proyecto Conectando Paisajes, ejecutado por el Instituto de Ecología y Sistemática (AMA/CITMA) con financiamiento del GEF/PNUD.

ALGUNOS RESULTADOS IMPORTANTES

Entre los principales resultados de la Lista Roja de la Flora de Cuba 2016 sobresalen que aproximadamente el 50 por ciento de la flora de Cuba está en peligro de extinción, el 18 por ciento en peligro crítico de extinción y 25 especies ya han sido declaradas extintas.

De igual manera trascendió que el 20 por ciento de las especies analizadas no cuenta con información suficiente para evaluar su estado de conservación, de ahí la importancia de continuar los estudios básicos sobre este tópico.

Como principales amenazas que afectan el estado de conservación de la flora cubana destacan las asociadas a las actividades humanas, principalmente las especies exóticas invasoras, la deforestación, la fragmentación, la ganadería, la forestación y la agricultura.

Como conclusión los autores del estudio determinaron que se debe continuar el trabajo para aumentar la conectividad de las áreas naturales, protegidas o no, perfeccionar las actuales prácticas de manejo de áreas naturalmente cubiertas por matorrales o herbazales nativos de alto endemismo y que no se debe sobredimensionar el valor de los índices de boscosidad como indicador del estado de conservación de la flora.

Pinar del Río, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo son las provincias con mayor número de especies amenazadas y Baracoa es el municipio del país con mayor número de especies en estas categorías, con 285 taxones.

Asimismo el estudio reveló que en 2016 se encuentran amenazadas de extinción el 31 por ciento de las angiospermas –plantas con flores vistosas que atraen a los animales y facilitan la polinización–, el 54,5 por ciento de los pteridófitos –engloban a los helechos y otras plantas emparentadas con ellos–, y el 78,5 por ciento de las gimnospermas –especies que no presentan semillas encerradas en su fruto durante su madurez, sino que aparecen distribuidas a lo largo de un eje formando un cono o piñas–. El 61,78 por ciento de las especies de los géneros endémicos de Cuba están también en estas categorías.

Los bosques pluviales y los matorrales xeromorfos que se desarrollan en zonas montañosas, son los que presentan mayor número de especies amenazadas. Sin embargo, es en las zonas más bajas donde se registra la mayoría de las especies extintas, de ahí la importancia de maximizar la protección de los remanentes conservados de matorrales xeromorfos costeros y subcosteros, matorrales xeromorfos espinosos sobre serpentina y las comunidades de agua dulce.

El 73,68 por ciento de la flora amenazada de Cuba encuentra protección, en mayor o menor medida, en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Los parques nacionales, las reservas ecológicas y las áreas protegidas de recursos manejados, son las categorías de manejo que mayor cantidad de especies amenazadas albergan.

Además, la Lista Roja evidenció que se debe trabajar en el futuro en la prospección florística de las 63 áreas protegidas para las cuales no hay reportes de especies categorizadas y continuar los programas de monitoreo de la flora amenazada, así como potenciar los estudios de historia natural, la educación ambiental y los trabajos ecológicos, poblacionales y taxonómicos.

Cuba es la Isla del Caribe con mayor porcentaje de especies amenazadas respecto al total de su flora evaluada –46,31 por ciento–, y presenta tantas especies amenazadas de extinción como Madagascar.

Nuestra Lista Roja 2016 representa, aproximadamente, el 15 por ciento de todas las especies evaluadas en el mundo siguiendo los criterios de la UICN, y el 66,57 por ciento del total estimado de especies cubanas.


Compartir

Aileen Infante Vigil-Escalera

Se han publicado 1 comentarios


GortLemus
 17/2/21 12:36

Necesariamente Cuba debe volcarse por completo hacia la tierra y cuidar, preservar, proteger la flora como medida más ingente en bien del futuro todo. Pero para eso los gestores de políticas o decididores de acciones gubernamentales han de arreciar los golpes contra la negligencia, la desidia, la extracción furtiva, la depredación de la flora que tanto daño están haciendo para la mayor isla de las Antillas con la flora más rica de la región. No es solo gastar papel en emitir, publicar e imprimir gacetas, resoluciones, normativas, leyes para preservar el medio florístico, es tomar acciones más drásticas contra los violadores, el uso de más fuerzas de guardabosques para combatir estos hechos punibles, que en un período de tiempo no muy lejano veremos como dejarán a esta hermosa isla pelada como un erial si no se les pone coto. Ya no hay que adentrarse mucho en los bosques para ver los ataques humanos contra la naturaleza.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos