sábado, 25 de mayo de 2024

La prensa cubana, en la encrucijada

Si no entendemos la necesidad de ajustar las competencias, prácticas y modos de gestión de nuestra prensa a las demandas del cambio cultural actual, corremos el riesgo de perder credibilidad…

Raúl Garcés Corra en Exclusivo 15/03/2013
4 comentarios
Periodismo
Necesitamos una prensa que se parezca más a nosotros mismos.

Hace exactamente 24 años, 2 meses y 12 días, Eduardo Galeano publicó lo siguiente en el entonces de izquierda periódico español El País:

“La prensa cubana parece de otro planeta y la burocracia de la Isla tiene para cada solución, un problema (…) La burocracia usa explicaciones mágicas para absolverse de responsabilidad y lavarse las manos. Está todo claro: cualquier duda se hace sospechosa de herejía: los largos años del bloqueo tienen la culpa de cualquier ineficiencia, y, en tiempos de guerra, las órdenes de arriba no se discuten. El lenguaje de consignas sustituye la realidad que es por la que debe ser. “Bajó la orientación”-dice el burócrata, y así trasmite una sentencia divina”.

Tanto tiempo después pareciera que podemos suscribir en muchos sentidos aquellas palabras y que, en lo concerniente a la  prensa, giramos en torno a un punto muy similar. ¿Tendremos que admitirnos incapaces de resolver el problema? ¿Será que la mentalidad de “plaza sitiada” podrá más que el espíritu libertario del socialismo, a la hora de encuadrar el debate público en los medios masivos? ¿Nos resignaremos a contemplar cómo las audiencias –sobre todo las jóvenes- nos “pasan la cuenta” de modo lento y progresivo?

Este 14 de marzo nuestro país celebró el Día de la Prensa en la antesala de un aniversario mayor: los cincuenta años de la Unión de Periodistas de Cuba. Y en medio, además, de una actualización del modelo económico, que invita a pensar el futuro no desde el “vivir al día”, sino desde la planeación y el diseño estratégico.

Probablemente nunca como ahora se impone la discusión en torno a qué tipo de prensa debiera acompañar ese proceso y cómo generar una comunicación a la altura y la complejidad de esta época. Si no entendemos la necesidad de ajustar las competencias, prácticas y modos de gestión de nuestra prensa a las demandas del cambio cultural actual, corremos el riesgo de perder credibilidad frente a las audiencias y retrasar no solo el desarrollo profesional del campo periodístico, sino el de toda la sociedad.

No voy a repetir lo que ya se sabe: que se ha diversificado exponencialmente el acceso de los públicos a la información; que se han multiplicado las vías –formales e informales- de circulación de noticias; que han proliferado las redes sociales y una blogosfera vigorosa, repartida entre sectores heterogéneos;  que el modelo de información continua de Telesur nos sube la parada y goza de una reputación indiscutible, por su inmediatez y atractivo estético…

Más bien, quiero subrayar la dimensión de los factores anteriores no como riesgos, sino como oportunidad histórica. Las limitaciones de espacio, la escasez de papel o los impactos nefastos del Periodo Especial sobre la infraestructura de la prensa, son cada vez menos un obstáculo. El capital periodístico formado durante años en universidades  del país, y la instrucción de una ciudadanía cuya cultura política seguramente rebasa la de América Latina, van encontrando cauce en los medios sociales como protagonistas del debate público.

Los cambios en los emisores de noticias, en los receptores y en la naturaleza de los propios mensajes están subvirtiendo las bases sobre las que se erigió tradicionalmente el proceso comunicativo.  Dentro de ese contexto, las potencialidades para representar la diversidad de la sociedad, darle voz a la ciudadanía y profundizar nuestra cultura de participación se muestran ilimitadas. Si dichas prácticas cristalizaran en un nuevo modelo de comunicación, nos toca estudiarlo, estructurarlo  y encauzarlo hacia los propósitos emancipadores del ideal socialista. Cualquier piedra en el camino será incomparablemente menor al saldo de disponer –sin tener que esperar otros 24 años, dos meses y 12 días-, de una prensa que se parezca más a nosotros mismos.


Compartir

Raúl Garcés Corra

Se han publicado 4 comentarios


Magel
 19/3/13 8:35

SUBRAYO EL ULTIMO PARRAFO DEL ARTICULO. No soy periodista, ni comunicadora, doy mi criterio como una cubana más de a pie que la Revolución le dio oportunidades de todo tipo para vivir dignamente. ¿Cuál es el temor? Sin pretender hacer comparaciones porque no son productivas es inevitable dejar de tener en cuenta referentes que nos rodean y muchos nos tocan de cerca. Si no utilizamos nuestro CAPITAL HUMANO, como una trinchera más para salir hacia delante, entonces sucederá lo que expresa el forista Andro, entre otras cosas. Hay muchas personas que quisieran expresarse: como sienten, como ven la posible solución de los problemas, hacer críticas (no me refiero a las malsanas que en nada ayudan, sino a las valientes, sin temor)pero al final todo sigue igual: PURA FORMALIDAD PARA CUMPLIR CON UN PROCEDIMIENTO QUE DE ARRIBA SE CHEQUEA. La forista Leslie tiene razón. El tiempo dirá la última palabra.

Leslie Salgado
 15/3/13 18:03

En principio creo que decir ¨corremos el riesgo se perder la credibilidad¨ es bastante optimista. De cualquier manera, como usted dice, hay recurso humano para intentar rescatar nuestra prensa del estado actual. El problema es que, desde ahí,no podrían resolverse de ninguna forma los grandes problemas de nuestra práctica periodística. Habría que rescatar el sentido de utilidad (que no de utilitarismo) y la vocación de servicio público. Habría además que revisar la forma en que los diferentes actores de la sociedad se relacionan con la prensa, la manera en que se asumen los procesos de comunicación y - en algunas instancias- incluso lo que se entiende por periodismo.

Andro
 15/3/13 15:42

El daño que la prensa cubana le ha hecho a la historia es inmenso. De aqui a unos años cuando alguien quiera hacer un trabajo y visite una biblioteca, se encontrara la desagradable sorpresa de no encontrar..... nada.

rafa
 15/3/13 8:11

Ojala empiece a haber una prensa cubana acorde a lo que es la prensa, porque aqui no se dan noticias, solo informaciones oficiales.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos