martes, 23 de julio de 2024

África en las venas de Cuba

En el Día de África, Cuba tiene suficientes motivos para señalar la fecha, celebrarla y seguir estrechando lazos con el hermano continente...

Leticia Martínez Hernández en Exclusivo 25/05/2016
2 comentarios

Existe un lugar sagrado en Sudáfrica. Se le conoce como el Parque de la Libertad. Está en una de las elevaciones que marcan a la ciudad de Pretoria y allí el silencio parece pavonearse. Hay un muro tremendo, tiene casi 700 metros de largo y más de 2 mil nombres cubanos. Quien allí llega los va leyendo ─ están escritos con precisión milimétrica dentro de un estrecho rectángulo ─, mientras va imaginando sus rostros, historias, dolores, alegrías…hasta el último instante de sus vidas.

Son combatientes internacionalistas que, cuando el mundo siguió volteándole el rostro a África y a sus dolencias, acudieron presurosos a sembrar vidas pero encontraron allí la muerte. Desde entonces y como en los pactos que son de verdad, como los de sangre, quedó sellado el amor entre un continente inmenso y una Isla que desde hacía siglos había florecido con el dolor de aquellos hijos negros arrancados de su tierra y se sentía en deuda.

Por eso este 25 de mayo, Día de África, Cuba tiene suficientes motivos para señalar la fecha, para celebrarla, pero sobre todo para seguir estrechando lazos con todas las naciones africanas. La conmemoración fue fijada porel nacimiento, el 25 de mayo de 1963, de la Organización de la Unidad Africana (OUA), entidad que en el 2002 cambia su nombre a Unión Africana. No es esta una celebración exclusiva de aquel continente, sino que implica a aquellos que en el mundo se sienten parte de África. Y aquí Cuba hace suya la fiesta.

Por las venas de esta nación caribeña corre sangre africana desde que más de un millón 200 mil esclavos cruzaron, obligados y bien atados, los mares que nos separan. Sobre sus hombros y sus sufrimientos se construyó la riqueza del archipiélago. Hasta la guerra por la independencia le debe en demasía a la influencia de aquel continente si tomamos en cuenta que la mayoría (se habla de un 75 %)  de nuestros fieros mambises eran descendientes de africanos. Y ahí están también para orgullo nuestro las huellas, tan frescas y colosales, en la música que de aquí emana, en las artes plásticas, en sus danzas hermosas, en la religiosidad a prueba del tiempo…

¿De dónde salió, sino de allá, esta resistencia que nos mantiene en pie después de tantos años y quebrantos; la perseverancia aún en tiempos sombríos; la fortaleza de cuerpo y de alma; la tendencia siempre a sobrevivir; la alegría sobre cualquier dolor…?

El Día de África es también el Día de Cuba, mucho antes de su institucionalización. Quizás desde que en mayo de 1963, Argelia se convirtiera en el primer país del continente africano en acoger a una brigada médica internacionalista. O cuando en las décadas del 1970 y 1980, Etiopía y Angola recibieron ayuda médica, militar y educativa.  A estas alturas,  cerca de 30 mil colaboradores de la salud, la educación, el deporte, las ciencias, la construcción… han sido útiles en aquellas tierras, y en la Isla actualmente estudian 10 mil estudiantes africanos.

 Aún están frescas las imágenes de los 256 integrantes del contingente Henry Reeve despidiéndose de su pueblo en el aeropuerto internacional José Martí antes de partir a una misión que no tenía fijado el día del regreso. Con la convicción de que podrían regresar o no, dijeron adiós a sus familias para librar del Ébola a países tan pobres como Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona. Otra vez volvía Cuba a estar junto a África.

Cuentan que todo cubano que llega África se siente como en casa, que se le abren las puertas con solo mencionar su Patria y que desde ese instante se roba todo el cariño. Dicen también que Fidel es un hombre venerado allí, desde los tiempos en la Revolución fundada por él plantó bandera junto a la suerte de África. ¿Podríamos entonces dejar de sumarnos a la celebración? Porque este día ponga sus luces sobre un continente al que aún le agobian demasiadas sombras, Cuba aboga como si de ella misma se tratara.


Compartir

Leticia Martínez Hernández

Madre y periodista, ambas profesiones a tiempo completo...

Se han publicado 2 comentarios


newton
 25/5/16 11:33

"Por las venas de esta nación caribeña corre sangre africana desde que más de un millón 200 mil esclavos cruzaron"

No eran esclavos, los esclavizaron.

"más de un millón 200 mil personas hechas esclavas cruzaron [...]

Leticia
 26/5/16 8:49

Tiene toda la razón...

142

Deja tu comentario

Condición de protección de datos