jueves, 18 de abril de 2024

Trump en Miami: Regreso a Jurassic Park

La retórica de Donald Trump no puede encubrir una realidad: la mayoría de los estadounidenses y de los cubanoamericanos apoyan el fin del bloqueo a Cuba...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 17/06/2017
2 comentarios
Trump-Cuba
El Señor Trump parece ha encontrado entre la ultraderecha cubanoamericana de Miami la manera de aparentar que cumple su palabra.

El 30 de julio es duelo nacional en Cuba. En esa fecha, cada año, las calles de Santiago de Cuba se llenan en una peregrinación espontánea en la que caen desde los balcones pétalos de rosas y el público camina en silencio hacia el cementerio. Se recuerda así la reacción popular con que la ciudad, casi en pleno, respondió en 1957 al asesinato de los jóvenes Frank País y Raúl Pujol por la policía de Fulgencio Batista, pero también a todos los que como ellos fueron víctimas de acciones similares.

Al hijo de uno de los asesinos de Frank y Josué escogió el Presidente estadounidense Donald Trump para el storytelling del discurso que realizó en Miami este 17 de junio. Un violín desafinó en manos del vástago las notas del himno nacional estadounidense, y -en un teatro que lleva el nombre de uno de los invasores que a órdenes de la CIA sufrió la muy recordada derrota en Playa Girón- un político entre cuyos adjetivos más socorridos está la palabra “perdedores” prometió lo mismo que ya el mundo entero -y hasta su antecesor en el cargo- reconocen está condenado al fracaso.

El público -en su mayoría ancianos miamenses que hace décadas no ponen un pie en Cuba- gritaba “USA, USA”, mientras el Presidente anunciaba que los ciudadanos del país de las libertades seguirán teniendo prohibido hacer turismo en Cuba y si aun así viajan a la Isla deberán hacerlo en grupo y con una bitácora detallada y auditable, de modo que el Gran Hermano pueda controlar adecuadamente si cumplen con la misión que su gobierno les encarga: derrocar al “régimen” que se ha ocupado de que jamás vuelvan a ocurrir en la Isla crímenes como los del 30 de diciembre de 1957.

El mismo Presidente que hace menos de un mes firmó un contrato por cien mil millones dólares en venta de armas a la monarquía de Arabia Saudita, firmaba otro ante personas que practicaron el terrorismo, ¿el objetivo?: evitar que llegue un solo centavo estadounidense a las Fuerzas Armadas de la República de Cuba. Insólitamente, para ello ha prometido que impedirá un comercio e inversiones que hoy no existen.

Con el reto de cumplir las promesas de su campaña, y amenazado por una investigación congresional a partir de sus presiones sobre el ex director del FBI, James Comey, el Señor Trump parece ha encontrado entre la ultraderecha cubanoamericana de Miami la manera de aparentar que cumple su palabra y es aplaudido. Pero la retórica no puede encubrir una realidad: 73% de los estadounidenses y 80% de los cubanoamericanos apoyan el fin del bloqueo a Cuba, y sus anuncios de este viernes no harán sino aumentar ese rechazo. Vivir para ver, ya en la víspera, Trump logró poner de acuerdo a los analistas del Nuevo Herald de Miami con los de The New York Times.

Del lado Sur del estrecho de la Florida no ha habido que esperar mucho. Los primeros resultados del show de Trump en Miami  ya están a la vista en Cuba: Se habla más de política y en las redes sociales muchos jóvenes que no suelen aludir a esos temas manifiestan su indignación con el discurso miamense del Presidente norteamericano. Desde los tiempos del secuestro del niño Elián González los cubanos no habían recibido una imagen tan clara del Jurassic Park que mandaría en Cuba si no hubiera Revolución.


Compartir

Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 2 comentarios


alex
 20/6/17 13:59

Me parece que dentro de Cuba hay personas poderosas que juegan con el doble filo de la navaja, con los sentimientos y la inteligencia de los cubanos. Sabemos que en EE.UU las hay también, pero no son las que mueven los hilos de la nación entera y aquí sí.

A "esos" les conviene el acercamiento en las relaciones con EE.UU., la economía se oxigena, se recompone y salen a flote de los grandes males que hoy pululan en nuestro país, pero "ojo" tenemos que mantener firme y listo el diferendo histórico y al menor atisbo de perreta americana, hacer como el caracol y de nuevo para la concha, aunque ya no sea posible meterse por completo.

Forman tremendo "barullo" (TV nacional por medio) con las palabras (mediocres) de Trump, que sabemos no son de él. Gracias a Dios existen personas inteligentes, que analizan y aclaran que "...del dicho al hecho, hay un buen trecho...", demostrando que nada ha cambiado, ni quitado en los acuerdos tomados (http://www.temas.cult.cu/catalejo/los-vientos-de-trump-hacia-cuba-notas-en-una-servilleta) y no se dejan llevar por falsos criterios ¿¿ generalizados ?? que emiten personas de a pie entrevistadas en la TV nacional.

Que empresas cubanas serán afectadas, es cierto. Pero, esas mismas empresas ¿no eran eficientes antes sin relaciones con EE.UU? que más da que sigan eficientes sin los vecinos del norte. El sistema empresarial cubano no está compuesto solo por empresas de las FAR, ni que su mercado principal sea el de EE.UU., por lo tanto esta situación es más bulla que otra cosa.

Que algunos cuentapropistas serán afectados, no lo creo. Esa es la mayor mentira que se quiere imponer. En Cuba el sector no estatal no necesita para sobrevivir de los EE.UU., necesita que el mercado interno crezca, que las autoridades no les cierren las puertas, ni los permisos (patentes) para desarrollar una actividad, necesitan mayores niveles de asociación, capitales de los bancos sin tasas de interés asfixiantes, reducción de los impuestos de la ONAT y muchas otras cosas más. Pero decir que afectará al sector privado es la mayor mentira que se trata de imponer. Ningún cuentapropista de nuestro país puede hacer negocios directos con entidades extranjeras, no puede exportar, ni importar nada. Entonces ¿a quién tratamos de engañar?

sachiel
 21/6/17 11:41

Alex,¿usted es cuentapropista, de los que alquilan habitaciones o tienen paladares? ¿Cual es su actividad real?  Por otra parte, plantea: "...dentro de Cuba hay personas poderosas que juegan con el doble filo de la navaja, con los sentimientos y la inteligencia de los cubanos. Sabemos que en EE.UU las hay también, pero no son las que mueven los hilos de la nación entera y aquí sí..." y entonces, cómo le movieron la muñeca a Trump para firmar semejante estupidez?  Como dice el articulo que usted cita: "Es muy temprano, quizás, para detallar daños. Si bien la marea no alcanzó los pronósticos, todavía hay incertidumbre sobre licencias para telecomunicaciones u hoteles, pruebas conjuntas a vacunas del cáncer, usos del dólar, tarjetas de crédito... ", hay que esperar si la OFAC hace o no lo que Trump quiere, o más bien lo que quiere la gusanera de Miami y sus adeptos aqui. Todavia el 2017 no se acaba (.http://www.temas.cult.cu/dossier/1468/la-letra-de-temas-c-mo-viene-el-2017) 

30

Deja tu comentario

Condición de protección de datos