miércoles, 24 de julio de 2024

Relaciones diplomáticas de Cuba y Estados Unidos, ¿qué ha pasado desde la apertura de sus embajadas?

Casi cinco años estuvo sin dar servicios consulares a los cubanos la embajada de Estados Unidos en La Habana...

Laydis Soler Milanés en Exclusivo 19/07/2023
0 comentarios
Cuba-Estados Unidos Minrex
El nuevo presidente demócrata, Joe Biden, tampoco se ha alejado demasiado de las medidas de Trump

En diciembre de 2014, un mensaje del General de Ejército Raúl Castro y el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sorprendía al mundo: se retomaba el diálogo entre ambas naciones. Después el primero de julio de 2015 oficialmente se restablecían las relaciones diplomáticas y el 20 de agosto se reinaguró la embajada estadounidense en La Habana con la presencia del secretario de Estado de EE.UU en aquel momento, John Kerry.

 

 

Aunque cambió el enfoque, la idea de lograr un cambio de gobierno en Cuba se mantuvo, pero significó a fin de cuentas un acercamiento en varios puntos comunes en temas como el cambio climático y menos hostigamiento a la economía nacional. No obstante, el llamado “deshielo” de las relaciones diplomáticas no duró mucho. La nueva presidencia de Donald Trump (2017-2021) tomó una serie de sanciones que arreciaron el ya cruel e injusto bloqueo contra Cuba. Entre ellas se encontraba el cierre de la Western Union en el país, persecución a transacciones financieras cubanas en el exterior, una lista de instituciones prohibidas para comerciar, aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton, prohibición de viajes de cruceros y un cese de los vuelos hacia las provincias excepto La Habana.

 

Todo esto, más que afectar al gobierno, tuvo un gran impacto en la vida del pueblo cubano, pues al incidir en la economía dificultaba el acceso a medicinas, alimentos, fuentes de ingresos provenientes del turismo e incluso el vínculo con sus familiares en los Estados Unidos.

 

Entre las maneras de romper con la política de acercamiento iniciada por Obama, estuvo la que se conoció como “ataques o incidentes sónicos”. Es una teoría que alegaba extraños incidentes de salud de los diplomáticos estadounidenses en Cuba a partir de unos supuestos ruidos, que ya ha sido desmentida tanto por científicos como por autoridades de La Habana y Washington, pero que sirvió de pretexto para reducir al mínimo el personal de la embajada estadounidense en la capital cubana y posteriormenete cerrar los servicios consulares.

 

 

Casi cinco años estuvo sin dar servicios a los cubanos, lo que obligaba a ir a Guyana a realizar trámites que se encarecían y dificultaban. Por supuesto, en ese tiempo no se cumplió el acuerdo migratorio de 1984 de otorgar 20 mil visas anuales para los cubanos, que de alguna manera limitaba la inmigración insegura e ilegal.

 

El nuevo presidente demócrata, Joe Biden, tampoco se ha alejado demasiado de las medidas de Trump. No fue hasta el 6 de abril de 2022 la embajada de Estados Unidos en Cuba anunciaba que reanudaría el procesamiento limitado de visas de inmigrantes.

 

 

Según comunicaban, priorizarían la categoría IR-5, la de padre o madre de ciudadanos estadounidenses, mientras que el resto serían programadas y adjudicadas en Georgetown, con toda la dificultad que significa para los cubanos ir a otro país a hacer el trámite consular.

 

Esta sería lel primer paso para una posterior reanudición de los servicios. Sin embargo, al día de hoy no han informado cuándo ni cómo retomarían tanto el visado para inmigrantes como no inmigrantes.

 

Mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, desde el respeto mutuo, es posible, como se demostró en 2015. Retrasos en la retoma de servicios consulares solo afectan a las familias en ambas orillas.


Compartir

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos