jueves, 1 de diciembre de 2022

¿Por qué llora The Washington Post?

El diario The Washington Post ha dedicado dos editoriales en los últimos días a regañar a dos importantes figuras internacionales: el Papa Francisco y el presidente de EEUU Barack Obama...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 05/10/2015
3 comentarios

El diario The Washington Post ha dedicado dos editoriales en los últimos días a regañar a dos importantes figuras internacionales: el Papa Francisco y el presidente de EEUU Barack Obama.

La causa para ambas reprimendas es la misma: Su comportamiento hacia Cuba.

Al Pontífice el periódico de la capital estadounidense le reprochó haberse reunido con el líder histórico de la Revolucón cubana, Fidel Castro, “pero no con algún miembro de la comunidad disidente”. A Obama TWP lo reprende por reunire con el presidente cubano Raúl Castro luego de que este pidiera ante la ONU el fin del bloqueo norteamericano a Cuba y la devolución del territorio que EEUU ocupa en Guantánamo; para el Post lo primero está en el rango de lo “políticamente difícil” y lo segundo de “lo imposible”.

Si algo parece haber molestado al Post es la insistencia del canciller cubano Bruno Rodríguez en que Obama utilice sus facultades ejecutivas para modificar efectivamente el bloqueo. Pero si el diario se siente en la necesidad de orientar editorialmente a sus lectores sobre ese tema es precisamente por el impacto que en la opinión pública norteamericana logró la denuncia cubana durante los seis días que el presidente de la Isla permaneció en Nueva York en posicionar mediáticamente una idea:  “el bloqueo está intacto”.

La realidad es que TWP, y las posiciones que este representa en el tema Cuba, después de dos semanas de éxito diplomático cubano, primero con la visita del Papa a la Isla y luego con el viaje de Raúl a Nueva York, han quedado bastante cuestionados.

La frustración porque ni el Papa ni Obama hayan asumido para hablar con Cuba la agenda de la extrema derecha de Miami, tan cercana a TWP, lleva al Post a titular su segundo editorial “La relación de un solo lado con Cuba”, reclamando al presidente estadounidense colocar en las negociaciones entre ambos países y en sus pronunciamientos públicos temas internos, de la exclusiva competencia de los cubanos.

Cuba no bloquea económicamente a EEUU, no ocupa ilegalmente una porción de su territorio, no viola su espacio radioeléctrico con transmisiones de radio y televisión ni financia a grupos de estadounidenses para que modifiquen el régimen político establecido en su país. Por eso las reclamaciones cubanas no pueden tener una respuesta similar desde Washington, porque la política estadounidense hacia Cuba ha sido así  de “un solo lado”, sin tomar en cuenta a los cubanos de la Isla pero sí a los sectores que The Washington Post representa: la extrema derecha cubanoamericana, creada por esa misma política que se va quedando cada vez más aislada en EEUU pero a la que TWP ha decidido acompañar en sus lamentos. Gracias a tan importante medio de prensa por confirmar estas dos semanas de victorias.


Iroel Eri Sánchez Espinosa

http://lapupilainsomne.wordpress.com/

Se han publicado 3 comentarios


Juan Orlando Durán Hernández
 7/10/15 13:06

Considero que este trabajo le hace una radiografía a la política editorial del The Washintong Post, cuestionando los derechos que demanda Cuba e inclinando la balanza a lo que pretenden los  intereses del Imperio.

Paloma
 5/10/15 16:36

...Los intereses de la extrema derecha cubanoamericana con respecto a Cuba están en conteo regresivo. La soberbia no les deja comprender que el lenguaje de estos tiempos es otro. Quizás si fueran un poco más hábiles y menos egocéntricos comprenderían que a la postre lo mejor será convivir desde las diferencias a partir de los puntos coincidentes que a todos beneficia. El tiempo ha pasado y las nuevas generaciones ven el presente y el futuro de una manera nueva. desde el repeto a la autodeterminación se pueden establecer relaciones que tiendan más al acercamiento que al enfrentamiento como dijera el Papa Francisco con sus palabras. Nuestra cercanía geográfica tiene mucho de conveniente para ambos países, entonces démosno las manos en todo aquello en que es dable avanzar y las diferencias dejémoslas en donde están pues ningún país tiene  derecho a determinar cómo debe vivir o gobernarse otro país...

Isis Campos
 5/10/15 13:29

Un artículo excepcional, con la verdad absoluta, como nos enseña siempre nuestro eterno Comandante !! Gracias.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos