sábado, 18 de mayo de 2024

“Olvidar en estos casos sería de tontos”

Luis René Fernández Tabío comparte con Cubahora sus principales impresiones sobre el discurso ofrecido por el presidente Barack Obama en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”…

Giselle Vichot Castillo en Exclusivo 23/03/2016
2 comentarios

Sin dudas, el discurso del presidente norteamericano a la sociedad civil cubana, ofrecido este martes en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, muestra atisbos del camino recorrido entre Cuba y EE.UU después del 17D. Un discurso que hace énfasis en el desplazamiento en estas relaciones de una confrontación directa hacia una más forma más convenida, destacando “lo que nos une”.

Sin embargo, en su intervención el mandatario estadounidense pretendió que Cuba olvide luego de más de 50 años de hostilidad injusta por parte del gobierno de EE.UU y de un ilegal bloqueo que tanto ha costado a este país. Sería demasiado pedir.

Al concluir la alocución del presidente Obama, Cubahora contactó con el Doctor en Ciencias Económicas, Luis René Fernández Tabío, Profesor Titular del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos, de la Universidad de La Habana quien estuvo presente en el Teatro. La idea era que nos comentara sobre sus primeras impresiones y cuáles serían las claves que debiéramos atender en las palabras del mandatario.

-Profesor ¿qué significado le atribuye Ud. a este discurso y cuáles serían las líneas o ideas fundamentales a resaltar?

“El presidente Obama hizo llegar al pueblo cubano un mensaje bien elaborado y efectista, que trata de impactar con historias personales, incluso con su propia historia. Un hombre afroamericano, hijo de madre soltera sin posibilidades económicas, que llega hasta el más alto cargo dentro del gobierno.  Pero con el objetivo de contar historias de triunfos que aluden al éxito dentro del sistema norteamericano.

“El contenido del discurso, de manera general, vuelve sobre temas fundamentales que se han venido tratando desde el 17 de diciembre hasta nuestros días. Hoy estos temas fueron presentados de modo refinado y cuidadoso.

“Se pudo apreciar además como el presidente en varias ocasiones resaltó a José Martí, ideólogo fundamental de la revolución cubana, con el objetivo de hacer coincidir elementos de su discurso con el pensamiento del Apóstol. Sin embargo, obvia en esta ocasión el carácter antimperialista que defendía el Héroe Nacional, porque por supuesto no le conviene. Evade por ejemplo, la experiencia política de Martí al crear un partido único para la Revolución que fuera capaz de impulsar la independencia de Cuba.

“En otra línea de pensamiento, el presidente Barack Obama habla de “pasar la página”, de olvidar la historia, algo sobre lo que ya se había llamado la atención antes, pero evidentemente no se puede olvidar. Sí podemos construir una nueva relación, que nunca existió, pero tiene que ser sobre el reconocimiento de las lecciones que la historia ha tenido. Olvidar en este caso sería de tontos.

-Una reflexión más, por favor. ¿Por qué cree Ud. que no hace referencia a temas como el territorio ilegalmente ocupado para la Base Naval de Guantánamo o sigue en pie la Ley de Ajuste Cubano?

“'Él trata de no centrarse en los aspectos más graves del conflicto que él mismo reconoce no tendrían una solución fácil, sino que se concentró fundamentalmente en aquello que permitiría, según él y eventualmente en un plazo más largo, cambiar el sistema cubano, incidiendo sobre todo en las nuevas generaciones.

“Esto desconoce que en el otro lado, es decir en Cuba, existe otro modelo de país que insiste en procurar las condiciones para que la sociedad cubana pueda mantener su independencia, la soberanía, la justicia social, los derechos humanos que garantiza y que ha garantizado y que siguen ampliándose. Es preciso mencionar las acciones que se acometen también en el marco de la actualización del modelo económico cubano, desde los términos definidos por Cuba y los cubanos.

“Si el modelo económico ofrecido por el presidente Barack Obama se asimilara, de alguna manera estaríamos propiciando el restablecimiento en Cuba de un nuevo sistema de dominación, aún con  nuevas formas”.


Compartir

Giselle Vichot Castillo

La mamá de Amelia y editora de la Revista Cubahora

Se han publicado 2 comentarios


Juan
 25/3/16 18:30

Es importante destacar que ha sido el único presidente de los Estados Unidos que ha apostado por iniciar de verdad el camino del deshielo. Creo que sus palabras son sinceras y no debemos centrarnos en politiquería científica, hay que razonar más según lo que la historia no va enseñando. Debemos reflexionar más sobre nuestros errores antes de descalificar los pensamientos enfrentados. Cada año se nos van a los Estados Unidos decenas de miles de compatriotas a buscar un futuro mucho mejor que el que encuentran en nuestro país. No hacemos nada por evitar que eso pase y vivimos sumergidos en una política que no nos dejar encausar los verdaderos problemas de la sociedad. Lo triste es que como siempre pasarán los años y reconocernos entonces que debió hacerse de otra manera pero siempre será tarde para muchos. Hay que buscar alternativas, crear puentes, hacer amigos. En definitiva durante muchos años nos hemos separado de los bonitos principios de nuestros padres y madres y hoy florece más la falta de honestidad, el fraude, la corrupción y muchos de esos males que nunca estuvieron en nuestra agenda y que hoy son algo cotidiano. Se necesitarán años para reeducar a las personas en los principios del verdadero hombre nuevo sin necesidad de inculcarle ningún tipo de ideología. Espero en cualquier caso lo mejor para mí país.

Myself
 27/3/16 15:50

Ud. es libre de publicar sus opiniones, pero me parece que sería muy ingenuo de parte del pueblo cubano pensar que Obama está siendo “sincero” o que “de verdad” quiere lo mejor para los cubanos. Este señor dos días luego de anunciar el restablecimiento de las relaciones dijo que de esa forma “podría aplicar tanto zanahorias como garrotes”, en Cuba dijo que los EE.UU. no tiene intenciones de imponer cambios en Cuba y tres días después su Departamento de Estado aprueba 800 mil dólares más para programas de subversión en Cuba. Ha dicho repetidas veces que cambia la estrategia, pero los objetivos son los mismos. El colmo es que dijo en Cuba que le “le habían pedido que viniera a Cuba a destruir algo” pero que “apela a los jóvenes que tienen que construir algo nuevo”. Cada medida que toma es superficial, solo para ayudar a crear un sector privado y garantizando que el bloqueo siga prácticamente intacto mientras les dan todo el bombo y platillo que pueden. Obama es el presidente con mejor actuación de teatro y con más uso del cinismo para dirigirse a este pueblo que he visto. Ay de nosotros si pensamos que ha hecho algo, por nosotros. Hasta ahora las medidas son superficiales y aún no han erosionado para nada el bloqueo, yo solo he visto una actuación gigantesca y muy bien preparada, para garantizar su propio legado, más nada.

111

Deja tu comentario

Condición de protección de datos