sábado, 25 de mayo de 2024

Obama, Cuba y las tres estaciones

A un año justo de la visita del ya expresidente a La Habana, nada se ha derrumbado en la Isla, cuyo paisaje social se ha dibujado con colores de la Revolución...

Enrique Manuel Milanés León en Exclusivo 22/03/2017
4 comentarios
Preparativos visita Obama
Y de la mañana a la noche, pese a un bloqueo que la sonrisa de Obama no desarticuló, la vida continúa entre escuelas gratuitas, salud a la mano, ciencia y conciencia, trabajo asegurado.

Los periodistas de todo el mundo tenemos una gran coincidencia: un arsenal de gavetas. Antes de la llegada de Barack Obama a la Habana, hace un año, abrimos una de ellas: Calvin Coolidge. Sí, porque frente a la histórica visita del ya expresidente estadounidense a la Isla rebelde, hace justamente doce meses, todos parecimos descubrir al mismo tiempo que un homólogo suyo había estado en Cuba 88 años antes, es decir, en enero de 1928.

Entonces se insistió en un supuesto contraste: el inefable Coolidge, un tipo que, según dicen, apenas hablaba y desde la escuela primaria había suspendido sin remedio la “asignatura” de la sonrisa, llegó en un buque de guerra —en realidad su séquito ocupó ocho navíos—; mientras que Obama, todo un experto en la compleja fórmula de la simpatía, llegó en un avión de otro mundo pintado con dos de los colores más tranquilos que se conocen: blanco y azul.

¿Cuántos pensaron que a bordo de esa aeronave se han decidido, planificado o avalado varios de los conflictos más sangrientos de los últimos años? Quizás no muchos pero, pasadas la “medianoche y las campanadas del baile” de su estadía, no quedaron dudas de que el Premio Nobel de la Paz vino a Cuba con una agenda de guerra.

Claro, lo suyo es la guerra con anestésico, la simbólica. En La Habana, el político demócrata lució todo su poderío al respecto: cada sonrisa, cada palabra, cada pose fotográfica, cada intercambio “informal” fue una tesis de grado. Barack Obama vino a Cuba particularmente armado de destornilladores, en un intento de desmontar una historia nacional que ha sido —y él lo entendió como ninguno de sus antecesores y como, evidentemente, jamás entenderá Donald Trump— el “portaamores” blindado de la Revolución.

El acercamiento a códigos que propician la empatía con los cubanos —la pelota, los paladares, el humor, el lenguaje…— fue quizás la seña más evidente de que el contraste realmente con su lejano antecesor era inverso, porque el bueno de Obama cumplía un objetivo mucho más serio que el del amargado Coolidge, el hombre que 88 años antes había encabezado una comitiva alegre que, tras una concienzuda cata caribeña, regresó a casa con un buen alijo de rones cubanos en plena época de ley seca.

Pero sigamos con Obama, quien trajo en su recetario pastillas de olvido, especialmente recomendadas a los jóvenes, al sector académico, los trabajadores por cuenta propia, los religiosos… Esta pudiera ser la metáfora de su método: si se desancla un buque, se le crea una tormenta y se marea a la tripulación, difícilmente llegue al lugar que había previsto.

El visitante tuvo el cuidado de citar a un Martí con pinzas, sabedor de que el cubano más grande —que en su tiempo nos alertó, también, de los Obama del futuro— podía fulminarlo desde la línea más breve, pero en más de un momento se quitó los guantes blancos y criticó, presionó y llamó a la amnesia a un pueblo que se ha levantado hasta lo que es a fuerza de la memoria.

Ese Obama sin guantes fue el que el 19 de diciembre de 2014, apenas dos días después de haber hecho simultáneamente con el presidente Raúl Castro el anuncio del proceso de restablecimiento de relaciones, camino a la normalización de los vínculos bilaterales, afirmó a periodistas, en su país, que “vamos a estar en mejores condiciones, creo, de realmente ejercer alguna influencia, y quizás entonces utilizar tanto zanahorias como palos”.

Fidel Castro —que siempre estuvo varias páginas delante que él, y que todos, en el libro de la historia— había advertido en diciembre de 2008 que “con Obama se puede conversar donde lo desee, ya que no somos predicadores de la violencia y de la guerra. Debe recordársele que la teoría de la zanahoria y el garrote no tendrá vigencia en nuestro país”.

Porque, ¿quién no lo sabe?, Fidel Castro hizo en medio siglo que las zanahorias y los garrotes estadounidenses destinados a Cuba fueran usados finalmente allá, en su tierra de origen, para otras cosas.

La visita a Cuba fue otra evidencia. Obama trabajó intensamente por su legado y por fortalecer la posición mundial de un imperio muy agrietado; no trabajó por los cubanos. La guerra soterrada que ahora mismo le enfrenta con su egocéntrico sucesor es un conflicto de figuras, más que un contraste de estadistas. Nunca pasado y, como dice un personaje del imaginario cubano, “habría que verlo”: la cúpula de poder de la Casa Blanca no quiere a sus vecinos, mucho menos al más contestatario.

La doctrina Obama se centró —y Cuba le pareció un campo de pruebas inigualable— en el leading from behind, proyecto dirigido a lograr el cambio que quiere el poderoso, con las acciones del propio agredido que, para colmo, cree actuar por su propia voluntad y con sus propias ideas. Los cubanos usaríamos par de refranes para traducirlo: el que empuja no se da golpe o la gatica de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano.

Planes y nombrecillos curiosos a un lado, lo cierto es que,  un año después, mucho de que lo que ofreció Obama pende de la firma o el borrón de su sucesor, mientras Cuba y su proyecto están en la misma altura. Ya en su momento —aquellos días de tanta prensa ajena, en marzo de 2016— el reconocido periodista norteamericano John Lee Anderson dijo que, con el recibimiento a Obama, en Cuba prevalecía la Revolución. Doce meses no hicieron más que dar la razón a ese colega.

Ciertamente, Cuba está serena de cara al relevo de dirección que decidió por sí misma, sin ayuda de Washington, para dentro de once meses. Y de la mañana a la noche, pese a un bloqueo que la sonrisa de Obama no desarticuló, la vida continúa entre escuelas gratuitas, salud a la mano, ciencia y conciencia, trabajo asegurado y acierto, error, acierto…, que son las bases de todo experimento de progreso.

No… ese Obama “el bueno”, como llegó a definirlo en un texto bordado con manos de guerrillero el líder Fidel Castro, no va a tumbar nada en Cuba. No es el Mijaíl Gorbachov que, según los demasiado crédulos, dejó tal onda expansiva con su visita a Berlín, en 1989, que a poco de su regreso a una URSS que no lo era, el muro “cayó” vencido.       

Ciertamente, ese Obama es el mismo que, tras las nubes de su Air Force Number One, dejó tales turbulencias que, al cabo, se produjeron “árabes primaveras”. Pero la que es distinta es Cuba, un país que cree apenas en tres estaciones: lluvia, seca y… Revolución.  


Compartir

Enrique Manuel Milanés León

Con un cuarto de siglo en el «negocio», zapateando la provincia, llegando a la capital, mirando el mundo desde una hendija… he aprendido que cada vez sé menos porque cada vez (me) pregunto más. En medio de desgarraduras y dilemas, el periodismo nos plantea una suerte de ufología: la verdad está ahí afuera y hay que salir a buscarla.

Se han publicado 4 comentarios


Liliputka
 31/3/17 16:14

America para los americanos, frase célebre que a todo el que le haya interesado un poco de historia le resuena y retumba en los oidos como cuando se dan las campanadas de las 9.00 PM, eso es alerta roja, Obama  no lo quiere decir pero lo quiere hacer es simple y concreto. El mismo discurso lo que con un

 ¿!!!Qué/Que Bola? , que no se sabe si es de pregunta o de exclamación. Y para colmo asume el poder el que al parecer nada quiere y a la vez lo quiere todo, ambivalencias por doquier para luego sacar la carta del  15 diciembre de diciembre de 1791 usada como derecho extraterritorial.

carlosvaradero
 25/3/17 15:39

Siempre tan pesimistas....acà no sirve de nada acotar de bueno o malo a Obama....muchos quieren ver solo el lado negativo del asunto y frenan sus pensamientos que talvez pudo ocurrir algo mejor...es màs...ni les pasa por la cabeza que pudo haber sido mucho mejor vista su visita y esperan cualquier momento para atacarlo.

Recuerdo cuando la visita de Obama querian satanizarlo....a todo lo que decia le veian siempre el lado negativo (como siempre).

Realmente que esperaban de Obama??...sabiendo que viene de un pais capitalista, del imperio...què querian que èl hiciera, como querian algunos que el pensara??..

senelio ceballos
 25/3/17 12:33

Enrique muy bueno vuestro articulo....Vendran otros tiempos con el Trump y tambien la patria cubana sobrevivira!!..DE ESO ESTOY SEGURO!!...Lo que dice RAMSES...No estoy muy seguro!!!...Las revoluciones y partidos politicos son efimeros en todo el mundo!!!....AH!! otra cosa es la patria cubana!!!....En el 1917 fue la revolucion leninista.....Hoy Rusia..Se mantienen los leninistas con  un 13-24 % segun la ciudad y region......La revolucion mexicana ocurrio con ZAPATA ...Los cardenas nacionalizaron el petroleo.....Hoy miren a nuestros hermanos vecinos..SE PIEDEN 43 JOVENCITAS y nada pasa!!!!!......En Argentina los Peronistas hicieron su revolucion y mirad para el sur!!!!!!!!Por eso  RAMSES si la filosofia y estadisticas no  nos engannan..VIVIREMOS Y VEREMOS...decia el maestro de la diplomacia rusa..E. Primakov!!! Amigo eterno de CUBA!!!  cont

Ramsés
 22/3/17 9:45

Enrique magnífico artículo, espero lo lean aquellos ilusos que creyeron en Obama el bueno. La política de USA sigue siendo la misma: acabar con la revolución y sus conquistas. Muchísimas gracias por un artículo como este.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos