domingo, 4 de diciembre de 2022

Nariz con nariz

Obama y Romney aparecen con un empate técnico para las presidenciales de noviembre próximo...

Néstor Pedro Nuñez Dorta en Exclusivo 22/05/2012
0 comentarios
Obama Vs. Rommey
Las recienten encuestas muestran a ambos candidatos con similares posibilidades.

Como dijimos más de una vez, nada en la política estadounidense es conclusivo hasta que se dé por hecho…y cuidado.

Así, el actual presidente Barack Obama, que parecía avanzar cómodamente hacia la reelección, ha debido enfrentar en los últimos días el alza de la popularidad de su casi seguro contrincante republicano Mitt Romney hasta el punto de un empate técnico, lo que le coloca en serios apuros en sus aspiraciones continuistas.

El asunto es que una serie de encuestas de última hora establecen los montos de posibles votos por encima de cuarenta por ciento para cada uno de los candidatos, con variaciones de cerca de tres por ciento unas veces a favor del republicano y otras del actual mandatario.

Ello ha llevado a los equipos de campaña a pensar en un fuerte trabajo proselitista entre los sectores que apoyan a uno u otro, al tiempo que escogen cuidadosamente los puntos donde la propaganda debe hacer hincapié en cada caso.

Obama, por ejemplo, supera en apoyo femenino a Romney, que a su vez acumula una mayor intención de votos entre los hombres y ha logrado hacerse de la preferencia entre los titulados electores independientes.

Pero ciertamente, el hecho de que el aspirante republicano ya haya sobrepasado al presidente en varios conteos, habla de que la actual administración ha perdido sensible terreno en los últimos tiempos, aún cuando el elevado número de pretendientes contrarios vaticinaba un serio desgaste conservador.

Otro dato significativo estableció que tanto Obama como Romney lograron en abril niveles casi similares de recaudación de fondos de campaña, con más de 40 millones de dólares cada uno, lo que confirma una igualdad de posibilidades en materia de propaganda y trabajo de agitación pública.

Por otro lado, el aspirante republicano ya echó mano a temas tan sensibles para el norteamericano medio como la debacle económica nacional, de la que dice se ha agravado a cuenta de la falta de carácter e iniciativas de su contrincante demócrata.

Mientras, asegura que Obama no ha hecho otra cosa que endeudar más al país solicitando préstamos y con alguna que otra propuesta de gastos con fines sociales, Romney confirmó que de ser electo presidente asumirá una reducción drástica de las erogaciones destinadas a los servicios públicos y se opondrá a elevar los impuestos, en lo que recuerda en mucho las recetas neoliberales que hoy se aplican en la devastada zona euro.

Desde luego, Romney se ha cuidado de mencionar que la crisis económica que cunde en Occidente fue un “presente” de los ocho años de gobierno del también republicano George W. Bush, y que el pecado de Obama ha sido dejarse llevar por la recetas establecidas por su predecesor, únicamente interesadas en poner a flote a los grandes e irresponsables especuladores, generadores ellos mismos del caos, pero identificados por ambos partidos como los intocables “pilares del sistema”.

Y para cerrar con el acostumbrado “toque cubano”, tan manido en cada campaña electoral gringa desde hace más de cinco décadas, el aspirante republicano ya aclaró que con él Cuba, tal como la conocemos hoy, pasará a mejor vida, porque de ser presidente la Isla conocerá “la determinación estadounidense” contra quienes se le oponen.

Nada, como si Obama hubiese cumplido alguna vez con su rimbombante promesa de un “cambio hacia la Habana”.


Néstor Pedro Nuñez Dorta

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos