viernes, 9 de diciembre de 2022

Las sanciones de Estados Unidos a Cuba: otro huracán

¿Seguirá adelante la OFAC con su implementación de las nuevas sanciones contra Cuba?...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Escambray 16/09/2017
2 comentarios
Estados Unidos: ¿”afloja el embargo” o mantiene la presión?
El huracán Irma ha golpeado durísimamente a Cuba. Esta vez el carácter simultáneo de los daños en casi todo el país complejizará la recuperación.

Compartimos este post en Facebook de nuestro colaborador Iroel Sánchez a propósito del paso del huracán Irma por Cuba y los sanciones anunciadas por la administración del presidente de los Estados Unidos Donald Trump

El huracán Irma ha golpeado durísimamente a Cuba. Esta vez el carácter simultáneo de los daños en casi todo el país complejizará la recuperación y requerirá de la ciudadanía y sus autoridades un esfuerzo que supera el de otras ocasiones. Las imágenes de los daños han recorrido el mundo y hasta gobiernos en las antípodas ideológicas de la Revolución cubana, como los de México, Argentina y Colombia, han expresado su solidaridad y disposición para ayudar. Tampoco desde Washington ha habido silencio, pero en sentido contrario, mientras los vientos de Irma azotaban Cuba, el gobierno de Donald Trump reafirmó la aplicación a la Isla de la Ley de comercio con el enemigo de 2017 en que se sustenta el bloqueo económico que aplica al vecino cercano desde hace casi sesenta años y se espera la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) anuncie en septiembre la implementación de las sanciones contra la economía cubana que Trump proclamó en Miami el pasado 16 de junio ante un público conformado por representantes de los sectores más duros del anticastrismo asentado en esa ciudad.

Hasta el ultraderechista gobierno de George W. Bush, ante el impacto en Cuba de otro huracán de menores daños, implementó medidas que aliviaron mínimamente el bloqueo a Cuba, permitiendo la venta de alimentos, lo que en aquel momento constituyó un paso adelante, y un rasgo de sentido común que abrió un resquicio comercial entre los dos países que se prolonga hasta hoy. Sin embargo, nada parece indicar que deba esperarse algo similar de la actual administración estadounidense, cuyo máximo representante insistió recientemente en la inexistencia del cambio climático, que ha provocado el incremento en frecuencia e intensidad de huracanes como Irma, a pesar de que hasta los propios diplomáticos estadounidenses son testigos de la magnitud de un fenómeno que ha hecho a su sede en La Habana permanecer rodeada por el mar. Negar una realidad demostrada por los hechos y la ciencia, mientras los voceros de Washington se empeñan en culpar al gobierno cubano por unos insólitos e improbables “ataques acústicos” contra su personal en Cuba no parece un comportamiento racional.

¿Seguirá adelante la OFAC con su implementación de las nuevas sanciones contra Cuba? ¿Tienen noción la burocracia estadounidense y su Presidente -tan pendiente siempre de su imagen- del impacto negativo que produciría en América Latina, en gobiernos aliados, en Cuba, entre los propios cubanoamericanos con familiares en la Isla, y en la opinión pública de su país mayoritariamente contraria a ello, anunciar justo ahora sanciones ya ampliamente rechazadas por esos mismos públicos?

No es que se haga más o menos daño a Cuba con medidas que afectarán más los derechos de los ciudadanos norteamericanos a viajar a Cuba, los ingresos de las aerolíneas norteamericanas que viajan a la Isla y los negocios privados que el gobierno de Obama alentó pensando socavar el socialismo cubano. Las medidas previstas para este viernes se convertirían en otro motivo para la ya creciente impopularidad del actual Presidente dentro y fuera de sus fronteras.

Cuba ha demostrado antes que puede recuperarse de los daños de un fenómeno que no puede evitar, haga lo que haga un Presidente estadounidense, pero Donald Trump no tiene por qué seguir una ruta que solo aplaudirán algunos políticos de Miami y quienes los financian mientras tiene la oportunidad de un gesto que puede mejorar su ya bastante deteriorada imagen, deteniendo unas medidas que si antes eran calificadas de contraproducentes, ahora lo serán más.


Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 2 comentarios


akb
 18/9/17 11:39

soy un neofito en politica exterior pero me pregunto ¿que pasaria si cuba en vez de comerciar en USD comenzara a comerciar con el yuan chino? repito es pa esclarecerme porque de eso no se ni pitoche. gracias

jesus padron
 16/9/17 14:56

Buen aticulo,muy coherente y conciso.!!!!

Deja tu comentario

Condición de protección de datos