jueves, 1 de diciembre de 2022

Intercambio sí, conspiración no

El Programa de verano para jóvenes cubanos, que ha diseñado la World Learning, es un nuevo episodio en la guerra no convencional y se suma a otros intentos de subversión en la Mayor de las Antillas…

Yuniel Labacena Romero en Exclusivo 27/09/2016
2 comentarios

Otra vez más el gobierno estadounidense se aleja de esas intenciones de su presidente Barack Obama, cuando en reciente visita a La Habana aseguró personalmente a su homólogo cubano, que Washington “no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer un cambio en Cuba” y que Estados Unidos “no impondrá nuestra política o sistema económico a ustedes”.

Pueden ser realidad esas expresiones, cuando desde este viernes inició la denuncia, desde los estudiantes cubanos, a un proyecto de concesión de becas en Estados Unidos para convertirlos en caballos de Troya contra el proyecto revolucionario. Otra vez la política estadounidense del garrote y la zanahoria se intenta imponer en nuestro pueblo cubano, sabiendo que los principios y derechos de nuestra nación no son negociables en ningún momento.

Se trata ahora de la existencia del Programa de verano para jóvenes cubanos, que desde 2015 ha diseñado la organización no gubernamental estadounidense World Learning, cuyo propósito es trabajar con jóvenes de otros países mediante su inserción en programas educacionales y de intercambio cultural por varias semanas en Estados Unidos, para inculcarles las características de esa sociedad e influir política e ideológicamente en ellos.

Como explica Suzanne Santiesteban Puertas, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), en el caso de la Mayor de las Antillas, la World Learning estableció el Programa de verano para jóvenes cubanos, que ha recibido financiamiento de distintas instancias del Departamento de Estado de Estados Unidos, incluida la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), una de las encargadas por el Gobierno para implementar programas subversivos dirigidos a promover cambios en el orden interno del sistema social cubano y para lo cual se destinan cada año presupuestos millonarios.

Como ya se ha divulgado el Programa de verano para jóvenes cubanos se ha realizado entre julio y agosto de 2015 y 2016, y está dirigido a jóvenes entre 16 y 18 años de edad, con estudios de secundaria básica o preuniversitario, y se le trata de ofrecer herramientas a “líderes” que traigan y apliquen el conocimiento adquirido en nuestro territorio con fines desestabilizadores.

Así lo confirman las bases para la captación aparecieron en su sitio web y llama poderosamente la atención la intencionalidad que tienen con su estrategia: el desarrollo de habilidades en áreas que incluyan hablar en público, trabajar en equipo, negociar, fomentar consenso, resolución de conflictos, defender los derechos propios, y solución de problemas”.

Y por si fuese poco para la materialización del programa en 2016 y la organización de la salida del país de los jóvenes seleccionados, en julio último viajaron a La Habana, con tarjetas de turistas, tres ciudadanos panameños y un español residente en Panamá, quienes fueron contratados por una directiva estadounidense de la World Learning, un hecho que constituye una violación y evidencia el carácter ilegal, subversivo e injerencista del programa.

Son más que pruebas evidentes, para que el pueblo cubano y muy especial sus estudiantes rechacen este nuevo intento por incentivar el desmantelamiento de la Revolución. ¿Por qué el gobierno de Estados Unidos no solicita a Cuba de manera legal las becas de la World Learning? Nadie se opone al intercambio académico entre ambos países, como se ha reiterado. De hecho, en el último año hubo 1 300 acciones de ese tipo por la vía institucional y conforme a nuestras leyes.

De esas acciones da fe la Universidad de La Habana que actualmente tiene más de 13 programas de intercambios semestrales con cientos de estudiantes norteamericanos, quienes vienen a nuestra nación por las vías convencionales, como dijo Raúl Alejandro Palmero, presidente en funciones de la FEU en la emblemática institución, a la vez que comentó que desde hace semanas las oficinas de la organización estudiantil en la Universidad han recibido correos que invitan a las becas de la World Learning.

La nueva jornada estudiantil de denuncia a la subversión de Estados Unidos contra Cuba que comenzó este viernes en La Habana y que se extenderá al resto del país, a partir de la próxima semana ha de convertirse en espacio de denuncia, de rechazo y protesta ante esta situación, pero también para explicar a todo el estudiantado como el gobierno de los Estados Unidos no ha cambiando su política y que ahora la intensifica con nuevas estrategias.

Como decía el conocido intelectual Iroel Sánchez, en la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, este un nuevo episodio en la guerra no convencional y se suma a otros intentos de subversión en la Mayor de las Antillas, como el programa secreto Zunzuneo, mejor conocido como el Twitter cubano. Por ello denunció que nadie debe venir a Cuba “a escondidas a comprar las convicciones de sus estudiantes. Intercambio sí, conspiración no; conocimiento sí, trampas no”.

Ante esta acción ilegal, injerencista y subversiva, los estudiantes y la juventud cubana no deben ser ingenua ni dejarse manipular, ser heredera de una historia que jamás echará al olvido, y sobre todo deberá ser por principios y esencia como la soñó y la sueña Fidel: “una juventud que aprenda por sí misma a ser revolucionaria, una juventud que se convenza a sí misma, una juventud que desarrolle plenamente su pensamiento”.


Yuniel Labacena Romero

Se han publicado 2 comentarios


BLUE
 6/10/16 8:59

tal vez si sea una manera de verter subversion sobre aquellos que todavia no han formado toda la conciencia respecto al proceso revolucionario, pero si es cierto que ellos no lo ven ahora como subversion, no lo pueden ver, son jovenes y lo que buscan es una opcion mas, que aqui no se brinda, aqui no hay becas ni cursos de verano, ni campamentos de verano, y perdon por la franqueza pero es bastante atractiva la idea de poder acceder a ellas. tampoco creo que los estudiantes esten tan de acuerdo con que esta opcion no se permita, ellos si lo disfrutarian, y si a alguno de nosotros en nuestro momento se nos hubiera presentado la oportunidad, no nos hubiera gustado que no las arrebataran. A todos nos gustaria viajar, estamos conciente de todo el efectivo que ello amerita, y ademas de ser una beca, la veo como un chance para aquellos que son buenos, que puedan disfrutar de otras atracciones distintas a las que estamos acostumbrados. Gracias

Kmelot
 27/9/16 9:57

Creo que si Estados Unidos solicita a Cuba de manera legal las becas de la World Learning ni siquiera nos hubiesemos enterado y solo uos pocos selectos irian a ese intercambio. No me gusta que se manipule la mente y la opinion de nuestros jovenes, sembrar el odio ya nos ha hecho deños en epocas pasadas y despues nos hemos dado cuenta que no es mas que estremismo. Confiemos en nuestros jovenes y que conoscan de ellos, pero tambien trasmitan nuestras experiencias, para eso es el intercambio, es la mejor oportunidad de sembrar nuestra realidad en los propios EEUU. Ese deberia ser nuestro camino.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos