viernes, 12 de abril de 2024

Envejecimiento poblacional en Cuba: prioridad parlamentaria (+ Infografía)

Como país, Cuba se ubica entre las naciones más envejecidas de América Latina, al tener 2 millones 158 mil 703 habitantes con 60 años y más...

Gilda Fariñas Rodríguez en Cubaperiodistas 09/07/2016
3 comentarios

A tono con la prioridad que el Estado cubano le otorga al envejecimiento acelerado de su población, el actual período ordinario de sesiones  de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional, retomó el tema de la fiscalización a la reparación, ampliación y equipamiento de los Hogares de ancianos y las Casas de abuelos.

Presentado en la Comisión Permanente de Trabajo Salud y Deporte por el diputado Dr. Carlos Martínez Blanco, el informe reporta que en lo que va de 2016 se realizaron inversiones en ocho Hogares y cuatro Casas de abuelos.  Así como la reparación  y mantenimiento de 188 Casas de abuelos con  386 objetos de obras y 122 Hogares con 455 objetos de obras. De manera general, se destinó para estos fines un presupuesto total de cinco millones 881 mil 800 CUC.

Este programa de transformaciones que encabeza el Ministerio de Salud Pública, (MINSAP), ha permitido incrementar  39 Casas de abuelo más, hasta tener una cifra de 269 con nueve mil 278 capacidades (mil 346 más). En tanto, las plazas solo diurnas, incrementaron su número a 499 en Hogares de ancianos para un total de tres mil 270, lo cual permite contar, junto con las existentes en Casa de abuelos, de 12 mil 548 capacidades en todo el país.

Según el informe presentado en este VII Período Ordinario de la VIII Legislatura del Parlamento esos centros han recibido un numeroso mobiliario, equipos de refrigeración, ventilación, TV, calentadores solares, cajas de agua, lencería, ropa y calzado, entre otros artículos.

Este paquete de medidas para la atención a las Casas y Hogares de ancianos, aprobado por el Consejo de Ministros en 2013, incluye no solo ese plan de mantenimiento general, también las nuevas tarifas que deberán abonar las personas acogidas a cualquiera de las dos modalidades. Un proceso que ya comenzó y ha sido dividido en cuatro etapas (Diciembre 2015 a mayo 2016; junio a julio 2016; agosto a octubre 2016; noviembre a diciembre 2016).

Justamente, sobre el nuevo pago y su paulatina implementación, se informó que en cuatro provincias (Pinar del Rio, Cienfuegos, Ciego de Ávila y Camagüey), más de un centenar de ancianos/nas habían reportado insatisfacciones y renunciado al servicio debido al incremento que ahora es de 180 pesos mensuales las Casas de abuelos (antes era 25 pesos mensuales) y 400 los Hogares de ancianos (antes era entre 40 y 60 pesos).

Sin embargo, ya han comenzado a reincorporarse a estos centros pues las condiciones del servicio y el confort de las instalaciones resultan muy superiores en estos momentos. Además de que, como política del Estado cubano de no dejar desamparado/da a ningún ciudadano/na,  la Seguridad Social continúa asumiendo el pago, total o parcial, de quienes no lo pueden asumir.

Un aspecto que suscito la intervención de varios diputados/das durante el intercambio sostenido con altos funcionarios del MINSAP encabezados por su ministro, Dr.  Roberto Morales, y el Dr. Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental en ese organismo. En la información ofrecida, recordaron que  el 75% del pago de las personas que asisten a las Casas de abuelos lo asume la Seguridad Social, mientras que el de los Hogares de ancianos llega hasta el 80%.

Al abundar en el tema, el jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del MINSAP, recordó que el sistema de asistencia a las personas envejecidas en Cuba cuenta con beneficios y particularidades que lo diferencian de otros en el mundo. Citó como ejemplo, los servicios médicos  que reciben las y los ancianos a cargo de especialistas en Gerontología y Geriatría y otras ramas de la medicina.

Así como las consultas e interconsultas que estos profesionales realizan semanalmente en cada uno de estos centros y que incluyen, entre otros, fisioterapeutas,  estomatólogos, podólogos y dietistas.

Tras finalizar el análisis, la Comisión acordó proponer al presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, mantener una fiscalización constante al programa de reparación y ampliación de las Casas de abuelos y Hogares de ancianos.

Como país, Cuba se ubica entre las naciones más envejecidas de América Latina, al tener 2 millones 158 mil 703 habitantes con 60 años y más, lo que representa el 19,2% del total de su población. Una cifra que, según los expertos, continuará incrementándose de manera acelerada.

De ahí, que el Estado y las autoridades de la salud diseñen estrategias y realicen acciones para garantizar que las personas envejecidas sean más saludables y disfruten de mayor calidad de vida. Hoy el promedio de sobrevivencia de las y los cubanos es de 78,45 años.
 


Compartir

Gilda Fariñas Rodríguez

Se han publicado 3 comentarios


Yosy
 19/7/16 12:42

No solo necesitan atención los adultos mayores que asistan a casas de abuelos, los que quedan en sus casa también necesitan ayuda y apoyo; y en la comunidad tambien es necesario trabajar para el mejoramiento de la calidad de vida de los adultos mayores. Hay que trabajar duramente para arreglar las aceras por las que transitan con bastones y andadores estos ancianos, ni las personas jóvenes pueden caminar por esos lugares y lo peor es que no se ve ni la sombra de que se vaya a hacer algo en ese sentido. "Malamente" arrglaron las aceras de 23 y Línea y digo malamente porque lo hicieron con muy pocas ganas y muchos recursos. Los adultos mayores necesitan mucho, mucho, mucho apoyo y dedicación. Menos palabras y más hechos concretos, por favor

carlosvaradero
 16/7/16 10:30

Sin dudas es un tema que deberia darsele màs atenciòn y por supuesto màs seguimiento...

He visto hogares de ancianos caerse a pedazos...como permitir eso y luego hablar en el parlamento de darle prioridad a este tema...

Creo que los gobiernos municipales y provinciales, tambien deberian ser màs activos y tener los oidos y los deseos bien puestos para que esas personas de la tercera edad se sientan bien y cuenten con todos los medios y facilidades para una vejez sana, pero tambien saludable en todos los aspectos, a veces se les olvida, las largas colas al sol que deben hacer en un banco para cobrar su chequera porque no tienen ni donde sentarse, o las veces que deben acudir a un mismo lugar porque le demoran sus tramites que pueden recoger al momento o al otro dia..en fin.....hay que pensar en mucha cosas, porque nosotros, tambien vamos a ser viejos alguna vez..

Por cierto, conversando con unos clientes de mi hotel....ya mayores de edad, me cuentan que ellos viajan con lo que reciben de su retiro.....realmente me dieron ganas de llorrar!!...alguna vez los jubilados cubanos podràn hacer lo mismo??

53449033
 14/7/16 9:43

...creo que este es un tema de necesaria y urgida revisión... pues el hecho de ver un anciano o un jubilado trabajando es solo una de las muestras, pues en “nuestra Cuba de hoy” no es difícil encontrar a un trabajador cerca de la edad de jubilación sin haber conseguido hacer realidad muchos de sueños, como; satisfacer los necesidades y antojos de sus nietos, conocer las bellas playas y otras zonas de nuestra bella Cuba, –hoy destinadas al turismo y ayer prohibidas para nacionales-, o sin hacerse de una casa propia  o más sencillo, luego de años de trabajo sin conseguir recordar haber  vivido o dependido del fruto de su esfuerzo y no de un subsidio.  En fin, “los ejemplos y sueños engavetados podrían ser muchos”, pues según esta propia evidencia podríamos pensar que; “no basta con trabajar toda la vida, para hacer real el más simple de los sueñosy esto teniendo en cuenta que; desde ya hace algún tiempo y con determinada frecuencia cualquier cubano puede encontrarse con un jubilado reinsertado en el sistema laboral, o sea desempeñando alguna función tanto en el sistema estatal como cuentapropista o incluso de forma ilegal o al menos no del todo legal. Lo cual, nos deja frente a una  realidad que  podría no ser más que otra de las útiles evidencias,  para visualizar las no pocas deficiencias de nuestro sistema salarial y lo que este genera o propicia.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos