jueves, 1 de diciembre de 2022

El eterno inspirador de los jóvenes

Fidel ha sido un baluarte en el en el impulso de las principales y amplías garantías sociales, económicas y políticas que actualmente tiene la niñez, adolescencia y juventud en Cuba...

Yuniel Labacena Romero en Exclusivo 12/04/2016
1 comentarios

“(…) ¿Y qué juventud queremos? ¿Queremos, acaso, una juventud que simplemente se concrete a oír y a repetir? ¡No! Queremos una juventud que piense. ¿Una juventud, acaso, que sea revolucionaria por imitarnos a nosotros? ¡No!, sino una juventud que aprenda por sí misma a ser revolucionaria, una juventud que se convenza a sí misma, una juventud que desarrolle plenamente su pensamiento”. Son palabras de Fidel, ese gran hombre que sigue inspirando los sueños y aspiraciones de los niños, adolescentes y jóvenes cubanos.

El líder histórico de la Revolución ha sido un baluarte en el en el impulso de las principales y amplías garantías sociales, económicas y políticas que actualmente tienen las nuevas generaciones, pues la bases de la Política de Juventud cubana, se edificaron sólidamente con la Revolución y su protagonismo, incluso desde su propio alegato de defensa La historia me absolverá.

Según la escritora y periodista Katiuska Blanco Castiñeira el Comandante en Jefe ha visto a los jóvenes como sujetos de derechos y como protagonistas, y desde los inicios de la Revolución luchó por los accesos de la juventud al empleo, a la recreación sana, limpia, la práctica del deporte. “Fidel piensa a la juventud como destino de todos los derechos que se conquisten”.

Al participar en el taller especial Fidel en las políticas de Juventud en Cuba, celebrado recientemente como parte del II Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud, recordó que durante muchos años se preocupó Fidel por las políticas públicas de la juventud. “Cuando comienza la Revolución una de las primeras acciones de Fidel fue «bombardear» la Sierra con juguetes, para ir borrando el trauma que la población infantil y adolescente joven tenía; fue llevar helado a las montañas, pues los campesinos de la Sierra nunca habían conocido eso, es algo muy sensible.

“Él examinó puntillosamente cada uno de los aspectos que tenían que ver con la juventud, su acceso a la educación, a las más modernas tecnologías, su pensamiento revolucionario siempre tomando en cuenta cómo las condiciones cambian y también tiene que cambiar nuestra mentalidad”, dijo la investigadora, quien agregó que hablamos de un hombre que a los 90 años sigue siendo joven por sus ideas, por su espíritu revolucionario, por su perenne voluntad de trasformación propia y para los demás.

Para Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Fidel siempre ha tenido en cuenta a los jóvenes y puso como ejemplo la campaña de alfabetización. “No la hicieron unos tecnócratas, no la hicieron los metodólogos o un grupo de gente en un laboratorio; fue una tarea llevada a cabo por jóvenes que se fueron a vivir con los campesinos y mientras los enseñaban descubrían, a la vez, un país inexistente para ellos”.

Igualmente recordó que el líder histórico de la Revolución ha realizado un trabajo de educación política excepcional, ya que fue el primer político que usó la televisión con una intención educativa, de análisis, con la idea martiana de que sin cultura no hay libertad posible. Y ello, dijo, lo completó con el concepto de que Revolución es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos.

El intelectual significó también que, como Martí, Fidel sabe lo que significa la colonización cultural, de ahí la importancia que le concede al conocimiento de la historia. “En sus encuentros con los jóvenes les ha hablado de episodios complejos de la Revolución, comparte con ellos testimonios de momentos difíciles y la importancia de mantener la unidad, que la historia se estudie con alegría, con gusto, ve en ello un momento de placer, para que la juventud entienda que sus desafíos son difíciles”.

Pensar en términos de futuro

Son muchos los jóvenes de ayer y de hoy que tuvieron la oportunidad de convivir con Fidel en su vida activa, vestido de verdeoliovo, dirigiendo una marcha, participando en congresos, pronunciando un discurso... o los que más acá en el tiempo han sido protagonistas del mensaje que dedicó a los jóvenes en el 2010, o las más recientes reflexiones dedicadas o en función de forjar una juventud digna y heredera de nuestra historia.

Ese es un gran legado del Comandante en Jefe, pues como aseveró Katiuska Blanco Castiñeira, Fidel siempre ha reclamado que los jóvenes sean personas de su tiempo, cambiantes, sin dejar a un lado los principios. “En esa vocación de cercanía a la juventud también le ha dado un papel extraordinario a desarrollar la vocación social, el sentido de Patria, de justicia, de que la Patria es el hombre, que el sentido de la educación y la cultura debe ser para legarle a los demás algo, que el disfrute de la vida no es para uno, sino para los demás, y que solo el hombre llega a su plenitud en esa vocación de integrarse a la sociedad

“Fidel siempre ha aspirado a que los jóvenes no se muevan dogmáticamente, ni esquemáticamente, ni guiándose por manuales; que los jóvenes se muevan por conciencia, por conocimiento, por una sabiduría que esté basada en estar informados para que se piense con cabeza propia y, además de ello, en que sean buenos”, expresó la tenaz investigadora.

Según Abel Prieto Jiménez, el Comandante en Jefe enseña muy bien a nuestro pueblo, y en especial a sus jóvenes la necesidad de no olvidar el pasado, frente a las tergiversaciones que se pretender hacer en este campo. “El Comandante en Jefe siempre se coloca al lado de los marginados. Cuando habla de la conquista parece un hijo de azteca, de un inca o de un esclavo traído de África. Se pone siempre al lado de los humillados, los maltratados, los ofendidos, y quiere que los jóvenes también hagan el ejercicio ético de colocarse al lado de los pobres de la tierra”.

Para el intelectual cubano, “Fidel siempre está pensando en términos de futuridad y ¿cómo hacerlo sin tener en cuenta a los jóvenes y sin considerar las políticas de la juventud?”. Añade que es una fuente verdaderamente inagotable, de mucha riqueza, a la que siempre debemos volver. “Uno regresa a su pensamiento y siempre encuentra ideas nuevas, por eso hay que leerlo constantemente”.

Y es que como afirmó Blanco Castiñeira la juventud cubana tiene “la capacidad de aprehender, de conocer, de ser rebelde, de crear y de integrar saberes, y esas son cosas que tienen pocas personas en el mundo. Eso solo podemos agradecérselo a Fidel y lo que ha forjado con nuestra Revolución, ese es el legado más importante de un hombre como él”.


Yuniel Labacena Romero

Se han publicado 1 comentarios


Juan nepomuceno
 13/4/16 6:53

Sin comentario, simplemente excepcional . La común unidad de Cuba se merece el Futuro...

Deja tu comentario

Condición de protección de datos