viernes, 1 de marzo de 2024

Las prohibiciones se expanden: ¿solo sobre Cuba?

La administración de Donald Trump amplió la lista de entidades cubanas con las cuales los estadounidenes tienen prohibido relacionarse...

Dalia González Delgado en Exclusivo 15/11/2018
0 comentarios
Hotel Packard
Uno de los hoteles incluidos ahora en la lista es el recién inaugurado Hotel Packard en La Habana. (Roberto Garaicoa Martínez / Cubahora)

Estados Unidos añadió 26 nombres a la larga lista de entidades cubanas con las cuales los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido relacionarse, incluidos 16 hoteles.

De acuerdo con la declaración del Departamento de Estado, se trata de “entidades y subentidades controladas por el personal o los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba”. Según ese comunicado, “las transacciones financieras directas con estas entidades y subentidades están generalmente prohibidas”.

Igualmente, actualizaron los nombres de cinco subentidades ya enumeradas e informaron que continuarán actualizando la lista periódicamente, de conformidad con el Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional de junio de 2017 sobre el Fortalecimiento de la Política de Estados Unidos hacia Cuba.

Las nuevas restricciones no sorprenden. Ya las había adelantado el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, a comienzos de este mes en Miami, durante un discurso que pareció más retórica electoral que diseño de política.

El nuevo listado eleva a más de 200 el número de entidades restringidas para los estadounidenses, quienes también tienen prohibido por ley hacer turismo en Cuba. Al respecto, recuérdese que en marzo de 2016, el entonces presidente norteamericano Barack Obama había puesto en vigor varias medidas que permitieron que los ciudadanos norteamericanos pudieran venir con menos restricciones, aunque no estaban autorizados a hacerlo como turistas.

Se incluyen ahora hoteles como el recién inaugurado Iberostar Grand Packard e incluso uno que no ha terminado de construirse, el SO/ Havana Paseo del Prado. Los cambios en la lista entrarán en vigencia desde hoy 15 de noviembre.

Con este movimiento, la administración de Donald Trump “complace” sin demasiado esfuerzo a los sectores más agresivos contra Cuba y opuestos a cualquier tipo de mejoramiento de las relaciones bilaterales.

Mario Díaz-Balart, quien fue reelecto el pasado día 6 para su puesto como representante por Florida al Congreso Federal, dio la bienvenida a la ampliación de la lista, y dijo que las “sanciones estrictas” contra Cuba deben mantenerse.

Cuando se publicó por primera vez ese listado hace una año, el Ministerio de Relaciones Exteriores declaró que implicaba un “recrudecimiento del bloqueo y de la prohibición de viajar a Cuba”.

“Estas medidas dañarán a la economía cubana y a sus sectores estatal y no estatal”, agregó la cancillería cubana. “También dañarán a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba, único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún. Y afectarán a los empresarios de EE.UU., que perderán interesantes oportunidades de negocios existentes hoy en Cuba, frente a su competencia”.

Varias voces en Estados Unidos se han levantado contra las nuevas restricciones. Entre los primeros estuvo James Williams, presidente de Engage Cuba, una coalición que realiza lobby a favor del levantamiento del bloqueo.

La administración Trump está tratando de “reorganizar las sillas de cubierta en un barco que se hunde”, escribió en su cuenta en Twitter. “Después de más de 50 años de una política de embargo fallida, ¿por qué seguir duplicando el fracaso?”

“No hay ninguna razón para creer que estas sanciones cambiarán al gobierno cubano”, escribió también en Twitter Ben Rhodes, quien fue asesor de Barack Obama y uno de los representantes por la parte estadounidense del proceso de negociaciones secretas que llevó al 17D. “Existe una certeza del 100 por ciento de que el bloqueo de Estados Unidos está afectando al pueblo cubano. Qué política tan enferma y estúpida”, añadió.


Compartir

Dalia González Delgado

Profesora e investigadora del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU) de la Universidad de La Habana.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos