sábado, 18 de mayo de 2024

Cuba: la verdadera historia de las nacionalizaciones (+ Videodiapositiva)

Las nacionalizaciones cubanas se llevaron a cabo amparadas por leyes, con estricto apego a la Constitución y en conformidad con el Derecho Internacional.

Giselle Vichot Castillo, Laydis Soler Milanés en Exclusivo 06/03/2019
1 comentarios
Nacionalizacion
Según dispone la ley Helms-Burton, el bloqueo económico sólo se podría levantar cuando se haya alcanzado esa ambición.

Este 4 de marzo el Departamento de Estado anunció la decisión de permitir que, a partir del próximo 19 de marzo y al amparo del Título III de la Ley Helms-Burton se presenten demandas judiciales en tribunales de los Estados Unidos contra empresas cubanas incluidas en la Lista de Entidades Cubanas Restringidas, elaborada por ese gobierno en noviembre de 2017 y actualizada un año después.

El título III de la Ley Helms-Burton dispone que el derrocamiento del gobierno revolucionario, la posterior tutela del país a cargo de un interventor estadounidense y el ulterior establecimiento de un gobierno contrarrevolucionario y subordinado a Washington tendrían como tarea inequívoca la devolución o pago a los antiguos propietarios de todas las propiedades que sean reclamadas por antiguos dueños o sus descendientes, hayan sido estadounidenses o no al momento de las nacionalizaciones o de que las abandonaron. En todo ese período, el bloqueo económico permanecería en pleno vigor.

Por consiguiente, los cubanos estarían obligados a devolver,  restituir o pagar a  reclamantes de los Estados Unidos por la casa donde viven, el terreno  donde se edifican sus comunidades, la tierra agrícola donde cultivan y producen, la escuela donde se educan sus hijos, el hospital o el policlínico donde reciben servicios médicos, donde está su centro de trabajo, donde tienen un negocio particular, además de por los servicios de electricidad, agua y comunicaciones subsidiados que disfruta la población.

Es una pretensión solo concebible en las mentes de quienes identifican a Cuba como una posesión colonial.  Según dispone la ley Helms-Burton, el bloqueo económico sólo se podría levantar cuando se haya alcanzado esa ambición.

Esta ley descansa sobre dos mentiras fundamentales: la noción de que las nacionalizaciones llevadas a cabo poco después del triunfo revolucionario fueron ilegítimas o indebidas y que Cuba constituye una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Las nacionalizaciones cubanas se llevaron a cabo amparadas por leyes, con estricto apego a la Constitución y en conformidad con el Derecho Internacional.  Todas las nacionalizaciones contemplaron procesos de compensación justa y adecuada que el gobierno de los Estados Unidos se negó a considerar. Cuba alcanzó y honró acuerdos globales de compensación con otras naciones que hoy invierten en Cuba como España, Suiza, Canadá, Reino Unido, Alemania y Francia.

La verdadera amenaza a la paz y la seguridad de la región son las  declaraciones y acciones irresponsables del gobierno de Estados Unidos y los planes desestabilizadores contra América Latina y el Caribe en el afán declarado de imponer la doctrina Monroe.

A continuación Cubahora le propone conocer la verdadera historia de la nacionalizaciones en Cuba a partir de la siguiente videodiapositiva. Los usuarios podrán pausar el video y leer detenidamente cada diapositiva.


Compartir

Giselle Vichot Castillo

La mamá de Amelia y editora de la Revista Cubahora

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.

Se han publicado 1 comentarios


Orlando pino lobaina figueroa
 7/6/19 11:42

Quiero hacer una consulta. Puede una persona adjudicarse una propiedad intervenida en 1960 por la revolución con un testamento o escritura del 1953. Obtener una nueva propiedad sobre el inmueble presentando ante notario una escritura de propiedad de 1953.Este notario está facultado para entregarle nueva propiedad sobre dicho inmueble.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos